Descubre el valle de Kiso, un recorrido por el Japón feudal

María Belén Acosta · 13 noviembre, 2019
Si queremos conocer el Japón más feudal, no debemos perder la oportunidad de recorrer el valle de Kiso, uno de los entornos rurales mejor conservados del país.

Hoy queremos enseñaros uno de los lugares más pintorescos de Japón. El valle de Kiso nos ofrece la oportunidad de realizar un recorrido único para descubrir el encanto del Japón más rural y observar algunas de las villas medievales mejor conservadas del país. 

El valle de Kiso

En el extremo sur de los Alpes Japoneses se encuentra el valle de Kiso. Este comienza en la parte alta del río Kiso, justo al suroeste de la prefectura de Nagano. Como producto de la erosión, el valle adquirió una peculiar forma de V. Tiene una longitud aproximada de 60 kilómetros que siguen el curso del río homónimo, que fluye de norte a sur por la prefectura de Gifu.

Valle de Kiso
Paisaje del valle

Debido a la morfología del valle de Kiso, se creó la ruta de Nakasendo, camino que unía la antigua capital de Japón, Kioto, con Edo, la actual Tokio. Sin embargo, con la industrialización y modernización de Japón durante la Restauración Meiji, la ruta a pie dejó de usarse a favor de otros medios de transporte.

Como consecuencia, tanto el valle como los pueblos y aldeas de la zona empezaron a caer en el olvido. Así, para incentivar el turismo y luchar contra su desaparición, sus habitantes empezaron a trabajar para mantener su legado histórico.

Una de las medidas fue prohibir los vehículos motorizados por su calles principales. Además, se decidió restaurar y activar sus edificios históricos y casas tradicionales para albergar museos, talleres y hostales para el turismo. Por eso, las calles principales de los pueblos más icónicos, como Magome y Tsumago, recrean a la perfección el ambiente del esplendor del Japón feudal.

Recorriendo el valle de Kiso, la ruta Nakasendo

La ruta de Nakasendo forma parte de unas de las cinco rutas que partían desde Edo, también conocidas como las rutas Gokaidō. En la actualidad, algunas de las aldeas más importantes del valle se mantienen en perfecto estado de conservación. Aquí os dejamos algunas de las más importantes durante el recorrido.

1. Narai

Calle de Narai
Narai

El pueblo de Narai estaba considerado, durante el periodo Edo, el punto medio del recorrido. Era el pueblo más rico de todo el valle, tanto era así, que tomó el apodo de ‘mil casas’ debido a su alta población. Aquí aún se mantiene la prohibición del tránsito de vehículos, por lo que es un lugar muy agradable para pasear.

Durante la visita no debemos perder la oportunidad de visitar la Residencia Nakamura y hacernos una fotografía junto al antiguo tablón de anuncios de Kamidonya Shiryokan.

2. Tsumago

Vista de Tsumago
Tsumago

Este es uno de los pueblos mejor conservados de Japón. En él, además de prohibir el paso de coches por su calles, mantienen ocultos los postes de electricidad para conservar la atmósfera feudal.

Una de las particularidades del pueblo de Tsumago es que mantienen tanto los Honjin como los Wakihojin, estancias creadas para el descanso de los soldados y albergues para antiguos miembros del gobierno. Estos ahora hospedan a turistas. También recomendamos la visita al templo Kotoku.

3. Magome

Calle de Magome
Magome

A pesar de su reciente remodelación, el pueblo de Magome continúa siendo uno de los más bellos del valle de Kiso. Aquí nació uno de los literatos más destacados del periodo Meiji, Tōson Shimazaki. De hecho, en Magome se encuentra un museo en honor al artista.

Además de pasear por sus calles, podremos visitar el Shimizuya Shiryokan, el Wakihonjin Museum y el Toson Memorial Museum, todos con un precio asequible.

Consejos para disfrutar de la visita al valle de Kiso

Si lo que queremos es visitar los puntos más emblemáticos de la ruta por el valle de Kiso, recomendamos utilizar el tren o el autobús. Este último cuenta con paradas en los hitos más importantes del camino, si es que no queremos realizarlo a pie.

Ruta Nakasendo en el valle de Kiso
Ruta Nakasendo

Para aquellos que decidan realizar la ruta de Nakasendo a pie, se debe ser consciente de que el tiempo estimado para completarla es de unos 12 días. El camino original es de casi 700 kilómetros, por lo que se necesitan tiempo y paciencia para completarlo. Sin embargo, no solo disfrutaremos del paisaje, sino que tendremos la oportunidad de realizar todas las paradas mencionadas anteriormente.

De cualquier forma, si durante nuestro viaje no contamos con tiempo extra, pero no queremos perdernos la oportunidad de realizar esta visita, podremos hacer el recorrido solo entre Tsumago y Magome. Este es el más conocido y consta de un camino que no supera los 10 kilómetros, mucho más asequible tanto para niños como para ancianos.

No existe una época ideal para realizar la vista, por lo que dependerá del gusto de cada cual. Sin embargo, son muchos los que recomiendan realizar el camino por el valle de Kiso durante los meses de verano y principios de otoño, tanto por el clima, mucho más agradable, como por las vistas espectaculares en tonos ocre del valle.

  • Valle de Kiso. Oficina Nacional de Turismo de Japón. Recuperado de https://www.japan.travel/es/destinations/hokuriku-shinetsu/nagano/kiso/