La Boca, un barrio peculiar de Buenos Aires con sabor a tango

· 27 diciembre, 2015

Sin dudas es uno de los atractivos que más llama la atención a los turistas que llegan a Argentina (y a la ciudad de Buenos Aires en particular). El barrio de la Boca es sinónimo de tangos, de asado y de fútbol… con su Caminito colorido, sus museos y sus conventillos… un lugar imperdible para visitar en tu estancia por este país sudamericano.

La Boca turística

Nadie puede negar que en este barrio límite entre la ciudad y el Riachuelo han ocurrido muchos hechos históricos interesantes. ¿Cómo podemos saber eso? Por la impronta de sus calles, el colorido de sus casas y el arte que se respira en cada rincón.

Era el punto de llegada (y de alguna que otra partida) de muchas expediciones europeas que buscaban en la Santa María del Buen Ayre “hacer las Américas”, como se dice popularmente. En el actual parque Lezama, perteneciente al barrio de La Boca se levantó el primer fuerte que protegía a los habitantes del incipiente asentamiento de los ataques de barcos y navíos.

Puente Nicolás Avellaneda en La Boca
Puente Nicolás Avellaneda – Toniflap

Nadie quería quedarse mucho tiempo en la zona por ser peligrosa e inestable y, por ello, se instalaban en otras áreas también cerca del río. Lo que hoy conocemos como barrio de La Boca estuvo prácticamente deshabitado hasta 1830, cuando las primeras familias de inmigrantes se animaron a construir sus casas frente al desfiladero de barcos. En su mayoría fueron genoveses quienes le aportaron la fisonomía al barrio.

Vamos a ofrecerte algunos datos curiosos que vale la pena conocer antes de tu paseo por La Boca. El primero de ellos es que las casas donde vivían sus habitantes estaban formadas por varias habitaciones compartidas entre muchas familias (los llamados “conventillos”).

Casas en La Boca
Casas en La Boca – Jess Kraft

¿Y a qué se debe el colorido de las fachadas? Eran pintadas de todos colores ya que, según la historia, cuando los barcos llegaban, los vecinos les pedían pintura de regalo (con la que pintaban los cascos de la embarcación). Por supuesto, era muy poca cantidad que recibían y solo alcanzaba para una pared. Tenían que esperar al siguiente navío para hacer lo mismo y así sucesivamente hasta finalizar la tarea.

Por otra parte, los residentes de La Boca eran conocidos como los “Xeneizes”, una deformación de la palabra “zeneizi” que quiere decir “genovés” en el dialecto original. Años después cuando se fundó el Club Boca Juniors a ellos también empezaron a decirles de esta manera (tradición que se mantiene hasta la actualidad).

Los 3 imperdibles de La Boca

Para llegar al barrio de la Boca en transporte público se debe tomar el “colectivo”. Las líneas que se pueden usar son: 8, 29, 33, 53, 64, 86 y 152. Los 3 imprescindibles de tu paseo por aquí son:

Caminito

Cartel en La Boca
Cartel en el Caminito – Colman Lerner Gerardo

Es la calle más conocida del barrio por su colorido y porque se pueden conseguir obras de pintores locales que trabajan en el mismo lugar. Caminito nació en 1950 cuando un grupo de vecinos quiso recuperar un terreno abandonado donde antes pasaba el tren. Lo limpiaron bien y lo arreglaron como pudieron. El nombre es en homenaje al tango de 1926 compuesto por Filiberto y Coria Peñaloza (popularizado por Carlos Gardel).

“Caminito que el tiempo ha borrado, que juntos un día nos viste pasar. He venido por última vez. He venido a contarte mi mal.”

-Fragmento de la canción “Caminito”, de Carlos Gardel-

Estadio de Boca Juniors

Estadio Boca Juniors
Estadio Boca Juniors – sunsinger

Es un emblema del barrio y de todo el país. Es el equipo con más simpatizantes de Argentina. La “bombonera” por su forma de caja de bombones, es uno de los estadios más importantes y está en medio de La Boca.

Fue inaugurado en 1940 y sus colores, azul y amarillo derivan de la bandera de Suecia. ¿Por qué? Porque fue el primer barco que pasó por delante del estadio mientras elegían los tonos de la camiseta. Dentro del estadio se puede visitar el museo de la Pasión Boquense, que incluye visitas guiadas por el recinto.

Museo Benito Quinquela Martín

Hijo de inmigrantes italianos y criado en el barrio, fue muy importante para el desarrollo artístico y cultural de La Boca. Sus cuadros relatan la vida frente al puerto, el quehacer de los marineros y de los vecinos de los conventillos. La casa y atelier del pintor fueron donados en vida por el mismo Benito para que funcionara como un museo, un jardín de infantes y un teatro. En el recorrido podrás ver obras del pintor y de otros artistas.

Tu paseo por La Boca no puedes dejar de lado el parque Lezama en la avenida Almirante Brown y el viejo puente transportador en la avenida Pedro de Mendoza, frente al Riachuelo.