La ciudad de Wakayama: un rincón secreto en Japón

Patricia Hernández · 31 marzo, 2019
Su castillo es su mayor tesoro, pero Wakayama esconde, además, preciosos santuarios y un entorno de enorme belleza.

La ciudad de Wakayama suele pasar inadvertida para los viajeros que se deciden a viajar a Japón. No obstante, no debería ser así, pues esconde infinidad de rincones maravillosos. ¿Quieres conocerlos? Nosotros te los descubrimos a continuación.

Visita el castillo de la ciudad de Wakayama

Vista del castillo de Wakayama
Castillo de Wakayama

Este precioso castillo blanco se encuentra en el centro de la ciudad de Wakayama, sobre la cima de una pequeña colina. Data del año 1585, aunque con el paso de los años ha sufrido diversas remodelaciones. Tras admirar su exterior accede a su interior para ver, entre otras cosas, objetos y artefactos de la época feudal.

A día de hoy, el castillo se ha convertido en un auténtico símbolo de Wakayama. Desde su torre puedes contemplar una vista increíble de la ciudad. Cuando estés allí, ten en cuenta que el castillo fue destruido durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y reconstruido en 1958.

Pasea por el jardín Momijidani

Dentro de los terrenos del castillo está ubicado el jardín Momijidani, perteneciente a la era Edo. Se trata de un autentico oasis japonés. En él podrás disfrutar de la tranquilidad, pero también de la observación de las innumerables aves que viven aquí. Cuenta con un estanque y una pequeña casa de té.

Conoce sus santuarios

Santuario de Seighanto-ji
Seighanto-ji – Tetsuhiro Terada / Flickr.com

La ciudad de Wakayama cuenta con diversos santuarios. Itakiso-jinja está dedicado a las divinidades de los árboles. Mientras, Hinokuma-jingu y Kunikakasu-jingu son dos santuarios que hunden sus orígenes antes del siglo VIII y a los que antiguamente se les conocía bajo el nombre de Nichizengu.

Igual de interesante es santuario Awashima. Muchas mujeres lo visitan para realizar oraciones relacionadas con cuestiones femeninas, como pueden ser el parto y la fertilidad. También es famoso por sus muñecas, que no son más que ofrendas que verás alineadas en el pasillo de la entrada.

Prueba su deliciosa gastronomía

Platos de sushi
Sushi – Kzaral – Flickr.com

El marisco cobra especial importancia en la cocina de la prefectura de Wakayama, siendo algunas de sus especialidades locales los alevines (shirasu) o la dorada (tail).

También ofrece la captura de mayor calidad de atún de todo el Japón occidental. Además, es el lugar de origen de una de las formas más antiguas de sushi. ¡No te quedes sin probar todo ello!

Dejando a un lado la gastronomía típica de la prefectura y centrándonos en la de la ciudad de Wakayama, esta es famosa por suumeboshi. Se trata de un plato tradicional que constituye un encurtido del ume que se seca, se sala en barriles y se pone un peso encima para exprimirle el jugo; y mikan, un cítrico de Japón.

Compra o come en el mercado Kuroshio

En el sitio se pueden comprar muchos tipos de pescado y de marisco y prepararlos después en la barbacoa que hay fuera del mercado Kuroshio. También hay puestos donde venden sushi o tiendas con recuerdos locales. Por tanto, es un lugar ideal para los amantes de la cocina japonesa, así como para cualquier turista.

Aprovecha para descubrir el entorno de la ciudad de Wakayama

Peregrino en el camino Kumano
Camino Kumano

Tras visitar Wakayama, no se puede dejar pasar la posibilidad de conocer otros lugares de interés de la prefectura. En Kushimoto podrás disfrutar de un gran acuario, de un observatorio submarino y de paseos en barco con fondos de cristal en el Parque Marino de Kushimoto. También alberga la Galería Kushimoto Okuo-Rosetsukan.

Otro sitio destacable es Katsuura, ciudad balneario donde hay baños termales al aire libre. También cuenta con un puerto de pesca. Desde aquí se organizan cruceros para visitar los islotes cubiertos con pinos de Kii-Matsushima.

Además, la prefectura de Wakayama cuenta con dos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: los templos budistas del monte Koya y los santuarios de Kumano. Visitarlos es una experiencia inolvidable, ya que son lugares rodeados de espiritualidad.

Como ves, la ciudad de Wakayama y sus alrededores tienen mucho que ofrecer. Si te animas a visitar Japón y quieres conocer un lugar que los circuitos turísticos suelen pasar por alto, pero que es fabuloso, apúntalo en tu lista de destinos.