Seguimos el legado de Carlos V en Flandes

Nacido en Gante, en la región belga de Flandes, Carlos V del Sacro Imperio Romano y I de España reinó todos los territorios hispánicos entre 1516 y 1556. En varias ciudades podemos ver su legado, pero en quizá este sea más especial en su tierra natal. ¿Quieres saber más?

¿Quién fue Carlos V?

Retrato de Carlos V
Carlos V – wikimedia.org

Nació el 24 de febrero de 1500 en Gante, capital de la provincia de Flandes Oriental, en plena región flamenca. Carlos V era hijo de Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso. Era nieto por vía paterna de Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña, mientras que por rama materna descendía de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

De los primeros heredó el patrimonio borgoñón y los territorios austríacos (además del derecho al trono) y de los segundos Castilla, Aragón, Navarra, Nápoles, Sicilia y las Indias. Antes del año de edad ya había sido nombrado Duque de Luxemburgo y Caballero de la Orden del Toisón de Oro.

En 1516 falleció su abuelo materno y al poco tiempo se convirtió en Carlos I de Navarra. Solo 3 años más tarde murió su abuelo paterno y pasó a ser además el emperador Carlos V. En 1526 contrajo matrimonio en Sevilla con su prima Isabel de Portugal. De esa unión nacieron 6 hijos. Solo la mitad sobrevivió la infancia: Felipe, María (casada con Maximiliano II de Habsburgo) y Juana (casada con Juan Manuel de Portugal).

Tras casi 40 años de reinado abdicó, falleciendo en 1558 afectado de paludismo tras un mes de agonía y fiebres. Fue sepultado en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial.

“La razón de Estado no se ha de oponer al estado de la razón.”

-Carlos V-

Las huellas de Carlos V en Flandes

Tras haber nacido en el Palacio Prinsenhoff de Gante, el futuro monarca pasó gran parte de su vida en esta región de Bélgica. Aquí sucedieron además varios hechos importantes de su existencia. Por lo tanto, no es extraño entender por qué Flandes es un buen lugar para aprender sobre Carlos V.

Donkere Poort en Gante
Donkere Poort – ArcheoNet Vlaanderen / Flickr.com

Comenzamos, por supuesto, por el palacio donde su madre, Juana la Loca, dio a luz a su primogénito. El matrimonio vivía allí de manera permanente, ya que el anterior no tenía los lujos necesarios. En su nueva propiedad podían gozar de dos hectáreas de campo, 300 habitaciones y una muralla en toda su extensión. Incluso tenían un zoológico privado, el cual aumentó su población cuando Carlos V llevó cuatro leones desde Túnez.

Lamentablemente, en la actualidad solo queda un arco de esa época, conocido como Donkere Poort, o “puerta oscura”, al final de la calle Prinsenhof y cerca del canal Lieve.

Los penitentes

Estatua del penitente en Gante
Estatua del penitente – Gordito1869 / commons.wikimedia.org

El monarca no gozaba de la simpatía de sus súbditos. Eso también se puede ver en este recorrido. Frente a la ya nombrada puerta hay una estatua llamada “penitente gantés”, que lleva una soga al cuello. Rememora cuando en 1540 el emperador mandó desfilar descalzos, semidesnudos y con una soga al cuello a un grupo de ciudadanos que habían protestado por los altos impuestos para sufragar guerras.

Curiosamente, para los habitantes de la ciudad esto es un orgullo y durante diez días, cada julio, celebran aquella pequeña rebelión con desfiles de personas con sogas al cuello y con representaciones de aquellos sucesos.

Otro lugares relacionados con la figura de Carlos V

Catedral de San Bavón lugar de bautismo de Carlos V
Catedral de San Bavón – Parsifall / commons.wikimedia.org

Regresamos a la época en que Carlos aún no era rey de España ni emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Nos vamos al año 1500, cuando fue bautizado en la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, hoy catedral de San Bavón.

Cerca de este templo en la época de Carlos V había una abadía dedicada al mismo santo, patrono de la ciudad. El monarca la mandó demoler casi en su totalidad como castigo por la ya nombrada revuelta.

Otros monumentos que nos hablan de Carlos V son la efigie en la fachada del edificio conocido como “Casa de las Cabezas Coronadas”, la escultura de cuerpo entero en la Prinsenhof Plein (regalo de la ciudad de Toledo y cuyo original está en el Museo del Prado de Madrid) y los símbolos del águila imperial y las columnas de Hércules en diferentes áreas de Gante.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar