Jerusalén, entre fe y rica historia

Adrián Pérez 9 enero, 2016

Si bien puedes pensar que para ir a la capital israelí debes ser judío, cristiano o musulmán, el turismo está diseñado para personas de todas las religiones. La ciudad tiene siglos de historia y, aunque se trate de un lugar complicado en relación a quién debería pertenecer, lo cierto es que se puede viajar sin problemas para conocerla. Si piensas ir a Jerusalén te asombrarán su cultura y sus matices. ¡No pierdas la oportunidad de recorrer este asombroso e importante destino!

Datos prácticos para viajar a Jerusalén

También llamada Jerusalém, Yerushalayim (en hebreo) y Al-Quds (en árabe), está localizada a 50 kilómetros de Tel Aviv, donde se sitúa el aeropuerto internacional más grande de Israel. Para llegar desde Egipto o Jordania también se puede optar por la carretera.

Vista de Jerusalén
Jerusalén – Alexandra Lande

Millones de personas visitan cada año la ciudad de Jerusalén por motivos religiosos, pero también culturales. Los palestinos reclaman el derecho de instalar en ella la capital del país, que hoy en día se ubica en Ramallah.

La ciudad se divide en dos partes muy diferenciadas: este y oeste. En la primera imperan los judíos y en la segunda los palestinos. Es importante que lo sepas por varias razones, por ejemplo porque el día de sabbath (desde la puesta del sol del viernes hasta el atardecer del sábado) los comercios del área este están cerrados por religión.

Torre de David en Jerusalén
Torre de David – Aleksandar Todorovic

Podrás visitar casi todos los atractivos como Belén, el Monte de los Olivos y la Ciudad Vieja porque la mayoría de los medios de transporte son conducidos por los palestinos. Sin embargo el Mar Muerto, Masada y Ein Karem e incluso llegar al aeropuerto será más complicado, ya que no encontrarás autobuses ni taxis que te lleven. ¡Y si encuentras algún servicio de transporte te cobrarán más caro! Por lo tanto, organiza tu estancia de manera tal que el viernes y sábado pasees por la zona oeste.

Ciudad Vieja de Jerusalén
Ciudad Vieja de Jerusalén – Alexandra Lande

En cuanto a visados y pasaporte, ten en cuenta que para entrar en el país se debe responder un interrogatorio y, a la salida, una vez que se recibe el sello de Israel, el documento ya no será válido para ingresar a países como Emiratos Árabes, Siria, Líbano y Malasia (tenlo en cuenta si tienes pensado viajar a estos lugares después porque deberás tramitar un nuevo pasaporte).

¿Qué visitar en Jerusalén?

Una vez dichos los aspectos más importantes para la organización del viaje… ¡a planificar los paseos! Te mostramos los imperdibles de esta hermosa ciudad:

Ciudad Vieja

Está dividida en 4 barrios según las religiones de los habitantes. Engloba los principales atractivos y los lugares sagrados para el judaísmo (el Muro de las Lamentaciones), el cristianismo (el Santo Sepulcro) y el islam (la Explanada de las Mezquitas, con la de Cúpula de la Roca).

Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén
Iglesia del Santo Sepulcro – Martin Froyda

También podrás recorrer varias iglesias, sinagogas, santuarios y templos. No te pierdas la Vía Dolorosa, que atraviesa el barrio musulmán y termina en la zona cristiana.

El cuarto barrio de la parte vieja de Jerusalén es el armenio que, por supuesto, vale la pena conocer.

“Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, Pierda mi diestra su destreza. Mi lengua se pegue a mi paladar, Si de ti no me acordare; Si no enalteciere a Jerusalén Como preferente asunto de mi alegría.”

-Salmo 137:5-6-

Monte de los Olivos

Monte de los Olivos en Jerusalén
Monte de los Olivos – David Ionut

Está a las afueras de Jerusalén y es principalmente elegido por los católicos y por los musulmanes, ya que también creen en la figura de Jesús como un profeta.

Durante tu paseo por el monte de los Olivos no dejes de visitar las iglesias Pater Noster, Dominus Flevit, de Todas las Naciones y de María Magdalena; la capilla-mezquita de la Ascensión, la Tumba de la Virgen María y el jardín de Getsemaní.

Monte Sión

Iglesia de Dormición de Jerusalén
Iglesia de la Dormición – S1001

En este lugar se encuentran las iglesias de la Dormición y la de San Pedro y la Abadía del Cenáculo. Para el judaísmo es importante porque allí se ubica la tumba de David.

Como si todo esto fuera poco durante tu estancia en Jerusalén (donde las emociones estarán a flor de piel) puedes hacer diversas excursiones por el día, los sitios más destacados son Belén, con su Gruta de la Leche y el Campo de los Pastores; Elin Karem, un pueblo de montaña con varias iglesias, museos y conventos; el Mar Muerto y Masada, para conocer la historia de esta región y disfrutar de las playas y cuevas.

¡Vale la pena pasar unos días en estas tierras sagradas y aprender mucho sobre hechos históricos, cultura y religión!

Te puede gustar