Impresiónate con un espectáculo único: las cataratas Victoria

La fuerza de la naturaleza a veces es capaz de crear espectáculos tan colosales e impresionantes como las cataratas Victoria, al sur de África, a caballo de los territorios de Zambia y de Zimbabue. Unos saltos de agua que siempre han de aparecer en cualquier listado con las cascadas más bellas y sobrecogedoras del mundo.

El río Zambeze, el escultor de las cataratas Victoria

Es el río Zambeze el que de pronto se quiebra durante una anchura superior a los dos kilómetros y sus aguas se precipitan en un salto de más de 100 metros. El ruido que provocan se escucha en forma de murmullo a lo largo de kilómetros. Conforme los visitantes se van acercando hasta ellas, ese sonido se va convirtiendo en algo atronador.

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria – TravelNerd

El oído es es el primer sentido que despierta en las cataratas Victoria. Luego llega el aroma a frescor, más tarde el tacto de la humedad y, por último, la vista observa una nube de agua, para finalmente maravillarse con la contemplación de las cascadas. Cascadas que desde el lado de Zambia se pueden ver desde más cerca, mientras que desde Zimbabue se puede disfrutar de una panorámica más amplia.

Así que, al igual que en otras cataratas fronterizas como pueden ser las del Iguazú, donde se recomienda visitarlas desde el lado argentino y el brasileño, lo mismo ocurre aquí. El espectáculo es impresionante tanto desde Zambia como desde Zimbabue.

El Dr. Livingstone, el descubridor de las cataratas

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria – Torsten Reuter

Fue David Livingstone quien en sus andanzas por el sur de África se topó con unas increíbles cataratas en 1855 y decidió llamarlas con el nombre de su reina. No obstante, toda esta zona en Zambia se conoce como el Parque Nacional de Mosi-oa-Tunya, cuya traducción es “el humo de que truena”, haciendo mención a vapor de agua y el ruido que genera el salto del río, capaz de arrojar hasta 500 millones de litros por minuto.

“La tierra tiene música para los que escuchan.”

– George Santayana –

Cuándo disfrutar de este espectáculo

Para gozar en toda su inmensidad de este fenómeno, es bueno viajar durante el invierno y el comienzo de la primavera austral. Es decir, entre junio y octubre. Es en esas fechas cuando su caudal alcanza el máximo y todo adquiere unas dimensiones épicas e inolvidables.

Cataratas Victoria
Cataratas Victoria – Sergey Uryadnikov

No obstante, hay quién viaja hasta aquí para aprovechar y hacer rafting por el río Zambeze, uno de los más peligrosos, y por lo tanto famosos del mundo. Y esa actividad únicamente es viable hacerla durante los meses secos, dada la incontenible fuerza del río el resto del tiempo. También en esa época es posible bañarse en la célebre Piscina del Diablo, al borde del abismo de las cataratas.

Cómo llegar hasta las Cataratas Victoria

La ruta más habitual desde Europa es tomar un primer vuelo hasta Johannesburgo, en Sudáfrica. Un aeropuerto con abundantes vuelos al viejo continente y también a otros países africanos.

Entre ellos hay conexión hasta las ciudades de Livingstone y Victoria Falls, Zambia y Zimbabue respectivamente. Ambas son los destinos que tenemos que buscar si queremos quedarnos impactados con una de las bellezas naturales más impresionantes del planeta.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar