Las Médulas en León, un viaje al pasado

· 11 mayo, 2016

En ocasiones la naturaleza se encarga de embellecer las incursiones humanas para regalar paisajes de gran belleza. En este caso, Las Médulas, en León, brindan un fantástico paisaje resultado de las explotaciones auríferas romanas. Admirar su estampa rojiza en montañas sinuosas envueltas en misterio es todo un deleite para los visitantes. Te invitamos a Las Médulas para conocer juntos los picudos farallones que escondieron en sus entrañas el oro de los romanos.

En el Bierzo, León, al noroeste de los Montes Aquilanos y junto al valle del río Sil, podemos ver este magnífico paisaje declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En él se pueden encontrar todos los elementos característicos de la integración noroeste peninsular en el Imperio Romano. Su bien conservado patrimonio es testimonio de este proceso histórico.

Historia de Las Médulas

Las Médulas tienen un gran significado histórico en la explotación de los recursos y en las formas de vida de las comunidades locales en la antigüedad. Se considera que fue la mayor mina a cielo abierto de todo el Imperio Romano.

Las Médulas
Las Médulas – Jose Ignacio Soto

Las Médulas es uno de los mejores ejemplos de los cambios profundos que introdujo la minería de oro romana a las comunidades que habitaban el noroeste de la Peninsula. Todas sus transformaciones del pasado pueden apreciarse hoy en día en un paisaje prácticamente fósil, que dio paso a la hermosa imagen que vemos actualmente.

Esta gigantesca obra de ingeniería transformó para siempre las montañas de León, creando un paisaje irrepetible. Los romanos excavaron y modelaron estas montañas de tierra roja durante casi dos siglos y extrajeron de sus entrañas más de 800 toneladas de oro.

Para lograrlo diseñaron un gigante y complicado sistema de canalizaciones, que permitía aprovechar la fuerza del agua a través de galerías, lagos y túneles. Con el tiempo estos montes arcillosos se derrumbaron creándose el increíble lugar que vemos hoy.

Qué ver y hacer en Las Médulas

Aula Arqueológica

Es un excelente sitio para iniciar la visita a Las Médulas y está situada a la entrada del pueblo del mismo nombre. Aquí podrás encontrar maquetas y proyecciones que explican todo sobre el complejo proceso de la extracción de oro y cómo esta mina y su obra de ingeniería cambiaron el paisaje y la vida de las poblaciones cercanas.

Paseos

Mirador en Las Médulas
Mirador en Las Médulas – Marques

Los paseos e itinerarios a pie, en bicicleta o incluso a caballo son la mejor forma de conocer y entender el paisaje. Existen caminos bien señalizados y con poco desnivel por los que puedes conocer las grutas y cuevas donde se extraía el oro y lugares como el lago de Carucedo.

También podrás toparte con antiguos pueblos metalúrgicos romanos como el de Orellán, e incluso castros astures como el Castrelín de San Juan de Paluezas y el de Borrenes.

El lago de Carucedo

Las Médulas
Las Médulas – AdrianNunez

El lago de Carucedo se creó de forma artificial para evitar la obstrucción del río Sil con las enormes toneladas de arcilla arrastradas desde la mina aurífera. Tiene un perímetro de aproximadamente 4 kilómetros y 9 metros de profundidad.

Es un lugar ideal para la diversión y el esparcimiento, además es un criadero de anguilas y patos silvestres. Se dice que era la reserva piscícola de los monjes de Cerracedo, que no comían carne.

La Cuevona y la Encantada

Cueva en Las Médulas
Cueva en Las Médulas – Marco Barone

Estas cuevas de impresionantes dimensiones son el producto de la acción del agua y forman parte de la red de túneles, galerías y pozos que permitían el minado del monte y, posteriormente, su derrumbe. En ellas aún pueden verse las marcas que los picos de los mineros que dejaron en sus paredes hace casi 2.000 años.

“Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco.”

-Heráclito de Éfeso-

Mirador de Orellán

Después de hacer senderismo lo ideal es llegar hasta el mirador de Orellán, donde te encontrarás con una panorámica impresionante del vasto territorio que abarcaron en su momento estas minas a cielo abierto.

Las Médulas
Las Médulas – Marques

No se puede llegar en coche, se deja en un aparcamiento y de allí se sube unos 600 metros por una cuesta algo empinada. Pero el esfuerzo vale la pena, sobre todo al atardecer, cuando el juego de colores forman un precioso espectáculo.

No te vayas de Las Médulas sin degustar los productos típicos de la zona, tales como el botillo, los embutidos, las legumbres, pimientos o el plato conocido como cocido maragato, que te seducirá todos los sentidos.

Las Médulas es un bellísimo lugar para visitar. Te encantará el impresionante paisaje en que se convirtió esta mina romana. Un lugar que no te puedes perder.