El castillo de Lichtenstein, un lugar de cuento en Alemania

Juan Luis Minarro 26 noviembre, 2016

En tierras germanas han nacido de cientos de leyendas y mitos. Autores naturales del país han difundido algunas de ellas a través de cuentos muy populares. En la sierra de Jura de Suabia, al suroeste de Alemania, se alza una perla arquitectónica emblema del romanticismo alemán: el castillo de Lichtenstein. El complejo parece sacado de las páginas de una de estas narraciones, actuando como hogar de seres fantásticos. 

Castillo de Lichtenstein: una construcción de ensueño

La noble fortaleza es hoy un tesoro que alberga una amplia colección de armas y armaduras históricas. Una magnífica corona que domina loa Alpes suabos muy cerca de Hanau, el lugar de nacimiento de los hermanos Grimm. Uno de los más jóvenes palacios alemanes, obligatorio para turistas que crean en la magia y disfrute de la belleza.

Castillo de Lichtenstein
Castillo de Lichtenstein – Sergey Novikov

En plena Selva Negra, el actual edificio fue construido en el siglo XIX sobre los restos de una antigua fortaleza medieval. Se alza poderosamente sobre el valle del río Echaz, con unas vistas de vértigo a 250 metros sobre la ribera.

De estilo neogótico, tan adorado durante el romanticismo, la fortaleza de Lichtenstein es una digna muestra de la grandiosidad arquitectónica. El turista accede a él atravesando un un puente arquetipo de las historias del imaginario popular.

El complejo abarca los jardines, las murallas, galerías y torreones, sin olvidar la espectacular capilla. El punto favorito de los turistas es un mirador a la ladera de la montaña, desde donde los atardeceres se vuelven de oro. Y son muchos los turistas que recibe. Esto ocurre porque forma parte de la Ruta de los Castillos, una línea de 1200 kilómetros desde Mannheim hasta Praga.

Tierra de leyendas

El castillo de Lichtenstein es un de los palacios más reconocidos y visitados. El emplazamiento y la belleza del rincón le han otorgado un privilegiado puesto en el ranking de los más hermosos. El edificio forma parte no solo de la Ruta de los Castillos, sino también de la Ruta de los Cuentos de Hadas. Bien podría tratarse del hogar de la Bella Durmiente, o de la encantadora Cenicienta. En su torre no resulta difícil imaginarse a Rapunzel dejando caer su delicada melena.

Castillo de Lichtenstein
Castillo de Lichtenstein – Sergey Novikov

Y es que la región de la Selva Negra fue la inspiración de los hermanos Grimm en su proceso creativo. Una delicia arquitectónica que desafía al tiempo y al abismo, siendo centinela de la pequeña localidad de Hanau. Este pueblecito vio nacer a Jacob y Wilhelm Grimm, conocidos escritores alemanes de fábulas infantiles. Estas han persistido formando actualmente parte del imagino popular.

“La fantasía es la esencia de toda escritura para niños, como creo que lo es para la escritura de cualquier tipo de libro, para cualquier acto creativo, y tal vez también, para el acto de vivir”.

– Maurice Sendak –

Hanau y Stuttgart

Las poblaciones más cercanas a la fortaleza neogótica son dignas de una escapada. Las más próxima es Stuttgart, capital del estado Baden-Wurtemberg. Esta hermosa ciudad es la entrada a la Selva Negra, y se encuentra rodeada de colinas, bosques y viñedos.

Stuttgart
Stuttgart – Jens Goepfert

En ella se ubican diversos palacios y museos. Sentarse en su Schlossplatz es totalmente recomendable. Allí, el viajero podrá degustar un pedazo de Zwiebelkuchen, una típica tarta salada de cebolla, acompañada de vino blanco. Un excéntrico y oculto placer para paladares exquisitos.

Algo más alejada, la villa de Hanau constituye el inicio de la Ruta de los Cuentos de Hadas. Bañada por el río Meno, el municipio hace honor a sus más célebres hijos: los Grimm. En la Plaza del Mercado, centro de la vida social de la localidad, se alza la escultura en honor a ambos.

Una senda de fantasía

La región de la Selva Negra alberga localidades que inspiraron los cuentos más conocidos de los hermanos alemanes. Esta línea imaginaria se denomina Ruta de los Cuentos de Hadas, que ya hemos mencionado. Cuentos como Caperucita Roja, Blancanieves, Cenicienta, la Bella Durmiente o Rapunzel son solo algunos de ellos.

Vista de Bremen
Bremen – Sergey Dzyuba

Este fantástico paseo va desde Hanau, cuna de los autores, hasta Bremen, destino de los músicos en la famosa narración. En el trayecto quedan Schwalmstadt, Hofgeismar, Trendelburg, Polle, Kassel y Hamelin. En el transcurso se visitan los castillos de Sababurg y Lichtenstein, por ser emplazamiento inspiración de algunos de los cuentos.

El viajero de la senda pisará el camino a través del bosque que atravesaba Caperucita para ir a casa de la abuela. Asimismo, divisará las colinas donde residían los siete enanitos, lugares imposibles entre laderas de montañas de tonalidades boscosas. Un recorrido, sin duda, mágico.

Te puede gustar