Isla de Carabao: un placer para disfrutar de la naturaleza

Sonia Budner · 21 marzo, 2019
Los lugareños la llaman “la tierra prometida”, y no es de extrañar. La isla tiene todo lo que uno pueda imaginar cuando sueña con islas salvajes y semidesiertas: playas, cocoteros muchas actividades para divertirse y una gastronomía extraordinaria.

Viajamos hasta Filipinas para adentrarnos en una de sus joyas más desconocidas. La isla de Carabao pertenece a las islas Romblón y está muy cerca de la famosa isla de Boracay. Para situarla mejor, hay que decir que Carabao está situada al sur de la entrada a la bahía de Manila.

Muchos viajeros tienen prevista una visita de pocas horas a esta isla, aunque en realidad es un lugar magnífico para pasar algunos días. Mucho más tranquila y apacible que Boracay, en esta pequeña isla encontrarás muchas formas de vivir aventuras y descubrir lugares increíbles.

La isla recibió su nombre de los carabaos que aquí había durante el período colonial español. Estos son un tipo de búfalo de color gris azulado y largos cuernos, propios de Filipinas y del Sudeste Asiático. Hoy en día, en la isla ya no queda prácticamente ningún tipo de ganado bovino.

Queremos darte algunos consejos para que tu viaje a la isla de Carabao sea perfecto. Este es un viaje que queda en el recuerdo y que no debe faltar en tu mochila. Nos sumergimos en este maravilloso lugar donde apenas encontrarás coches ni vida urbana de ningún tipo. ¡Allá vamos!

Qué encontrarás en la isla

Barca en la isla de Carabao
Isla de Carabao

A la isla de Carabao se llega en barco. Da igual que sea un ferry o una pequeña barca que se puede alquilar a algún pescador local. La forma más común de llegar a Carabao es desde la isla de Boracay, desde donde se ofrecen muchas opciones de visita a esta otra isla menor.

Sin duda, lo más valorado de Carabao son sus magníficos acantilados. También la playa y el buceo son dos de las actividades que más pueden disfrutarse en esta isla. Mientras, la cueva de la Catedral se puede visitar contratando algún tour.

Para moverte dentro de la isla de Carabao lo mejor es hacerte con una moto. Sin embargo, es un sitio muy pequeño y puede recorrerse a pie sin problemas. La isla apenas tiene 18 hectáreas de superficie.

Para alojarse hay varias opciones. Desde fantásticos resorts ubicados en la playa y cercanos a los acantilados, hasta el alojamiento ofrecido por los lugareños en sus propias casas. La hospitalidad filipina es extraordinaria.

Explorando la isla de Carabao

Atardecer en Carabao
Atardecer en Carabao

Los locales llaman a su isla “la tierra prometida” y no es de extrañar. Su playa de arena blanca y aguas cristalinas de un magnífico color azul son dignas de cualquier postal. Sus bellísimos cocoteros y su puerto marítimo son otras estampas de este idílico lugar.

Otro lugar interesante para recorrer es Koding-Koding Point. Un trampolín de madera sujeto a unas rocas que terminan en forma de punta para los que quieran lanzarse a bucear en las cristalinas aguas de isla Carabao.

Koding Koding alberga una pequeña cueva que se puede visitar sin necesidad de guía o equipo especial. Sin embargo, la cueva de la Catedral es mucho más grande y requerirá una guía, así como un casco y una lámpara. Otras cuevas cercanas son Kayapniton, Dingle y Ngiriton, y todas deben visitarse con guía.

Hay una granja con vistas a la isla de Boracay que merece la pena visitar por sus extraordinarios cocoteros y la amabilidad de su gente. También se debe incluir en las visitas la cueva de murciélagos de Ngiriton.

Pero sin duda, su playa es la que merece más tiempo del viajero. Durante el día es perfecta para bañarse, nadar o tomar el sol relajadamente. Por las tardes la marea baja y nos brinda un fantástico espectáculo de varios metros de arena cubiertos de erizos de mar, anémonas y peces estrella.

La gastronomía de la isla de Carabao

Sisig, plato típico de Filipinas
Plato de Sisig – cb_agulto / Flickr.com

La oferta de restaurantes en Carabao es limitada, aunque su gastronomía es igual de maravillosa que el resto de los platos familiares de Filipinas. La gastronomía filipina es una mezcla de cocina española y asiática digna de cualquier buen gourmet.

Hay que probar el sisig, un guiso de cerdo con chilis picantes. El liempo es otro de los platos tradicionales, también a base de cerdo, salsa de soja, limón y pimienta negra.

La barbacoa de cerdo, el pollo frito, los camarones los encontrarás dentro de toda la oferta gastronómica de isla Carabao. El lapu-lapu es un estofado típico filipino. El de la isla es especial de pollo y hace las delicias de todo el mundo.

Un verdadero paraíso

Si estás pensando en visitar Filipinas, encontrarás sitios extraordinarios que recorrer. Sin embargo, la isla de Carabao es uno de los viajes que no puede faltar en tu lista. Lejos del ajetreo de otras islas, Carabao es el lugar perfecto para disfrutar de esa sensación de islas vírgenes que tan difícil es ya de encontrar.