5 joyas de Budapest que no puedes perderte

· 9 septiembre, 2018
Ciudad elegante como pocas, Budapest está llena de lugares maravillosos, pero hay algunos que no hay que perderse si es la primera vez que se visita la capital de Hungría.

¿Estás listo para viajar a una de las ciudades más bonitas de Europa? Es cierto que en el continente sobran destinos para visitar debido a su belleza, pero la capital húngara destaca. Una bellísima ciudad, llena de historia y de arte que se plasma en los lugares que vamos a visitar. Presta atención, te llevamos las grandes joyas de Budapest. ¿Listo para la aventura?

Las joyas de Budapest

Maletas hechas, vuelos de avión cogidos, días del calendario tachados… ¡Ahora toca poner rumbo a Budapest! ¿Qué es lo mejor que puedes visitar de allí en un día? Pues bien, aquí te mostramos los 5 lugares más importantes de la ciudad:

1. Parlamento de Budapest

Parlamento de Budapest
Parlamento Budapest

Grande, bonito y majestuoso. Es mucho más que una de las joyas de Budapest, es uno de sus iconos. Su construcción comenzó a finales del siglo XIX, finalizando en el año 1902. Se trata del tercer parlamento más grande del mundo, tras los de Rumanía y Argentina.

En su interior tiene 691 habitaciones, que de dice pronto, y mide 260 metros de largo y 118 de ancho. Por eso decimos que se trata de uno de los iconos de Budapest: verlo se convierte en algo impresionante por fuera… ¡Aunque imagínate por dentro! Fíjate en su cúpula principal, en la escalera y en su maravillosa decoración interior.

Debes tener en cuenta que conseguir una entrada al Parlamento es complicado. Existe una afluencia de turistas bastante elevada. Nuestro consejo es reserves con tiempo por Internet y te asegurarás la entrada.

2. Puente de las Cadenas

Puente de las Cadenas una de las joyas de Budapest
Puente de las Cadenas

El puente de las Cadenas es otro de los iconos de Budapest. Histórico y popular, cruza el río Danubio desde hace más de 150 años. No obstante, fue arrasado durante la Segunda Guerra Mundial y el actual es el que se reinauguró en 1949 tras ser reconstruido.

Fue construido por el conde István Széchenyi para unir las ciudades de Buda y Pest. Te aconsejamos dar un paseo por el puente y cruzar por él el Danubio. Tendrás unas vistas completas de la ciudad, con el castillo de Buda en lo más alto. Si te gustan, prueba a acudir también de noche. ¡No tiene desperdicio!

3. Castillo de Buda

Castillo de Buda en Budapest
Castillo de Buda

El castillo de Buda fue la residencia real de los reyes de Hungría. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, se construyó en el siglo XIV en lo más alto de la ciudad. Su estilo es barroco tardío y en su interior alberga la Biblioteca Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest.

Al igual que sucedió con otra de las joyas de Budapest, el puente de las Cadenas, en la Segunda Guerra Mundial sufrió graves destrozos durante el sitio a la ciudad. Que actualmente siga en pie es un mito para la historia de Hungría.

4. Plaza de los Héroes

Plaza de los Héroes de Budapest
Plaza de los Héroes

Si seguimos hablando de historia, es imposible no pasar por la plaza de los Héroes en nuestra visita a Budapest. Se trata de un espacio que honra a los líderes de las siete tribus que fundaron Hungría.

Se encuentra en el centro de la ciudad y está rodeada del Museo de Bellas Artes y el Palacio de Arte. No obstante, su parte más imponente es el memorial del Milenio, la estatua que se alza con las figuras de los líderes de las tribus.

Es muy fácil llegar a ella, ya que cuenta con una propia parada de metro en la línea principal de la ciudad. Y, al igual que el puente de las Cadenas, la plaza de los Héroes es impresionante de noche. La iluminación juega un gran papel en la exaltación de la belleza del lugar. Así que durante tu paseo nocturno, ya lo sabes. ¡No olvides pasar por allí!

5. Balneario Széchenyi

Balneario Széchenyi en Budapest
Balneario Széchenyi – Thierry Kennes / Flickr.com

Y por último, y no por ello menos importante, te mostramos una de las joyas de Budapest de las que más disfrutarás. Se trata de uno de los balnearios más especiales de Europa y quizás del mundo. Un lugar con mucha afluencia turística por lo que, de nuevo, te recomendamos reservar con antelación.

Una vez allí, disfruta de sus instalaciones, su arquitectura histórica y, sobre todo, de las diversas instalaciones termales. El balneario tiene 15 piscinas, 12 interiores y 3 exteriores. En el caso de estas últimas, estar sumergido en aguas a 37º C en invierno mientra fueras hiela es una experiencia única.

Lo dicho. Prepárate para una experiencia relajante y refrescante. ¡Por algo Budapest se ganó el título de la ciudad de los balnearios! Junto a este, también puedes visitar el balneario Gellért y el balneario Ruda. ¡Tampoco tienen desperdicio!

Esto es lo más importante que te está esperando en Budapest. ¿Estás listo? Solo un último consejo: no olvides llevar el bañador en el equipaje aunque vayas con abrigo y bufandas. ¡No te arrepentirás!