Recorremos los lugares más bellos de los Dolomitas italianos

Juan Luis Minarro 17 mayo, 2017

Hay quien afirma que los montes Dolomitas son los más espectaculares de Europa, e incluso del mundo. Tal afirmación no anda muy lejos de la realidad. Estos riscos conforman un auténtico paraíso en la zona de los Alpes orientales. De hecho, están incluidos en la lista de espacios de conservación elaborada por la Unesco. Hoy recorremos las 3 regiones que lo componen y que hacen de él un enclave mágico.

Un acercamiento a los Dolomitas

El geólogo francés Dieudonné Dolomieu es la autoridad a quien le deben su nombre estos montes. En sus viajes este hombre descubrió las propiedades de la roca que compone la región. Resultó que estos inmensos muros calizos estaban en gran parte compuestos por un curioso mineral al que se denominó dolomita.

Montes Dolomitas
Montes Dolomitas – Por Creative Travel Projects

Pero también se conoce a los Dolomitas como Montañas Rosadas. Esto es así porque al amanecer su natural tono blanco se transforma en un bello panorama rosáceo. Este fenómeno es conocido como enrosadira y la explicación es sencilla. Hace millones de años estos macizos no eran más que un amontonamiento de cochas y demás basura submarina. Con el tiempo se alzaron sobre el nivel del mar hasta alcanzar la altura que hoy tienen.

“Mucho antes de que el hombre pensara en conquistar las montañas, las montañas habían conquistado al hombre.”

– Daniel Joseph Boorstin –

3 regiones llenas de encanto

1. Trentino Alto Adigio, preciosa área fronteriza

Las espectaculares montañas de la región de Trentino Alto Adigio recorren la frontera norte de Italia. Estas delinean la división de la nación con sus vecina Austria. En invierno sus picos están completamente cubiertos de nieve. Por ello, es destino habitual de esquiadores, tanto experto como amateurs. Aunque este enclave esconde mucho más, desde restos prehistóricos hasta valles de infarto.

Trento en los Dolomitas
Trento – VVO

Y estos montes albergan una ciudad que ningún turista debe perderse, Trento. La cuna del famosísimo Concilio no es solo el origen de una gran curiosidad histórica. Entre sus edificaciones acoge grandes obras de arte de estilo renacentista.

De Trento no hay que perderse la arquitectura del Castillo de Buonarroti. Bajo su techo se encierran auténticos tesoros pictóricos creados por la mano de los mejores artistas de su tiempo. A esto se suma la Torre del Águila, construcción gótica de gran envergadura.

2. El Véneto, hogar de la ciudad más bella del mundo

Es la parte exterior de los Dolomitas, que se extiende por la zona nordeste hasta el mar Adriático. El Véneto es un clásico del turismo que recibe a millones de visitantes cada año. La razón es obvia, aquí se encuentra una de las ciudades más bellas y llamativas del mundo, VeneciaPatrimonio de la Humanidad, es una de la villas más insólitas, elegantes y esculturales del planeta.

Panorámica de Verona
Verona – Marco Saracco

Y en el Véneto encontramos otra preciosa ciudad, Verona. Esta urbe alcanzó su popularidad de la mano de William Shakespeare y su obra Romeo y Julieta, que se desarrolla aquí. Aunque la historia es imaginaria, hay un edificio dedicado a ella, la Casa de Julieta. Cuenta con una preciosa balconada y alberga un museo en su interior. En sus muros, entre los ladrillos, todo el que quiera puede dejar mensajes escritos en papeles .

3. Friuli Venecia Julia, donde lo prehistórico y lo moderno se encuentran

Prácticamente en la frontera de Italia con Austria y Eslovenia, se ubica Fiuli Venecia Julia. En esta zona los Dolomitas Julianos delimitan con los Dolomitas Orientales.

Lago di Fusine en los Dolomitas
Lago di Fusine – Pablo Debat

A pesar de tratarse de paisajes de alta montaña, también cuenta con ciudades que merecen una visita. Además, allí se hallaba la antigua ciudad de Aquilea. Se trata de una urbe clásica de gran importancia durante la existencia del Imperio romano.

Las excavaciones están en una inmensa zona arqueológica en la provincia de Udine. Con la caída de la autoridad latina se encumbró como la cuna del cristianismo. La parte que atrae más miradas es la Basílica Patriarcal, cuyo levantamiento data del año 1000. Su interior cuenta con mosaicos antiguos del siglo IV.

Te puede gustar