Mi Viaje
 

El lago de Zug en Suiza

El lago de Zug es uno de los abundantes lagos de origen glaciar esparcidos por todo el territorio suizo, en plena cordillera de los Alpes. La diversidad de actividades surgidas junto a sus aguas lo han convertido en un reclamo turístico de primer orden.

El lago de Zug en Suiza
Daniel Casas

Revisado y aprobado por el geógrafo Daniel Casas en 18 Diciembre, 2020.

Última actualización: 18 Diciembre, 2020

Los Alpes suizos atesoran las más bellas estampas paisajísticas en un territorio relativamente pequeño comparado con otros países europeos de la zona. Dentro de la amplia gama de paisajes y ecosistemas, los más ricos y variados son aquellos que proceden de la abundante presencia hídrica que acoge este bonito país alpino. Uno de ellos es el majestuoso lago de Zug, localizado en el extremo noreste de Suiza.

¿Te apetece conocer la vida marina que acogen sus gélidas aguas? Acompáñanos a recorrer el país más elevado del continente europeo y a disfrutar de un ecosistema único e irrepetible.

El país de los 1500 lagos

Suiza, un pequeño país montañoso clavado en la cordillera de los Alpes, acoge en su seno a unos 1500 lagos repartidos de norte a sur y de oeste a este por todo su territorio. Esta abundancia hidrográfica que lo caracteriza se debe a razones obviamente climatológicas, pues el glaciarismo alpino en Suiza ha sido uno de los más impactantes del conjunto de países que conforman el continente europeo.

Además, existen lagos de todos los tamaños y formas; los más grandes están en la franja norte del país. De tal modo, los preciosos lagos Lemán y Neuchâtel son algunos ejemplos de ello.

Lógicamente, esta abundante presencia lacustre ha permitido a lo largo de la historia el surgimiento de preciosos asentamientos humanos juntos a estas masas de agua dulce, las cuales atesoran en su interior una amplísima gama de especies marinas. A su vez, estas aguas también han permitido actividades muy diversas, desde la pesca hasta otras relacionadas con el ocio y los deportes.

El lago de Zug, que recibe este nombre de la ciudad que lo salvaguarda, posee una extensión de 38,41 kilómetros cuadrados, y tiene una profundidad máxima de 413 metros. Comparte sus aguas con tres cantones: el de Zug —el más pequeño de Suiza—, el de Lucerna y el de Neuchâtel.

Preciosa postal del lago Zug en invierno.

El lago de Zug, una ubicación de postal

Como hemos mencionado anteriormente, el lago de Zug recibe el nombre de la ciudad principal y capital del cantón suizo homónimo. Esta se acomoda en el extremo noreste del lago, que a su vez está flanqueado por otros centros urbanos de importancia, tales como Oberwil, Buonas y Cham.

El cantón de Zug cuenta con cerca de 120 000 habitantes; el 62 % de la población es de creencia católica, mientras que el 18 % declara ser protestante. A nivel lingüístico, la lengua oficial del cantón es el alemán, hablado por el 85 % de la población, dada la cercanía de estas tierras con la frontera de Alemania.

La actividad pesquera es abundante en el lago, que se distingue por la presencia de una especie endémica de trucha, Salmo salvelinus, aunque también abundan otras como la carpa y el lucio.

Por otra parte, y con gran impacto, el turismo tiene un papel importante en las ciudades a la orilla del lago, pues las estampas que ofrece son dignas de postal.

Recorremos el lago de Zug

Más allá de las actividades económicas que se desarrollan junto al lago de Zug, el turismo de naturaleza hace gala de su importante papel aquí. Como dijimos con anterioridad, las vistas y panorámicas que ofrece todo su conjunto son un espectáculo visual sin precedentes.

Existen diversos recorridos y rutas de senderismo en la zona, como aquella que comienza en la estación de montaña del funicular del Zugerberg. Se trata de un recorrido que se realiza casi siempre en dirección sur.

Lago Zug es uno de los más hermosos de Suiza.

El monte Zugerberg impresiona con sus vistas mágicas a los Alpes de Suiza Central. Por otro lado, el Rigi, el Pilatus y todos los picos que puedas imaginar se alzan en línea y ofrecen una imagen idílica.

Por otra parte, los paisajes pantanosos protegidos en la altiplanicie le dan al entorno una apariencia única y son el hogar de muchas especies de plantas poco comunes. Además, las fantásticas vistas del lago de Zug convierten esta ruta en una experiencia inolvidable.

Suiza: montañas, lagos y mucho más

No cabe ninguna duda de la riqueza natural de Suiza, el país europeo de mayor altitud protegido por altas cumbres y flanqueado por diversidad de lagos de origen glaciar. Todo ello ofrece al viajero estampas y momentos realmente idílicos y regala miles de opciones para practicar turismo en plena naturaleza.

El lago de Zug es uno de esos emplazamientos imprescindibles en tu visita al país del chocolate y de los relojes. Es uno de esos lugares en los que desearás que se pare el tiempo mientras disfrutas de un viaje de ensueño.

7 curiosidades de Suiza que no conocías

7 curiosidades de Suiza que no conocías

Descubre estas curiosidades desconocidas de Suiza para conocer un poco más uno de los países europeos más pequeños y característicos.



  • Vistas fantásticas al lago de Zug. Sitio oficial de Turismo Suiza. https://www.myswitzerland.com/es/descubrir-suiza/route/hermosas-vistas-al-lago-zugersee/

Daniel Casas
Daniel Casas
Licenciado en Geografía por la Universidad de Salamanca en 2010, cursó el Máster en Formación del Profesorado de ESO y Bachillerato en la misma Universidad, finalizando en 2012. Durante su etapa universitaria, orientó su formación complementaria hacia los problemas medioambientales, el Cambio Climático y el Desarrollo Rural, realizando diversos cursos y seminarios relacionados con estos ámbitos. Ha trabajado como geógrafo y cartógrafo freelance para el Departamento de Geografía de la Universidad de Salamanca y se ha encargado de la elaboración de planos callejeros turísticos para diferentes municipios españoles, así como de la elaboración de Informes de Impacto Ambiental para el sector privado. Esporádicamente ejerce como Perito Judicial Geógrafo para la Comunidad de Madrid. Desde 2012 se dedica en exclusiva a la profesión por la que siempre sintió una gran vocación: la docencia. Trabaja como profesor titular de Geografía e Historia y coordina el Programa de Ecología en uno de los colegios más punteros de la Comunidad de Madrid.