Dubái, una ciudad sinónimo de lujo y ostentación

· 16 mayo, 2017

Dubái es una de las ciudades más famosas y capital de uno de los siete Emiratos Árabes, ubicados en el Golfo Pérsico. O sea, hablamos de una de las zonas más ricas de todo el planeta. Allí, las explotaciones petrolíferas y de gas han transformado por completo los viejos pueblos pesqueros a orillas del desierto de Arabia, los cuales en la actualidad son metrópolis cargadas de modernidad, donde el lujo y la ostentación es la norma. Este paseo virtual por Dubái nos lo va a demostrar.

Dubái, un importante destino turístico

Dubái
Dubái – Leonid Andronov

Es cierto que el origen de toda la riqueza de Dubái se halla en la reservas de combustibles fósiles. Sin embargo, eso no ha sido más que el principio, porque hoy en día el descomunal poderío económico de este lugar tan solo se debe en una quinta parte al petróleo.

El resto es fruto de las constantes transacciones comerciales que aquí se hacen y del emergente turismo, ya que desde hace años gran parte de las multimillonarias inversiones que se hacen aquí van destinadas a atraer visitantes de todo el planeta. Eso sí, a poder ser, con un alto (altísimo) nivel económico.

El Palmera Jameirah

Palmera Jameirah en Dubái
Palmera Jameirah – Rodrigo Kristensen

El gran símbolo de esas inversiones seguramente sea el Palmera Jameirah, un complejo turístico compuesto de islas artificiales que vistas desde el cielo forman una gigantesca palmera, icono de los oasis del cercano desierto.

Desde luego, para los habitantes más viejos de Dubái, este tipo de intervenciones deben parecerles increíbles, pensando que hace unas pocas décadas este lugar era un humilde puerto de pescadores y de recolectores de perlas.

El hotel Burj Al Arab

Hotel Burj Al Arab – len4foto / Shutterstock.com

En la misma línea de ostentación y máxima expresión del lujo se encuentra otro de los emblemas del moderno Dubái. Hablamos del Burj Al Arab, el primer hotel que tuvo una categoría de siete estrellas, es decir, algo así como “fuera de categoría”.

Aquí, los huéspedes más exclusivos llegan desde cualquier rincón del mundo para gastarse un dineral y poder decir que se han alojado en él. Un tipo de turismo que no solo viaja a Dubái, sino que sin salir de los Emiratos Árabes también descubre su capital, Abu Dhabi.

El Burj Khalifa

Burj Khalifa en Dubai
Burj Khalifa – shutterlk

En la misma línea de ostentación, hay que enmarcar una de las últimas atracciones de la ciudad: el edificio Burj Khalifa, que se eleva hasta los 828 metros de altura. Hasta allí arriba se puede acceder para llegar a un mirador desde el que se otea una ciudad de aspecto sorprendentemente futurista, completamente rodeada por la arena del desierto y el agua del mar.

“El dinero es muy fácil de hacer si no se quiere otra cosa. Pero con unas pocas excepciones, lo que los hombres quieren no es dinero, sino lujo, amor y ser admirados.”

– John Steinbeck –

De compras en Dubái

Centro comercial Dubai Mall
Dubai Mall,Emiratos Árabes – Liji Jinaraj / Flickr.com

En contraste, se pueden visitar otras áreas de la ciudad que nos recuerdan la imagen más prototípica de lo que serían los antiguos territorios árabes. Parte de eso se respira en el más antiguo de los zocos de Dubái, el zoco de las especias. No obstante, es mucho más frecuentado el zoco del oro, por cuyo nombre ya nos podemos hacer una idea de las mercancías que aquí se venden: alta y carísima joyería.

Ya hemos dicho que el comercio es una de las fuentes de riqueza de la ciudad, dadas las condiciones fiscales del lugar. E incluso hay viajes organizados que llegan a Dubái solo para llevar a los turistas de compras. Y especialmente hay que ir al Dubái Mall, el centro comercial más grande de todo el mundo, y también uno de los más lujosos que se pueden visitar en todo el planeta.