La preciosa isla de Brac en Croacia

· 14 febrero, 2016

La isla de Brac forma parte del archipiélago que rodea la costa de Croacia y, como cualquier de esas islas, la de Brac merece una visita. Más aún en este caso, ya que es una de las mayores dimensiones y posee todo lo que pueda buscar un turista, desde grandes playas o ciudades con todos los servicios hasta rincones casi desconocidos donde refugiarse y maravillarse con la soledad y la naturaleza mediterránea más acogedora.

Todas las islas de Croacia tienen una característica común, y esa es la presencia de las aguas limpias y tranquilas de mar Adriático, que baña unas playas donde el buen tiempo es la norma.

Playa en la isla de Brac
Isla de Brac – Ljupco Smokovski

No obstante, islas como la de Brac poseen otros atractivos además de sus playas y su mar, ya que se extiende a lo largo y ancho de unos 400 kilómetros cuadrados de extensión, en los que también se pueden emprender unas rutas por su interior de lo más atractivo.

“Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza, debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.”

-Ralph Waldo Emerson-

Cómo llegar a Brac

El acceso hasta la isla es por vía marítima, por medio de los ferrys que parten de la monumental ciudad de Split. Desde allí el itinerario es de unos 45 minutos, e incluso podremos llevar nuestro coche en esos ferrys.

Ese ferry desembarca en Supetar, una hermosa urbe que merece la ser visitada por su rico patrimonio histórico, casi todo él construido en piedra. Una piedra de calidad exportada desde antaño y que incluso sirvió para la construcción de la Casa Blanca de Washington.

Catedral de Supetar en Brac
Catedral de Supetar – RossHelen

Supetar posee muchos atractivos, como las playas en sus alrededores, ideales para descansar o practicar distintos deportes náuticos. Además se disfruta de ellas sin excesivos agobios, ya que muchos turistas lo toman como un lugar de paso hacia el la playa más famosa de Brac, situada al sur de la isla, y a la que se puede ir en los muchos taxis disponibles en el propio puerto de Supetar o en autobuses de línea regular mucho más baratos.

El emblema de Brac: la playa de Zlatni Rat

Playa de Zlatni Rat en Brac
Playa de Zlatni Rat – paul prescott

Esta playa también es conocida como el Cuerno, dada su forma triangular, aunque su forma puede variar en un mismo día dependiendo del momento de la marea en la que la disfrutemos.

Sin duda alguna, la playa de Zlatni Rat es el principal motivo para descubrir la ciudad más cercana a ella, Bol. Un lugar muy turístico plagado de restaurantes y alojamientos, aunque también posee un patrimonio interesantes como es su gran palacio del siglo XV situado junto al puerto.

La ascensión al Vidova Gora

Este pico se eleva hasta los 778 metros de altitud y se convierte en la cima más alta de todas las islas del Adriático y, por lo tanto, en un mirador ideal para contemplar el archipiélago de Croacia, con joyas como Korcula o la vecina isla de Hvar. Sin duda una excursión muy accesible para todo el mundo.

Isla de Brac
Isla de Brac – Mrak.hr

Otras playas y ciudades de Brac

Además de la playa de Zlatni Rat, la isla dispone de otros rincones mucho menos famosos y por lo tanto menos transitados. Verdaderas sorpresas para todos aquellos que os guste viajar sin prisas ni agobios. Especialmente abundan las playas y calas de tamaños más pequeñas, entre las que no faltan las que invitan al nudismo.

Bahía de Milna en la isla de Brac
Bahía de Milna – Darios

Pero además de playas en Brac, se pueden descubrir lugares tan fantásticos como la bahía de Milna, donde se conservan las tradiciones pesqueras más ancestrales y, por lo tanto, se puede entrar a restaurantes y tabernas para degustar la gastronomía local y marinera a precios muy razonables.

También hay lugares cargados de historia, como la población de Skrip, con ruinas de época romana y de la Edad Media. También merece la pena visitar la antigua capital de la isla, Nerezlsca, donde está el monasterio de Blaca y se ve el legado de la presencia veneciana en la arquitectura de la población.

Y desde luego si uno viaja a Brac y es un amante de la historia y el arte tiene que acercarse hasta el hermoso núcleo de Sutivan. Allí le esperan varios monumentos hermosos en forma de iglesias repartidas en toda su costa. Un lugar pequeño pero realmente sorprendente.