Geocaching: el arte de esconder y encontrar tesoros

Estamos en tiempos de cambios en los que se ponen de moda términos y actividades muy rápidamente sin que sepamos muy bien qué son o en qué consisten. Vamos a hablar del geocaching o gymkana GPS, cada vez más practicada por todo el mundo. Seguro que ahora te han surgido mil preguntas en tu cabeza. A continuación intentaremos responderlas todas.

¿Qué es el geocaching?

El geocaching consiste en esconder “tesoros” en cualquier lugar y después encontrarlos con la ayuda de un GPS. Quien encuentra ese tesoro registra su nombre y la fecha del hallazgo en un bloc de notas que permanece con el resto de objetos.

Objetos de Geocaching
Geocaching – Luis Pérez / Flickr.com

En detalle, la actividad es que una persona esconde un objeto en cualquier lugar, ya sea el campo o la ciudad. Después, apunta y publica las coordenadas a través de un receptor geográfico. De esa manera, otras personas pueden buscarlo también.

“Alégrate de la vida porque ella te da la oportunidad de amar, de trabajar, de jugar y de mirar a las estrellas.”

-Henry Van Dyke-

¿Qué tesoros se pueden encontrar?

Los “tesoros” que se pueden encontrar son diversos. El que denominaríamos básico consistiría en un cuaderno, donde se apunta el nombre de todos aquellos que lo han encontrado. Otros serían, además del logbook o cuaderno, objetos de pequeño valor.

Objetos de Geocaching
Settergreen / Pixabay.com

Hay una premisa que se mantiene: si te llevas ese objeto, debes dejar uno del mismo valor o superior en su lugar para que otro pueda encontrarlo. Esos objetos son especialmente travelbugs o geocoins, es decir, objetos viajeros que deben sacarse de su escondite y dejarse en otro, pero nunca permanecer con el geocachero (quien lo ha encontrado) para cumplir su misión.

Todos esos objetos se recogen en un cache o geocache, es decir, una especie de fiambreras de diferentes tamaños, que se pueden traducir como tesoros o geoescondites.

¿Qué modalidades de juego existen?

Hay multitud de modalidades de juego diferentes, y una de las más conocidas es la de geocaches encadenados. Consiste en encontrar un objeto en el que aparece una nota con las coordenadas de otros regalos o de notas con otras coordenadas nuevas.

Herramientas geocaching
Philipp Gerbig / Flickr.com

Otras modalidades son:

  • Bookcrossing: consiste en liberar libros en lugares públicos para que otros lectores los recojan y hagan lo mismo.
  • Bike Crossing: esta práctica es básicamente arreglar bicicletas usadas y dejarlas en lugares estratégicos, para que otros usuarios las utilicen. No se realiza un seguimiento específico de la bici, pero a través de webs especializadas se puede participar en el proceso.
  • PhotoTag: se hace circular cámaras desechables y una vez acabada, vuelve a su dueño, que las revela y las sube a la web de phototag.
  • Eurobilltracker: el objetivo de esta actividad es seguir billetes de euro alrededor de todo mundo. Para conseguirlo, los usuarios deben introducir los números de serie y la información para su localización.
  • Where’s George?: es la practica anterior pero con billetes de dólar estadounidenses.
  • Where’s Willy?: es similar a las dos anteriores, pero en este caso utilizando billetes de dólar canadienses.

¿Cómo disfrutar del geocaching?

En la actualidad existen páginas y apps de móvil que ayudan a los geocatchers  a ponerse en contacto los unos con los otros para compartir sus experiencias y encontrar tesoros con gente que comparte la misma pasión.

App de geocaching
Luigi Mengato / Flickr.com

El proceso es sencillo: primero hay que crearse una cuenta en una de las muchas plataformas que existen, como por ejemplo geocatching.com. Después, a través de las apps y gracias al GPS, encontrarás los geocachés que se encuentran cerca de ti. El tercer paso es registrar el hallazgo con tu nombre y fecha y volverlo a depositar donde lo encontraste. Por último, comparte tu experiencia con otros geocatchers de todo el mundo.

Las ventajas de utilizar este tipo de apps son muchas. Por ejemplo, nos ayudarían a la hora de saber la misión de cada uno de los objetos que encontremos gracias a los códigos que llevan y que nos transmiten información a través de la web. Otro de los grandes beneficios sería el hecho de poder compartir experiencias con otros amantes del geocaching.

Como decíamos al comienzo, cada vez son más las personas que se apuntan a esta actividad. Esto ha hecho que se cree un interesante nicho de mercado de turismo. Muchos hosteleros, pueblos y ciudades están aprovechando el tirón del geocaching para poner en marcha rutas y conseguir un mayor número de visitantes a sus respectivas zonas.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar