Recorremos las 7 Maravillas del Mundo Natural

· 26 octubre, 2016

Siguiendo el ejemplo de las 7 Maravillas de la Antigüedad, hace unos años también se hizo un listado con las del mundo moderno, centradas básicamente en las grandes obras humanas. Pues bien, no podía faltar una nueva lista con las 7 Maravillas del Mundo Natural. Y las elegidas fueron:

Siete maravillas de la naturaleza

1. Cataratas de Iguazú

Cataratas del Iguazú
Cataratas del Iguazú, Brasil y Argentina – Guenter Purin

Sencillamente impresionantes, tanto desde su orilla brasileña como desde la argentina. Estas cataratas dejan boquiabierto a todo el que las ve, bien sea desde las pasarelas de su parte superior, desde las barcas en el lecho que del río que se forma a sus pies, desde las plataformas a las que incluso llegan las salpicaduras del salto de agua, y hasta desde los helicópteros en los que las sobrevuelan los más potentados.

2. Bahía de Ha Long

Bahías impresionantes Ha Long
Bahía Ha Long. Vietnam

Estamos ante uno de los paisajes más sugerentes del mundo y se encuentra en Vietnam. Allí destacan los islotes kársticos que emergen del agua.

Una apariencia tan hermosa que los lugareños le atribuyeron un origen legendario. Esta leyenda dice que estas islas en principio fueron grandes joyas de jade que escupían dragones celestiales para defender esta costa de los invasores chinos. En fin, es imposible no fantasear viendo este paisaje.

3. Parque Nacional de Komodo

Parque Nacional de Komodo
Parque Nacional de Komodo – Ivoha

Hablando de dragones, ahora nos vamos a las Islas menores de la Sonda, integradas en el archipiélago malayo. Allí está el Parque Nacional de Komodo, donde lógicamente su emblema y razón de ser es el dragón de Komodo, un animal que parece resistir el paso de milenios ya que tiene un indudable aspecto de dinosaurio. Sin embargo, en los últimos tiempos ha disminuido mucho su número, de ahí que se creara este parque para protegerlo.

4. Río Subterráneo de Puerto Princesa

Puerto Princesa en Filipinas
Entrada al río Puerto Princesa – Ekaterina Pokrovsky

Seguimos en el sudeste asiático, pero ahora en la isla de Palawan, en Filipinas. Como nos indica su nombre, os presentamos un río subterráneo que forma parte de un fantasmagórico paisaje kárstico. Un lugar donde se funden las entrañas de la tierra, con el propio mar, ya que este río desemboca directamente en el llamado mar de Joló. Y por si fuera poco, en la superficie se desarrolla una impenetrable jungla tropical.

“El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella.”

– Lord Byron –

5. Montaña de la Mesa

Ciudad del Cabo
Ciudad del Cabo – Andrea Willmore

Cambiamos de continente y nos vamos hasta Sudáfrica. En ese país el principal destino turístico es la siempre fascinante Ciudad del Cabo. Allí se acumulan los atractivos para los viajeros, y entre ellos se encuentra una de las Siete Maravillas del Mundo Natural, es la Montaña de la Mesa, una gran montaña de cima plana, a la que se puede subir en teleférico para disfrutar de unas vistas increíbles de la cordillera que rodea la ciudad, la propia urbe y desde luego el inmenso panorama en el que se funden los océanos Índico y Atlántico.

6. Isla de Jeju

Isla de Jeju
Isla de Jeju – Noppasin

Retornamos a Asía, a Corea del Sur. Aquí, en el estrecho de Corea se encuentra esta isla volcánica donde se eleva hasta los 1.950 metros, el pico del monte Halla, el más alto del país. La magia de este lugar reside en su origen volcánico, gracias al cual el territorio es de basalto y lava surgida tras erupciones de hace millones de años. El resultado son unos paisajes únicos, agrestes por momentos, pero fotogénicos como pocos lugares en el mundo.

7. Amazonía

Río Amazonas
Río Amazonas – Ammonite

Y vamos a acabar donde empezamos, en Sudamérica. Un subcontinente que en gran parte está directamente ocupado o indirectamente influido por la cuenca fluvial más grande del mundo: la del Amazonas.

Hasta 9 países tienen territorio amazónico, y sin duda alguna es el gran termómetro de la salud ambiental del planeta. Así que no solo por sus incalculables bellezas y secretos merece ser conservada, también porque la buena salud del Amazonas, a la larga es una buena salud para todos.