El hombre colgado de Praga, ¿qué significa?

15 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
El hombre colgado es una de las grandes creaciones del cotizado escultor checo David Cerny, quien siempre sabe aunar arte, polémica y reflexión. ¿Sabes cuál es su significado?

El hombre colgado de Praga es una sorprendente escultura que podemos apreciar en la capital de la República Checa. Se trata de una obra de arte que busca la polémica y la sorpresa, pero también la reflexión de todo aquel que la contempla.

Cuando paséis por el centro praguense, id mirando las fachadas, los monumentos y los escaparates, pero también al cielo. De pronto os llevaréis una sorpresa mayúscula: entre los tejados descubriréis un «hombre colgado». ¡Tranquilos, es una escultura!

Dónde está el hombre colgado de Praga

Tal y como hemos adelantado, la obra del hombre colgado está en el mismo centro de Praga. Concretamente, podemos encontrarla en la calle Husova.

Efectivamente, se ubica en el casco histórico praguense, en plena Stare Mesto o Ciudad antigua. Se trata de un lugar por el que pasa sí o sí cualquier turista que viaje a la hermosa capital de Chequia.

Una obra maestra de David Cerny

El autor de esta obra de arte contemporáneo en el corazón histórico de Praga es David Cerny. Es el escultor más popular del país, y también el más polémico de las últimas décadas.

Cerny posee varias obras repartidas por la ciudad, aunque posiblemente la del hombre colgado sea la más famosa. No obstante, también ha hecho otras que aluden a otros elementos claves de la cultura checa, como el emblemático San Wenceslao de su plaza principal o el escritor Franz Kafka.

De hecho, en el hombre colgado también evoca a otro personaje de origen checo: ni más ni menos que Sigmund Freud, quien se hizo famoso fuera del país pero nació en las tierras de Moravia, que actualmente se integran en el territorio de la República Checa.

Representación de Sigmund Freud en pleno centro de Praga.

¿Freud colgado?

Ya hemos comentado el carácter polémico que suelen tener muchas obras de David Cerny, algo que también ocurre con esta creación del año 1996. Se atrevió a colocar a Sigmund Freud agarrado solo con una mano de una viga, y desde ahí mira hacia el abismo. Sin esperanza alguna, el personaje mete la otra mano en el bolsillo, sabiendo que no hay escapatoria.

Por regla general, Cerny no es un autor que se caracterice por dejar muy claro el significado de sus obras. Se suele mostrar bastante críptico y únicamente aporta pinceladas para que pueda haber distintas interpretaciones. Y así ocurre con su hombre colgado de Praga.

Para algunos es una representación de Freud, el psicoanalista por antonomasia que, a su vez, sufrió numerosos traumas a lo largo de su vida. Entre ellos, tenía pavor a una muerte lenta y angustiosa, así que cuando ya era un anciano enfermo y sin cura, le pidió a su médico de confianza que le ayudara a morir.

Sin embargo, hay quienes ven en esta obra de Praga una plasmación de la idea que la intelectualidad tan apenas tiene importancia en nuestros días, y los grandes genios, como lo fue Freud, no tienen nada que hacer. No obstante, hay otros críticos que simplemente ven esta escultura una representación de lo frágil o lo fugaz que es la vida del ser humano.

El hombre colgado, ubicado en el centro de la ciudad de Praga.

El hombre colgado, una escultura itinerante

De lo dicho hasta ahora se deduce que hay algo más que provocación en la obra. Hay una reflexión sobre nuestro presente. Sin embargo, lo llamativo de la escultura a veces oculta ese significado. Por ejemplo, antes de instalarse definitivamente en Praga, el hombre colgado fue expuesto de forma semejante en otras ciudades como Rotterdam, Chicago o Londres.

En alguna ocasión, los transeúntes incluso llamaron a los bomberos alarmados por un posible suicidio. Y es que técnicamente estamos ante una obra muy realista, en la que además el autor ha calculado los efectos de la perspectiva y ha creado una figura de grandes dimensiones, pero que con la distancia adquiere el tamaño humano.

En definitiva, en vuestro próximo viaje a Praga, cuando deis una vuelta por su Ciudad Vieja, estad muy atentos para ver esta escultura tan llamativa y probad a ver qué pensamientos os inspira.