Conoce Hochosterwitz, un castillo de cuento de hadas en Austria

Adrián Pérez 1 julio, 2017

Ubicado sobre una montaña de roca caliza a 150 metros de altura, el castillo Hochosterwitz parece sacado de un cuento de hadas. Emplazado en la zona de Carintia, en Austria, es una de las edificaciones fortificadas más importantes del centro de Europa. Con sus 14 puertas y sus vistas panorámicas esta hermosa construcción es un imperdible en el país.

Hochosterwitz, un castillo de cuento

La primera vez que se nombra a este castillo fue en el año 860, cuando el rey Luis el Alemán realizó una gran donación de tierras al obispado de Salzsburgo. Entre los siglos XI y XII se habla de Hochosterwitz como un refugio para la población durante las invasiones turcas. En ese entonces el propietario era el conde Ceizolf de Spanheim. La familia Schenk de Osterwitz mantuvo el título hasta que murió el último de sus representantes, en 1478.

Castillo de Hochosterwitz en Austria
Castillo de Hochosterwitz – Ralf Siemieniec

Más tarde pasó a manos de Federico III. Y medio siglo después es cedido al gobernador de Carintia, Christoph Khevenhuller de Aichelberg en agradecimiento por su apoyo contra las tropas turcas. En este período Hochoesterwitz fue reconstruido y convertido en fortaleza. Finalmente, el castillo pasa a manos del consejero del archiduque Karl Von Innerosterrech, Georg Khevenhuller, familia que lo conserva.

Una curiosidad, en los años 50 Walty Disney visitó este precioso castillo y poco después del de Neuschwanstein. Cuentan las historias que de la visión de ambos nacería el castillo de La bella durmiente.

“No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse.”

-Walt Disney-

Qué hacer en el castillo Hochosterwitz

La montaña donde fue erigido el castillo fue elegida especialmente por su forma de cono, enmarcada por una llanura de suaves ondulaciones. Dentro de nuestro paseo por este precioso castillo austriaco los lugares destacados son:

1. Las 14 puertas

Puerta del castillo de Hochosterwitz
Puerta del castillo – Lev Levin

Protegen la fortaleza y la hacen inexpugnable, ya que el enemigo tenía que conquistarlas una por una. Todas fueron construidas en el siglo XVI y llevan nombres para diferenciarlas: del Alférez, del Guardián, de Nau, del Ángel, de León, del Hombre, de Khevenhuller, del Paisaje, del Viajero, de las Armas, de la Muralla, del Puente, de la Iglesia y de los Kulmer.

2. El bastión

La parte occidental constituye el frente principal de la fortaleza y la parte central se alinea con siete ventanas antiguas (del año 1540). El ala norte se añadió en 1576 y la del sur tiene una escalera y arcada datados en 1673. El bastión de Hochosterwitz alberga dos pozos, uno de 12 metros y otro de 13 metros de profundidad.

3. Iglesia

Iglesia del castillo de Hochosterwitz
Iglesia del castillo – Mihai Bogdan

Fue construida, al parecer, en el año 926, pero reformada por completo en el 1586 para albergar un templo protestante. De piedra y con una capilla separada, sus ventanas son de yeso blanco y está ornamentada de manera preciosa. La iglesia de Hochosterwitz contiene un campanario, una sala de exposiciones y un coro independiente.

4. El funicular inclinado

Es lo más nuevo del conjunto, ya que fue instalado en el año 1992 para poder transportar en solo 95 segundos a 8 personas en 105 metros en vertical. De esta manera las personas con movilidad reducida, los niños y los ancianos pueden visitar el castillo sin problemas.

5. La armería

Castillo de Hochosterwitz
Muralla del castillo -Sergey Novikov

Uno de los dueños de Hochosterwitz, Georg Khevenhuller, dotó al castillo de una gran colección de armas para proteger la fortaleza y el feudo. Una buena parte de esos instrumentos se conserva y expone hoy en día.

Aquí podemos encontrar armas de caza, cañones y una bombarda de principios del siglo XIV, de las más antiguas armas de fuego del mundo. También hay corazas, alabardas, espadas y armaduras así como piezas de botín de guerra (arcos, ballestas, flechas y dagas).

6. La guardia de honor

Este elemento representativo de la familia principesca de los Khevenhuller-Metsch ha seguido la tradición desde el año 1600, por eso es considerado un atractivo más del castillo. La guardia de honor no solo protege el conjunto, sino que también nos enseñan sus vestimentas, costumbres y armas.

El castillo de Hochosterwitz es un lugar de ensueño que debes conocer. Abre a las 9 de la mañana todos los días y cierra a las 17 o 18 hs, según la época del año. La entrada incluye la visita guiada al museo, la herrería y la armería artesanal.

Te puede gustar