5 increíbles rutas por el Portugal menos conocido

Portugal es mucho más que sus dos grandes ciudades, Lisboa y Oporto, o que su afamada costa del Algarve. Es un país para recorrerlo con calma y con libertad. Y para eso lo mejor es disponer de un coche, bien sea el propio o uno alquilado. Si eres de los que le gusta rodar por las carreteras, aquí van 5 rutas que te llevarán a descubrir el Portugal menos conocido.

Descubriendo el Portugal menos conocido

1. Excursión de Lisboa a Gois

Puente romano de Gois en Protugal
Puente romano de Gois – Concierge.2C / commons.wikimedia.org

La capital de Portugal es una ciudad fascinante y con atractivos casi inabarcables. No obstante, como todas las grandes ciudades de vez en cuando merecen un descanso. Por eso, si se pasa unas vacaciones en Lisboa, puede ser una buena idea alquilar un coche y emprender esta ruta por el corazón del Portugal menos conocido.

Una ruta que nos llevará hasta la localidad de Gois, un rincón donde parece que el tiempo se ha detenido y cuyas sensaciones no pueden ser más diferentes a las que provoca Lisboa. Pero antes de llegar a Gois se habrá de pasar por Castelo Branco, una población donde es obligado comprar unos de sus famosos tejidos de seda de clara inspiración oriental.

“Todos los viajes tienen destinos secretos de los que el viajero es consciente.”

-Martin Buber-

2. La Ruta de Tras-os-Montes

Tras-o-Montes en Portugal
Tras-os-Montes – Paulo Goncalves

La región de los Tras-os-Montes ha sido una de las zonas de Portugal a las que más tarde llegó el progreso y eso se debió a su propia configuración orográfica. Si bien, lo que fue un impedimento para su desarrollo, hoy en día es todo un acicate para su visita, ya que es todo un deleite recorrer esta área que queda oculta bajo la barrera montañosa que separa la costa atlántica del interior.

El recorrido muestra los picos de Marao, Geres y Alvao, a cuyos pies se despliega el hermoso valle del Duero, repleto de campos de cultivo, pequeños pueblos y también espacios protegidos como el Parque Natural de Montesinho.

3. Entre Mértola y Serpa

Mértola en Portugal
Mértola – alexilena

Ahora os proponemos un recorrido por otro parque natural, en este caso el de Vale do Guadiana. Un itinerario corto, de apenas 60 kilómetros, entre las poblaciones de Mértola y Serpa.

Una ruta en la que por momentos pensaréis que no hay nadie más en kilómetros a la redonda, ya que no es excesivamente visitado, lo cual es uno de sus atractivos. Porque se puede gozar de la naturaleza en soledad. Y desde luego os recomendamos hacer más de una parada a orillas del Guadiana, la arteria que da vida a todas las aldeas de la zona.

4. Desde la Serra da Arrábida a Setúbal

Parque Natural de a Rábida en Portugal
Parque Natural de a Rábida – Landscape Nature Photo

Aquí va otro recorrido corto pero muy hermoso e intenso por el Portugal menos conocido. Ya el comienzo en el convento de Nuestra Señora de Arrábida es embriagador, tanto por el espacio histórico como por el entorno natural de vegetación típicamente mediterránea, pese a que estamos cerca del océano Atlántico.

De hecho hacia su costa nos dirigimos, ya que el encanto es descender desde la Sierra de Arrábida con rumbo a la bahía de Setúbal, con unas vistas realmente espectaculares durante todo el trayecto. Por ello, al que le toque conducir le recomendamos ir parando para poder gozar también del paisaje.

5. Una ruta circular desde Oporto

Pinhao en Portugal menos conocido
Pinhao – ah_fotobox

Hemos comenzado proponiendo una excursión por carretera desde Lisboa para evadirse de la gran ciudad durante un día. Pues bien, vamos a acabar igual, pero proponiendo un recorrido circular con principio y fin en Oporto y que os llevará durante 600 kilómetros a lugares como Vila Nova de Foz Coa o Lamego.

Un itinerario con paradas destacadas como los restos prehistóricos de Amarante, en la ribera del río Támega, un espacio donde se suceden los monumentos muy antiguos. Otra parada destacable es Peso de Régua, ahora quizás no te diga nada ese lugar, pero si te decimos que allí se elabora el famoso vino rosado Mateus, tal vez te resulte más familiar.

El vino también protagoniza los azulejos que tanto llaman la atención en la población de Pinhao, que es una parada obligada antes de llegar a Vila Nova de Foz Coa, una de las joyas prehistóricas del país. Y ya de regreso a Oporto hay que parar en Lamego y ascender hasta su hermosa iglesia de Nuestra Señora de los Remedios.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar