Dinkelsbühl, un pueblo de cuento en Alemania

Dinkelsbühl es una ciudad medieval de reducido tamaño. Pero curiosamente, pese a la gran cantidad de guerras que han destruido el país, se ha mantenido intacta. Hablamos de una localidad fortificada que casi no tuvo daños. Por eso aquí puede disfrutarse de la belleza medieval.

Muchos visitantes hablan de ella como una ciudad museo por su gran patrimonio. Pero podemos asegurar que es mucho más, y lo descubrimos en breve.

Entres por donde entres, vas a poder ver sus grandes y añejas murallas, que rodean la población y que datan del siglo XIV. Sus 18 torres de gran belleza conforman un paisaje donde las calles empedradas y los variados colores decoran las fachadas de un pueblo muy singular.

¿Qué merece la pena ver en Dinkelsbühl?

Es una población que es digna de saborear. Lo bueno que tiene es su reducido tamaño. Así pues, no lleva demasiado tiempo recorrerla y conocerla.

Iglesia de Dinkelsbühl
Iglesia de San Pedro – Angelina Dimitrova

La primera parada obligada es St George Church. Esta es una iglesia gótica de grandes dimensiones que finalizó de construirse en 1.499.

El interior de esta iglesia sorprende, pues su altura le da una gran luminosidad. También posee un gran tabernáculo y una bóveda de cañón impresionantes. Contar con altares y esculturas de santos de la época medieval es todo un lujo y muestra del gran patrimonio que atesora. Por último, merece la pena ver el retablo y vidrieras.

En la plaza donde está esta iglesia existen muchas tiendas para comprar recuerdos. Destaca la artesanía de calidad de la zona. Entre lo más recomendado están las jarras de cerveza realizadas en porcelana y las casas en miniatura. Tampoco podemos olvidar el pan de centeno de la ciudad.

“Lo que podrí­amos llamar contagio de viaje, es en el fondo una enfermedad incurable”.

-Ryszard Kapuściński-

Hoteles y hogares llenos de historia

Dinkelsbühl
Dinkelsbuhl – Scanrail1

En Dinkelsbühl hasta los hoteles son en algunos casos obras de arte. Destaca el Deutsches Haus, donde la fachada de estilo renacentista destaca, a la vez que está rodeado de construcciones de casas del siglo XVI.

Las torres que servían de vigilancia son también una obra de arte. Todas y cada una de ellas tiene algún detalle que pueden hacerla única.

Igualmente, hay que destacar Wörnitz, la de mayor antigüedad de la fortificación de la ciudad. Está cerca de la anteriormente mencionada St George Church. En este caso, también destacamos Segringer Tor y las torres de Nördlinger Tor y Rothenburger Tor al norte.

El castillo y otros edificios de Dinkelsbühl

Castillo de Dinkelsbühl
Castillo – leonardo_da_gressignano

El castillo de la Orden Alemana es otro de sus atractivos. Del siglo XVIII, se realizó en estilo barroco. Entre los elementos más valiosos destaca la capilla rococó, que se hizo en un estuco de gran calidad.

El Mercado del Vino está entre las plazas más populares de la ciudad, conserva la estructura medieval y posee cinco casas que llaman la atención. Pertenecen al siglo XVI, con su estilo alemán de la época. La más antigua es la “Ratsherrntrinkstube”. Ahí se llegaron a alojar Carlos V o el rey Gustavo de Suecia en los siglos XVI y XVI respectivamente.

El antiguo ayuntamiento, o Altes Rathaus, también es de los edificios de mayor importancia de Dinkelsbühl. No solo lo es por su antigüedad, pues data del siglo XIV, también por su arquitectura. En la actualidad se encuentra allí el museo histórico de la población.

Las calles de Dinkelsbühl

Además de pasear por sus bellas y bien conservadas calles empedradas, merece la pena también caminar por los espectaculares jardines y parques que tiene la ciudad.

Calle de Dinkelsbuhl
Dinkelsbühl – Igor Plotnikov

Decíamos al principio que Dinkelsbühl es una ciudad que está muy viva, y testimonio de ello es su gran actividad cultural. Cada verano se conmemora la rendición de la ciudad, que tuvo lugar ante las tropas de Suecia en la Guerra de los Treinta Años.

Por su espectacular puesta en escena, con multitud de habitantes de la propia ciudad, merece la pena verlo. Esta representación hace que un bando conformado por tropas suecas ataquen la puerta de la población, a la vez que esta escena es vista por niños que van vestidos con trajes tradicionales.

Seguro que después de ver los atractivos de Dinkelsbühl te animas a visitar una localidad que ha conseguido conservar su patrimonio, en un país que ha sufrido demasiado, especialmente en el siglo XX con los efectos nocivos de los conflictos bélicos.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar