La Cumbrecita, un precioso y singular pueblo argentino

· 12 julio, 2017

Se llama La Cumbrecita y es un pueblo que parece sacado de un cuento. Escondido en la Sierra de Córdoba, en Argentina, lo realmente singular es que está construido según la arquitectura alemana, es decir, con casas con entramados de madera, relojes de cucú y balcones con flores. Te contamos todo sobre un destino hermoso en el centro del país sudamericano.

La Cumbrecita, la Sierra de Córdoba y más

Ubicado en el valle de Calamuchita, al sur de la provincia de Córdoba (Argentina), es uno de los destinos más visitados de la zona, sobre todo en verano. La Cumbrecita está a casi 1500 metros sobre el nivel del mar y por su arquitectura, al verlo, tenemos la sensación de estar en un pueblo alemán.

Casa en La Cumbrecita
La Cumbrecita – María Constanza Welschen / Flickr.com

En los alrededores de este pueblo encontramos un precioso bosque salvaje, plantado por los inmigrantes alemanes que llegaron al país hace décadas. Los primeros pinos datan de 1934 con los pioneros germanos recién llegados.

Aquí podemos disfrutar de días completos andando por senderos señalizados y descubrir paraísos escondidos. A las afueras, por ejemplo, se encuentra la cascada de Almbach, conocida como “arroyo de la colina”. Está rodeada de robles, coníferas y encinas que nos invitan a sentarnos en plena naturaleza rodeado de montañas. Después de las lluvias todo está florecido e incluso hay hongos coloridos creciendo entre los arbustos .

Atractivos turísticos de La Cumbrecita

La principal atracción aquí son la naturaleza y la tranquilidad, los paseos peatonales, la arquitectura alemana y la gastronomía europea. Pero La Cumbrecita tiene lugares de interés que pueden gustarte mucho durante tu estancia:

1. La capilla

Capilla en La Cumbrecita
Capilla – E K / Flickr.com

Está en pleno bosque, en una de las zonas más elevadas. El templo fue diseñado por el alemán Helmut Cabjolsky, quien compró 500 hectáreas en la región y es considerado el fundador de La Cumbrecita.

Para su construcción se usaron materiales de la zona. En su interior alberga una figura de María y el Niño, traída de la Escuela de Ebanistería de Baviera.

2. Plaza de los Pioneros

Es de forma irregular, está cercada con madera y poblada de árboles. Se construyó como homenaje a los primeros pobladores de La Cumbrecita. Al cruzar la plaza comienza un camino que une las partes altas y bajas del bosque.

3. El Castillo

Está emplazado en una de las zonas más altas del pueblo. Esta construcción de inicios de 1940 fue diseñada por otro de los alemanes que ofrecieron su aporte a La Cumbrecita, Erwing Muller.

Tiene símbolos y escudos grabados en madera, paredes de piedra y un mástil donde el propietario indicaba a los vecinos si estaba bien de salud (con una bandera verde) o si estaba enfermo (bandera roja).

4. La Olla

La Olla en La Cumbrecita
La Olla – Felipe Reis / Flickr.com

Está en uno de los extremos del pueblo, elegida por los turistas para refrescarse en verano. En medio de un bosque de coníferas, esta piscina natural de 6 metros de profundidad es realmente hermosa.

5. Bosquecito de abedules

Para llegar a este recinto se debe cruzar el arroyo Almbach por un puente de madera y bordear la Confitería Liesbeth. Asciende muy lento por plena Sierra de Córdoba hasta un bosque digno de admirar sobre todo en primavera y verano.

“Conoces más un camino por haber viajado por el que por todas las conjeturas y descripciones en el mundo.”

-William Hazlitt-

6. La Cascada

Cascada en La Cumbrecita
Cascada – Cecilia Fernanda Martinez / Flickr.com

Uno de los principales atractivos de La Cumbrecita. Una caída de agua de 14 metros de altura hacia el arroyo Almbach y que desemboca en una olla de 5 metros de profundidad.

En los alrededores podrás observar la abundante vegetación y la gran cantidad de rocas donde tumbarse a descansar y admirar el paisaje. Para acceder a la cascada se debe caminar 15 minutos desde el centro del pueblo.

7. Cerro Wank

Está a las afueras de La Cumbrecita, en el corazón de la Sierra de Córdoba y para llegar a él debemos atravesar el arroyo Almbach y un frondoso bosque. A medida que se asciende la vegetación disminuye. La cima del cerro está a 1715 metros de altura y desde allí se puede ver todo el valle de Calamuchita.