Disfruta de Berlín y sus alrededores en estas vacaciones

Cristina Blanco · 8 abril, 2019
Berlín es una ciudad maravillosa, pero muy cerca de ella es posible visitar otros rincones llenos de interés.

Si estas vacaciones has decidido viajar a la capital alemana, presta atención. Te mostramos los mejores planes para disfrutar de Berlín y sus alrededores. Prepárate para pasar unos días inolvidables, con muchas actividades y visitas interesantes. ¿Listo para comenzar la aventura?

Cómo disfrutar al máximo de Berlín y sus alrededores

Nuestra primera parada es la capital, Berlín. Una ciudad que puede verse a diferente ritmo, todo depende del tiempo del que dispongas. En función de tus planes puedes ver o más o menos, aunque hay algunas paradas imprescindibles.

Puerta de Brandenburgo en Berlín
Puerta de Brandenburgo

No puedes perderte la puerta de Brandenburgo, uno de los símbolos de la ciudad. Se sitúa en Pariser Platz, al final de la avenida Unter den Linden, la calle más importante de Berlín. ¡No te la pierdas tanto de día como de noche!

Por supuesto, debes visitar la catedral, a orillas del río Spree y famosa por su cúpula de color verde. Y, si quieres conocer de lleno la historia de Berlín, no puedes perderte la East Side Gallery, una parte del antiguo Muro trasformada en una galería de arte al aire libre.

Seguimos con la historia. El Monumento al Holocausto rememora los horrores del régimen nazi y homenajea a sus víctimas. Mientras, los restos de la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm se mantienen como recuerdo de la destrucción de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.

Por último, no te olvides de visitar el edificio del Reichstag, el Monumento Nacional a Bismark o la Columna de la Victoria, situados en el parque Tiergarten. ¡Y mucho más!

¿Qué ver más allá de Berlín?

Como has visto, en la capital de Alemania puedes hacer y ver muchas cosas, y todo depende de tu tiempo. Pero más allá, quedan muchos más lugares que debes ver y que harán que recuerdes para siempre Berlín y sus alrededores. ¿Qué lugares son estos? ¡Échales un vistazo!

1. Campo de concentración de Sachsenhausen

Campo de concentración de Sachsenhausen
Campo de concentración de Sachsenhausen

Quizá en tu viaje a Alemania quieras conocer a fondo la historia Berlín y sus alrededores. Un buen lugar para empezar y adentrarse de lleno en la Segunda Guerra Mundial es este campo de concentraciónUn espacio de horror y tragedia hoy dedicado a la memoria y la denuncia.

Comenzó a funcionar en 1936 como cárcel de prisioneros políticos. Sin embargo, poco a poco fue acogiendo a judíos y ciudadanos del este a los que se sometió a duros experimentos médicos.

Se pueden visitar algunos edificios y una exposición de objetos que se conservan de aquellos años. Lo más aconsejable es hacer la visita con un guía que lo explique todo a fondo.

Podrás llegar a este campo de concentración o bien en transporte público o en coche, ya que solo se tarda una hora. Otro campo de concentración situado a 90 kilómetros de Berlín es el campo de Ravensbück.

2. Visita Potsdam

Palacio de Sanssouci en Postdam
Palacio de Sanssouci en Postdam

Potsdam es otro lugar de visita obligada si quieres seguir disfrutando de Berlín y sus alrededores. Es una ciudad de una gran belleza arquitectónica, tanto, que muchos de sus edificios son Patrimonio de la Humanidad. Llegar es muy sencillo, desde Berlín apenas se tardan 20 minutos en tren

La ciudad comenzó a crecer a partir del siglo XVII, cuando Federico Guillermo I la eligió como su lugar de residencia cuando iba de caza. Hoy todo el mundo puede disfrutar de la belleza de sus monumentos y jardines.

Te recomendamos comenzar la visita por el barrio de Alexandrowka, Weberviertel y el barrio holandés. Luego, dirige tus pasos al parque Sanssouci, el palacio Beldevere, el palacio Babelsberg… ¿Cómo ver todo esto? ¡Con mucho tiempo y calzado cómodo!

3.  Pueblos cerca de Berlín

Canal en Rahnsford cerca de Berlín
Canal en Rahnsford – Pascal Volk / Flickr.com

Berlín y sus alrededores esconden infinidad de rincones maravillosos, y algunos de ellos tienen forma de pueblos de auténtico cuento. Una de las localidades más bonitas es Rahnsdorf, a la que comparan con Venecia. ¿Por que? ¡Por la red de canales que la rodea gracias al lago Müggelsee!

Si buscas una opción más tranquila y donde poder pasear disfrutando de los encantos de Alemania, este es un buen lugar. Pero también tienes otros pueblos, como Meissen, Lübben, Quedlinburg, Wernigerode… ¿Por dónde empezar? ¡Decídelo tú mismo!

Como ves, Berlín y sus alrededores tienen suficientes atractivos como para que organices una larga escapada. Viajes como este solo se hacen una vez y se recuerdan siempre. Así que ya lo sabes: cámara de fotos, ropa cómoda, curiosidad e interés por la historia… ¡Que lo disfrutes!