¿Qué esconde el Tirol en Austria?

· 6 diciembre, 2016

Si nombramos el Tirol austriaco a todo el mundo nos vienen a la cabeza las montañas de los Alpes, verdes valles, pastos, ganado, sombreros y unos peculiares cánticos que todos hemos tarareado alguna vez. Pues bien, todo eso es así, pero aún hay mucho más. Esperamos que en las próximas líneas seamos capaces de mostraros los lugares más atractivos que hay en el Tirol.

Lo mejor del Tirol

1. Innsbruck

La ciudad de Innsbruck es la capital tirolesa. Es una de las grandes urbes de Austria y está completamente rodeada por montañas, por eso las panorámicas de esta ciudad siempre son espectaculares. Por si fuera poco, cuenta con una oferta de alojamiento para todos los bolsillos, ya que aquí se alojan todo tipo de viajeros que quieren disfrutar de la naturaleza del entorno.

Innsbruck
Innsbruck – Gimas

Es decir, es un excelente lugar donde hospedarse para después desplazarse a las diferentes estaciones de esquí en invierno, o para salir a hacer rutas de senderismo en verano. Solo nombramos dos deportes de los que se pueden hacer en estas montañas, pero en realidad por aquí hay posibilidad de practicar casi cualquier modalidad que os imaginéis.

2. Mayhorfen y otras muchas estaciones de esquí

Ya hemos nombrado el esquí. En el Tirol, las estaciones para practicar este deporte invernal, tanto en su versión alpina como nórdica son abundantes. Mayhorfen es una de las más emblemáticas, tanto por sus pistas como por su festival musical en la nieve. Pero aquí os avanzamos el nombre de unas cuantas más: Lienz, Seefeld in Tirol, Kitchbuhel, Sölden, …. y muchas, muchas más.

3. Lago Achen o Achensee

En las inmediaciones de este lago alpino situado a menos de 1.000 metros de altura también se encuentran varias estaciones de esquí. Pero lo vamos a citar por su paisaje, por su historia y por ser el lago más grande del Tirol. Sus dimensiones son de 9 kilómetros de longitud y hasta uno de anchura, unas magnitudes debidas a su origen glaciar.

Achensee en el Tirol
Achensee – Bildagentur Zoonar GmbH

Hoy en día es una excursión más que recomendable en el tren de cremallera que sube hasta aquí. El lugar es fascinante, y sobre todo sirve para alucinar cuando se piensa que el archiduque Fernando II hizo traer hasta aquí embarcaciones venecianas, para que pudiera navegar la aristocracia. Eso sería el germen de un posterior barco de vapor.

4. Längenfeld

Los pueblos de cuento son habituales en estas tierras. Pueblos en los que en cualquier momento parece que aparecerá Heidi. Si se recorren en coche propio o alquilado, lo mejor es olvidarse del GPS y dejarse llevar, así se puede llegar a sitios tan bucólicos como el pueblo de Längenfeld.

5. Mutters

Otra localidad típica es Mutters, que incluso algunos la consideran la más bella del Tirol austriaco, y lo es tanto por su arquitectura como por su entorno. Quién llega hasta aquí busca relajarse ante tanta belleza.

Mutters e el Tirol
Mutters – Anibal Trejo

Aunque también hay quién busca un poco más de estrés. Para eso hay un teleférico que sube hasta la montaña Muttereralm, un lugar donde esperan unos vehículos especiales de tres ruedas para hacer un descenso vertiginoso y solo apto para los más valientes.

“La tierra parece una magnífica flor de loto cuando el sol se alza sobre el paisaje nevado.”

– Yosano Akiko –

6. Altiplano de Mieming

Algo completamente diferente. Tal vez estés pensando que te gustaría disfrutar de esos paisajes montañosos, caminar por ellos, ir en bici e incluso cabalgar, pero tu forma física te dice que no podrás aguantar esos relieves tan bruscos. Pues bien, si es así, la solución es visitar la zona del altiplano de Mieming.

Mieming en el Tirol
Altiplano de Mieming – Anibal Trejo

Allí os esperan grandes praderas, cauces de río y sendas de lo más placenteras. Y por supuesto, empresas que tienen guías para hacer senderismo, para alquilar bicis de montaña o para proponerte paseos a caballo. Un lugar increíble para el disfrute de toda la familia.

7. Axams

¿Os suena los productos medicinales de la marca Kneipp? Pues bien a las afueras del centro vacacional de Axams se puede entrar al Centro Kneipp, un lugar donde se aplican las terapias e hidroterapias que el cura y naturalista Sebastián Kneipp concibió en el siglo XIX y que se siguen practicando en la actualidad.