Las 3 catacumbas más impresionantes

Adrián Pérez 5 diciembre, 2015

Las catacumbas son antiguos cementerios, que se construían de forma subterránea. Fueron diversas las civilizaciones mediterráneas que utilizaron este método de enterramiento, creando auténticos laberintos con longitudes kilométricas ¡Asombroso!

Catacumbas escalofriantes

En el mundo hay catacumbas realmente impresionantes. En algunos casos por su longitud, en otros por las historias que encierran y en algunos más porque aún se pueden contemplar en ellas restos humanos. Vamos a conocerlas. Para los amantes de la historia será una travesía seguramente muy interesante y para los menos valientes, un recorrido escalofriante.

1. Catacumbas de San Calixto, Roma (Italia)

Estas catacumbas fueron descubiertas, tras permanecer mil años ocultas, por Giovanni Battista de Rossi. Este hombre logró convencer al papa Pío IX para realizar las pertinentes excavaciones. Se descubrió así este increíble lugar, una red de galerías que supera los 20 kilómetros en varios niveles.

Catacumbas de San Calixto en Roma
Catacumbas de San Calixto, Roma – David Soanes

En ellas se encontró la Cripta de los Papas, donde fueron sepultados 16 pontífices. Sus lápidas fueron colocadas allí en el siglo IV por orden de San Dámaso. Un lugar en en que también fueron enterrados numerosos mártires del cristianismo.

Dentro de estas catacumbas también se encuentra la famosa Cripta de Santa Cecilia. En ella se puede contemplar una escultura impactante de esta santa, creada por Maderno. Además, la cripta se encuentra rodeada de reliquias.

Estas catacumbas albergan la historia misma de la cristiandad y todos sus archivos. El nombre de San Calixto hace alusión al encargado de este cementerio, elegido más tarde papa. Este fue el primer cementerio de la comunidad cristiana.

2. Catacumbas de Kom ash-Shuqqafa, Alejandría (Egipto)

Estas catacumbas fueron construidas por romanos en el siglo II a.C y combinan diversos estilos arquitectónicos como son el griego, el romano y el egipcio. Presenta tres niveles y la entrada se encuentra adornada con varios sarcófagos de granito púrpura. Al descender al primer nivel se puede admirar la abertura central por donde descendían a los muertos a través de cuerdas.

Catacumbas de Alejandría
Catacumbas de Alejandría – essiracab / Flickr.com

En el primer nivel de las catacumbas también se encuentra una especie de sala donde los familiares realizaban una especie de funeral. De hecho, se dice que incluso preparaban un banquete para despedirse del difunto. El segundo nivel presenta decoraciones egipcias inigualables, acompañadas de sarcófagos sellados.

El tercer nivel de estas catacumbas se encuentra completamente inaccesible, debido a que se inundó por completo. Las catacumbas de Kom ash-Shuqqafa, en Alejandría, se encuentran abiertas al público todos los días de 9:00 a las 16:00.

3. Catacumbas de París (Francia)

Solo las cifras son escalofriantes. En estas catacumbas descansan los restos de seis millones de personas ¡Increíble! Y su longitud no es menos estremecedora, las criptas se extienden a lo largo de 300 kilómetros de túneles.

Huesos en las Catacumbas de París
Catacumbas de París – Wyatt Rivard

A mediados del año 1786, y debido a las plagas y epidemias de la época, se tomó la decisión de trasladar los cuerpos de los cementerios de París hasta estas catacumbas. Durante meses las calles de la capital francesa fueron testigos de los tétricos desfiles de carruajes llenos de huesos, que se dirigían a depositar su carga en este lugar.

“Necesitamos la vida entera para aprender a vivir, y también -cosa sorprendente- para aprender a morir.”

-Séneca-

Aunque en un principio los restos se depositaban sin ningún criterio ni orden, hoy se pueden contemplar los huesos y cráneos apilados, formando una especie de columnas. Resulta escalofriante visitar este lugar pero, sin duda, es un sitio muy interesante y cargado de historia. Sin embargo, solo puede visitarse una pequeña parte de los 300 kilómetros que conforman estas catacumbas.

Una curiosidad, antes de ser catacumbas fueron canteras de piedra caliza, explotadas ya durante la época romana. El material que salió de aquí ayudó a edificar la ciudad entera, sobre todo los monumentos que hoy en día se pueden apreciar. De hecho, los túneles de las catacumbas de París se hacen llamar Les Carriéres de París (las canteras de París).

Te puede gustar