Joan Miró: algunas obras para entender su arte

· 26 septiembre, 2018
Pintor, escultor, ceramista y grabador, Joan Miró revolucionó el panorama artístico español del siglo XX.

Joan Miró fue un artista catalán que dejó una profunda huella e impresionó al mundo artístico gracias a su capacidad de innovar y su talento. No fue solo pintor, también realizó esculturas, tapices, cerámicas y grabados de gran calidad. De hecho, la mayoría de sus obras decoran edificios importantísimos de todo el mundo.

La obra de Miró: bajo una amplia gama de influencias

Mural de Miró

Cabe destacar que la obra de Miró cambió significativamente a lo largo de los años. Por un lado, los cuadros que pintó antes de 1920 se caracterizan por mostrar una amplia gama de influencias. Miró utilizó los brillantes colores de los fauvistas, las formas del cubismo, etc.

Posteriormente, cuando se trasladó a París y conoció a Picasso, su estilo comenzó a madurar bajo la influencia de los artistas surrealistas. Así, muchas de sus obras se conciben como transposiciones visuales de la poesía surrealista de la época. Se hicieron más etéreas y las formas se redujeron a puntos, líneas y colores.

Hay ejemplos nos permiten observar y entender mejor el cambio de estilo que sufrió la obra del artista.

1921: La masía

"La Masía" de Joan Miró
“La masía” – nga.gov

La Masía es una de las obras pictóricas más destacadas del autor, de estilo muy detallista. Miró comenzó a pintar este cuadro en una de sus estancias en la masía de su familia, en Mont Roig. Así, este cuadro representa los recuerdos de su infancia. Sobre La masía, el pintor dijo que “buscaba resumir el mundo que me rodeaba…”.

1927: La estrella azul

Este cuadro abstracto, es uno de los más famosos de Miró. De hecho, es el más caro de todos los subastados hasta la fecha (23 millones de libras). El propio Miró aseguró que esta pintura supuso un punto de inflexión en su carrera hacia estilos más minimalistas. Así, La estrella azul sirvió de transición entre el arte figurativo y el abstracto.

1937: El bodegón del zapato viejo

Bodegón del zapato muerto de Joan Miró
“Bodegón del zapato viejo” – hollywoodsmile310 / Flickr.com

El Bodegón del zapato viejo se encuentra dentro del estilo figurativo. De hecho, es uno de los cuadros figurativos más importantes y emblemáticos de Joan Miró, ya que capta la visión del pintor ante la Guerra Civil.

No representa un momento específico, sino el sufrimiento y la tragedia de la guerra. Los colores transmiten una agresividad cromática impresionante que no volvió a aparecer en ningún otro cuadro de Miró. Años más tarde, el propio Miró describió la obra de la siguiente manera:

“Había símbolos trágicos de la época, sin yo saberlo; la tragedia de un miserable trozo de pan y de un zapato viejo, una manzana traspasada por un cuchillo cruel y una botella, como una casa en llamas”.

Del arte figurativo al abstracto: un estilo siempre cambiante

"Mensaje de un amigo" de Joan Miró
“Mensaje de un amigo”- appelogen.be / Flickr.com

Como se puede observar, si comparamos La Masía o El bodegón del zapato viejo con La estrella azul, las pinturas de Miró han sufrido una transformación de estilos a lo largo de su carrera. El pintor catalán tocó multitud de estilos y variedades cromáticas, convirtiendo su obra en una de las más variadas.

Sin embargo, lo que siempre mantuvo fue una de las características esenciales de sus obras. Y es que Miró siempre buscaba simbolismos para representar el significado de elementos y temas cotidianos.

Otras obras del autor: murales cerámicos y esculturas

1957-1959: Murales del Sol y la Luna

"La luna" de Joán Miró
“La luna” – Rubén Ojeda / Wikimedida Commons

Muchas de las creaciones del pintor catalán han tenido una gran trascendencia. No solo sus cuadros, sino sus esculturas cerámicas. Entre ellas, destacan los enormes murales cerámicos La pared de la Luna y La Pared del Sol para el edificio de la Unesco en París. Esta obra es una de las que más se conoce internacionalmente.

1983: Mujer y pájaro

"Mujer y pájaro" de Joan Miró
“Mujer y pájaro”

Esta escultura se inauguró el mismo año en el que murió Joan Miró. Es una de las famosas del artista y se encuentra en el lugar que lo vio nacer, Barcelona, en medio del parque que tiene su nombre. Así que, si estás en Barcelona y te apetece admirar el arte de Joan Miró, este es un buen lugar.

No cabe duda de que nos encontramos ante uno de los artistas españoles más importantes. Te animamos a seguir investigando sobre la obra de Joan Miró, puesto que fue increíblemente prolífica y esta ha sido una breve introducción. Si te encuentras en Barcelona, puedes visitar la fundación que lleva su nombre.