Un fascinante recorrido por Sri Lanka

Sri Lanka se encuentra en el golfo de Bengala y su cercanía a la India, así como la forma de la isla le han valido el calificativo de Lágrima de la India. Famosa colonia inglesa debido a su estratégica posición geográfica, es conocida por la producción y exportación de té, café, caucho y coco, aunque su característica más notable es la multiculturalidad de sus gentes. Descubramos más sobre este hermoso país.

Sri Lanka, un país por descubrir

Un entorno natural sublime

Sri Lanka es un destino para turistas que sean amantes de la mochila y las aventuras. Para echar un vistazo de todo lo que la isla puede ofrecernos podemos escalar la Roca del León, fortaleza de un príncipe loco que, cegado por la envidia, la hizo su fuerte.

Sigiriya en Sri Lanka
Sigiriya – Filipp Filipovich

Pero si los deportes extremos no son lo nuestro y preferimos el senderismo de montaña, deberemos ascender la montaña Pidurangala. Desde la cima de ambas podremos divisar casi toda la ínsula, lo que hará que el ascenso merezca la pena.

El entorno natural de Sri Lanka es único y posee diversos parques, como el de Yala o Minneriya, donde podremos disfrutar de un safari por la fauna autóctona a bordo de un jeep. También merece la pena recorrer las aguas de Mirissa en busca de ballenas, o la playa de Rekawa, donde una escapada nocturna quizá nos permita ver tortugas galápago depositando sus huevos.

No dudes en apuntarte a todas las excursiones que sea posible para conocer un paisaje que te dejará sin aliento, en un espacio privilegiado que hará de unas vacaciones familiares un deseo cumplido para mayores y pequeños.

Ciudades coloniales

A causa de su situación geográfica, la isla ha estado bajo el dominio colonial durante años. La herencia adquirida tras el paso del tiempo se hace notable en sus edificios de estética y estilo claramente colonial, y en la multitud de fábricas de ubicadas en el islote. Algunas de ellas, de acceso gratuito al público, son una visita obligada para todos los curiosos y amantes de esta bebida.

Plantación de té en Sri Lanka
Plantación de té – melis

Es aconsejable que nos permitamos un momento de ocio para degustar el más conocido té de la isla, el té de Ceylan, en uno de los diversos locales y terracitas y empaparnos así del estilo de vida de Sri Lanka.

Vestigio de la dominación inglesa es la gran red ferroviaria que cruza todo el país y que puede servir de guía para el tránsito de mochileros ávidos de emociones y experiencias.

La religión en la isla

Sri Lanka es un país multiétnico y multirreligioso, destacando la presencia de la religión budista, seguida del hinduismo, cristianismo e islam. El budismo de la escuela de Theravada es el culto más practicado en el estado, 70% de la población, desde hace más de 2.000 años.

“No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.”

-Buda-

La isla está repleta de templos majestuosos donde hacer parada, pues poseen en muchos casos estatuas de Buda de gran riqueza espiritual y valor artístico.  Estatuas como las que encontrará el viajero en Aukana, en Gal Vihara o Polonnaruwa son solo algunos ejemplos.

Cuevas de Dambulla en Sri Lanka
Cuevas de Dambulla – Saman527

Sin embargo, el más fascinante conjunto de estatuas que dejará sin habla al turista está en las cuevas de Dambulla. Más de 160 esculturas pintadas siguiendo la forma de la roca de la que parten repartidas en cinco cuevas.

Representan a Buda, dioses hindúes y reyes cingaleses, y conforman una auténtica maravilla. La sensación de belleza y solemnidad inunda el ambiente, creando en el visitante una sensación de paz y sosiego a través de esos rostros pétreos.

El ocio en Sri Lanka

Sri Lanka ofrece muchas posibilidades para disfrutar, como perderse entre la multitud en uno de sus coloridos festivales. Si elegimos la fiesta de Esala Perahera en la ciudad de Kandy, o viajamos al sur del país para dejarnos caer en el Kataragama Festival, no nos arrepentiremos.

Sri Lanka
Sri-Lanka – Anton Gvozdikov

Pero si queremos descansar del viaje, no hay mejor opción que las infinitas playas sureñas de Tangalle o Unawatuna, donde el turista puede gozar de un poco de agua de coco, o probar el Khotu, el plato típico de la región hecho a base de roti troceado, acompañado tradicionalmente de verduras, huevo y trozos de carne.

En definitiva, podemos dejarnos seducir por los encantos de la lágrima de la India, cuya cultura no nos permitirá escatimar momentos, subiéndonos a un tren o alquilando una bicicleta para disfrutar del paisaje poblado de palmerales y plantaciones de té.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar