Khongoryn Els, unas imponentes dunas en el desierto de Gobi

Patricia Hernández · 7 febrero, 2019
El sonido que producen las dunas de este rincón de Mongolia impresionaron incluso al mismísimo Marco Polo. Es solo una de las curiosidades de Khongoryn Els.

El desierto de Gobi alberga lugares tan espectaculares como las dunas de arena de Khongoryn Els. Conocidas como «Singing Sands», dan forma a un paisaje impactante que debes tener en cuenta si vas a visitar Mongolia. ¿Quieres saber más sobre ellas? Presta atención.

Características de las dunas de arena de Khongoryn Els

Khongoryn Els se compone de una gran variedad de dunas de arena. Tiene entre seis y doce kilómetros de ancho y nada menos que 100 kilómetros de largo. Se elevan a una altura de 80 metros, aunque las más altas alcanzan incluso los 300. Por tanto, son muy similares a las que podemos encontrar en Egipto.

Dunas de Khongoryn Els
Dunas de Khongoryn Els

Por otra parte, estas espectaculares dunas de arena presentan curvas que terminan en un borde afilado y que confieren a este lugar un gran atractivo. Unas dunas que, a consecuencia del viento, cambian de forma de manera continua y reflejan los colores amarillo y blanco de la luz del día.

El borde norte de las dunas de arena de Khongoryn Els está bañado por el río Khonggoryn Gol. Allí el paisaje cambia radicalmente y se pueden observar pastos verdes, a los que acuden los camellos y caballos de la población nómada de la zona.

El sonido de las «Singing Sands» en el desierto de Gobi

Vista de las dunas de Khongoryn Els
Khongoryn Els – Travel Aficionado / Flickr.com

Estas dunas reciben el apelativo de «Singing Sands», es decir «arenas cantantes». Y es que producen un zumbido que puede llegar a ser tan potente que es posible escucharlo a ¡diez kilómetros de distancia!

Marco Polo, en el siglo XIII y tras sus viajes a través del desierto de Gobi, describió el sonido de las dunas como el de los espíritus malvados del lugar. Hoy en día, a muchos les puede recordar el ruido de un avión despegando.

No obstante, el fenómeno tiene una explicación más realista. Tiene que ver con las avalanchas de arena que se pueden producir, por ejemplo, cuando la gente se desliza cuesta abajo por las dunas. También a causa del viento o del calor. Es decir, de las condiciones climáticas en el desierto.

Localización de las dunas de arena de Khongoryn Els

Duna en Khongory Els
Duna en Khongory Els – Travel Aficionado / Flickr.com

Las dunas de arena de Khongoryn Els se encuentran situadas en el Parque Nacional de Gurvan Saikhan, en Mongolia. Se extienden hasta el pie de las montañas Altai y están a unos 180 kilómetros de la población de Dalanzadgad.

Además de visitar las «Singing Sands» se puede aprovechar para conocer otros encantos del parque. Aquí encontrarás el valle de Yolyn Am, que presenta una larga área de hielo casi todo año. A esto se le suman las numerosas especies animales y vegetales autóctonas que alberga, como el iris o el camello del Gobi.

Una excursión por las dunas de Khongoryn Els y su entorno

Para conocer mejor de este fantástico lugar, lo ideal es realizar una excursión. Comienza al caer la tarde, lo que permite pasar la noche en un campamento frente a las dunas. También se puede dar un paseo en camello de una hora de duración. Este puede hacerse ese día o a la mañana siguiente, pero mejor al atardecer.

El precio de la excursión ronda los 200 euros, pues se incluye en un recorrido de siete días por el desierto de Gobi. Sin duda, una experiencia única que merece la pena vivir, y más teniendo en cuenta la belleza de estos paisajes.

El encantador desierto de Gobi

Vista de Flaming Cliffs en el desierto de Gobi
Faming Cliffs – civ 33 / Flickr.com

Como acabamos de ver, el recorrido incluye conocer el desierto de Gobi, más allá de las dunas de arena de Khongoryn Els. Ante ti se abrirá una gran región desértica que se encuentra entre el norte de China y el sur de Mongolia.

Entre sus atractivos habría que hablar de Flaming Cliffs, unos acantilados de tierra rojiza en los que se oculta un sitio de reconocido prestigio arqueológico. También hay que mencionar White Stupa, otros acantilados de gran belleza e interés.

Y, además de bellezas naturales, este desierto esconde pequeños tesoros como Ongi Monastery. Data del siglo XVII y fue en su tiempo uno de los más grandes e importantes de toda Mongolia. Tenía cerca de 30 templos, pero fueron arrasados en las purgas estalinistas de los años 30 del pasado siglo.