Las mejores rutas verdes de Formentera

· 12 febrero, 2016

Junto con Ibiza, da forma a las denominadas islas Pitiusas, llamadas así por los griegos y posteriormente por los romanos. Dentro del maravilloso terreno de Formentera el viajero encontrará paz y tranquilidad. Además, la naturaleza presentará ante sus ojos una serie de vías naturales de aproximadamente unos 40 kilómetros de longitud, conocidas como rutas verdes, que se pueden recorrer tanto a pie como en bicicleta.

Zona norte de Formentera, rutas a pie o a pedaladas

El Camí de S’Estany

Este trayecto alcanza más de 4.500 metros. Durante este paseo, que tiene como punto de partida La Savina, nos encontraremos con las aguas limpias y transparentes del lago L’Estany Pudent, también denominado L’Estany des Falmencs.

Estany Pudent en Formentera
Estany Pudent – ximateix! / Flickr.com

Actualmente sus aguas están claras y límpidas pero esto no fue así hasta que este enorme estanque consiguió abrirse paso hasta encontrar una salida al mar. Gracias a esta conexión ahora está habitado por una gran cantidad de aves de diferentes y variadas especies.

Siguiendo por esta vía llegaremos a un monumento arqueológico de gran interés, el Ca na Costa. Se trata de una sepultura megalítica colectiva perteneciente a la Edad del Bronce y de la que aún se conservan pocos pero interesantes restos.

El Camí de Ses Vinyes

Realizando un itinerario por este camino, de más de 1.300 metros, daremos con lugares que nos cautivarán. Pasaremos por la localidad de S’Estaca, así como por Es Caló, rodeadas de extensos pinares, preciosos campos de olivos y una gran cantidad de encinas centenarias.

Playa de Es Caló en Formentera
Playa Es Caló – holbox

En S’Estaca se ubica la que en su día fuera la residencia del Archidux, una bellísima casa de color blanco. El área que la rodea está protegida debido al carácter histórico de este espacio cultural.

Seguidamente, nuestros pasos nos conducirán a la colorida población de Es Caló donde antiguamente las construcciones estaban habitadas por pescadores. Es recomendable avanzar un poco más y descender desde allí hasta la playa de Guix.

El Camí de ses Illetes

Esta vía de casi 2 kilómetros parece estar acordonada por inmensas dunas y altísimos pinos. En ella descubriremos las  impresionantes agua turquesas de las playas más famosas de Formentera. Es más, el propio nombre de esta ruta lleva el nombre de una de estas espectaculares orillas, Ses Illetes.

Ses Illetes en Formentera
Ses Illetes – Rafael / Flickr.com

Hablamos de una costa que ha sido reconocida como una de los mejores puntos bañistas a nivel nacional. Tomar el sol tumbados sobre sus blancas arenas para después darse un baño purificante en sus aguas cristalinas supone una experiencia única difícil de olvidar.

No lejos de allí tropezaremos con el encantador Camí de Sa Pedrera desde el cual es posible divisar la otra isla Pitiusa. Asimismo, en los días más despejados también se alcanzan a ver los islotes de Es Vedrá y de Es Vedranell que, junto a Ibiza, componen el Triángulo del Silencio.

“El turista no sabe donde ha estado. El viajero no sabe donde irá.”

-Paul Theroux-

Rutas por el sur de Formentera

Al sur de la isla, durante la distancia de casi 2 kilómetros y medio que posee el Camí d’en Parra, el turista gozará del encuentro con montones de casitas de piedra que se hallan escondidas entre los inmensos parque de pinares.

Algo más al suroeste se localiza la vía del Camí des Cap, un camino que no todos se atreven a realizar, ya que serpentea por un terreno muy abrupto y de altitudes variadas, además de tener una longitud de más de 3 kilómetros. Eso sí, aquellos que se lancen a esta aventura recibirán una grata recompensa ya que conduce a las exóticas y ocultas calas de la región.

Molino en Formentera
Molino – Nikiforov Alexander

Si nos dirigimos hacia el sureste llegaremos a Camí Vell de la Mola. No es aconsejable llevar a cabo el trayecto a pie, mejor en bicicleta. En él, el visitante podrá descubrir un anciano molino muy típico de la zona conocido como Molí d’en Tauet.

La zona oeste de Formentera y sus apabullantes vistas

Este itinerario, de unos 2000 metros, conduce al diminuto pueblecito de Sant Fracesc, que hace las veces de capital de la isla.

Avanzando aún más al oeste el caminante puede practicar senderismo por el Camí de Dalt de Porto-Salé, vía que cuenta con varios puntos desde los cuales disfrutar de unas incomparables vistas del paisaje de Formentera al completo. Allí, vigilando el paraje desde tiempos inmemoriales, se ubica el Molí de Sa Mirada.

Ses Salines en Formentera
Ses Salines – holbox

En este área existe otra calzada bastante más corta pero no por ello menos importante, el Camí de S’Estany des Peix, una senda de poco menos de un kilómetro que se adentra en en Parque Natural de Ses Salines. Por otro lado, nos toparemos con la bonita Cala Saona si andamos por la vereda homónima.

La zona este y sus senderos típicos rodeados de dunas

Si nos acercamos al este de la ínsula, daremos con el Camí d’Es Arenals, ruta que nos lleva hasta la playa del mismo nombre. Su extensión es de aproximadamente un kilómetro, por lo que no resulta pesada y se termina con facilidad. Su característica más llamativa son las dunas que circundan.

Playa Els Arenals en Formentera
Playa Els Arenals – holbox

En esta misma zona, el Camí de Sa Talaiassa, con sus dulces casitas típicas, nos propone marchar durante dos kilómetros. Es aconsejable que el explorador no abandone el lugar sin ver la torre des Pi des Catalá, una de las cinco fortificaciones que solían utilizarse como defensa ante las invasiones.

No obstante, las áreas viales del Camí de Can Simonet y del Camí d’Es Torrent Fondo igualmente nos aportarán extraordinarias e inigualables visitas a acantilados, ya sean de piedra o arenosos.

Ya para terminar, los más intrépidos deportistas pueden lanzarse a finalizar el Camí des Monestir y el Camí de S’Estufador. En este último hallará más molinos de viento, pinares y algún que otro estupendo despeñadero.