Descubrimos la preciosa Laguna de los 7 Colores en México

Situada al sur del estado mexicano de Quintana Roo, la impresionante Laguna de los 7 Colores constituye una maravilla natural. También denominada laguna de Bacalar, está situada a orillas de la localidad homónima. En ella ocurre un fenómeno fascinante: sus aguas distinguen siete gamas diferentes de azules. Esta singularidad se debe a la profundidad a la que se halla el suelo del cuerpo acuoso. 

La Laguna de los 7 Colores, un paraje de ensueño

Este paraíso es visitado por turistas de todo el planeta que buscan un lugar de descanso en un entorno paradisíaco. En él se puede disfrutar de un gran abanico de deportes acuáticos.

Laguna de los 7 Colores
Laguna de los 7 Colores – jedamus

Un viaje para disfrutar solo o en familia, es un destino único donde descanso y aventura forman una perfecta simbiosis. La Laguna de los 7 Colores es un paraíso terrenal a descubrir por los turistas más curiosos.

Bacalar

Muy cerca de la laguna se ubica un rincón de ensueño: Bacalar. Este es un bonito lugar rodeado de exuberante vegetación tropical y de aguas transparentes. Se trata de un delicioso pueblo maya, cuyo nombre era Siyancaan Bakhalal. Con el devenir de los años, la urbe ha ido creciendo en extensión.

Fuerte de San Felipe en Bacalar
Fuerte de San Felipe, Bacalar – Lev Levin

Adentrarse en su entramado laberíntico se tornará un placer inesperado. La vida de la comarca gira en torno a la gran avenida a orillas de la laguna. Entre ellas, el turista hallará el Fuerte de San Felipe, una fortificación militar rodeada de un amplio foso, construido con una clara función defensiva. Los piratas que azotaban la región fueron la principal causa de la creación de este monumental edificio, hoy museo.

No muy lejos está la iglesia de San Joaquín, un templo dedicado al santo que acoge a cientos de devotos.

Cenote Azul

Siguiendo la avenida principal, antes mencionada, y a cuatro kilómetros de la ciudad, aparece ante el turista el Cenote Azul. Esta maravilla natural resulta realmente impactante y totalmente diferente a las acostumbradas. Hundiendo la vista en sus aguas, no extraña que los corsarios buscaran tesoros en el emplazamiento. Todo él resulta de ensueño.

Cenote Azul
Cenote Azul – Aleksandar Todorovic

El imponente color azul intenso, con una profundidad de 90 metros, resulta perfecto para el buceo. Aunque el turista sea experto submarinista, es aconsejable la inmersión supervisada, pues las aguas resultan traicioneras. A medida que la profundidad varía, la tonalidad del líquido cambia desde el marino más intenso hasta el cristalino turquesa.

El cenote tiene forma circular, y está abierto al cielo, pero rodeado de vegetación. Un auténtico oasis visto desde el aire. Nadar en esta acuarela natural es un placer reservado para todo aquel que tenga la fortuna de visitarla.

Chacchoben

Aunque en un principio Chacchoben era un pequeño poblado maya, ahora es un gran municipio. Tiene una amplia variedad de monumentos, siendo el principal el Gran Basamento. Este complejo acogía todo tipo de ceremonias de antaño. Actualmente son las ruinas que más visitantes diarios recibe, a nivel nacional e internacional.

Chacchoben en México
Chacchoben – Francois Gagnon

Cuando el viajero posa la vista se ve inmerso en un lugar misterioso, rodeado de una gran variedad de árboles. La naturaleza ha ido ganando terreno y los restos quedan escondidos por la vegetación creciente. La multitud de sonidos animales hacen que los sentidos se sientan invadidos por una gran serenidad. Una pequeña selva tropical donde olvidar las preocupaciones cotidianas y conectar con el medio natural. Chacchoben es un destino que el viajero no se puede perder.

Parque Uchben Kah

Abandonando Chacchoben, y si aún no es suficiente, el visitante puede dirigirse hacia el parque ecoturístico de Uchben Kah. Abierto desde 2006, el complejo está preparado para dar cabida a todo el que llega.

Son diversas las formas de recorrer este parque, ya sea a pie o en bicicleta. Las sendas de bosques selváticos constituirán un inesperado regalo para el alma, con relajantes sonidos y temperatura suave. El parque alberga una laguna en su interior que puede ser abordada en barca. Una vez en ella, se pueden divisar cocodrilos y diferentes peces.

“El uso de viajar es regular la imaginación por la realidad, y en lugar de pensar cómo deberían ser las cosas, verlas como son.”

– Samuel Johnson –

La excursión puede ser nocturna, una nueva forma de descubrir los sonidos de la noche. Las opciones son infinitas. El caminante puede ver adaptado el viaje a su preferencia, y hacerse con una experiencia más completa y enriquecedora.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar