Descubre la cultura de Papúa Nueva Guinea

Viajar a Papúa Nueva Guinea es todo un descubrimiento. Es uno de los lugares del planeta donde por momentos nos podemos sentir auténticos exploradores. Y ha sido también elegido como uno de los mejores lugares para visitar en 2017. ¿Quieres saber por qué?

La paradoja de Papúa Nueva Guinea

Situado en la parte oriental de la isla de Nueva Guinea, en Oceanía, este es uno de los países con mayor diversidad cultural del planeta. Aquí viven centenares de tribus y se hablan más de 800 lenguas diferentes. Las tradiciones más antiguas, además, siguen estando muy presentes en cada rincón.

Poblado en Papúa Nueva Guinea
Poblado tradicional – Eksilverman / commons.wikimedia.org

Es cierto que hay ciudades con similitudes a las nuestras y que hay resorts con todo tipo de comodidades, pero no es menos cierto que hay sitios donde no llega cualquier blanco. Aquí se descubren valles remotos donde se descubren culturas únicas, pueblos que llevan milenios sin apenas evolución.

Es posible visitar ciudades como Port Moresby, Mount Hagen o Lae, con carísimos restaurantes y hoteles. Pero en el resto de la isla los alojamientos son muy, muy económicos, o bien en casas particulares o haciendo camping, para lo que hay que ir bien equipado, sin olvidar telas mosquiteras, repelentes y aislantes de lluvia.

De hecho, lo mejor es contratar un trekking con guías locales, la forma idónea de conocer algunas de las múltiples culturas de Papúa Nueva Guinea.

“Viajar es descubrir que todo el mundo esta equivocado sobre otros países.”

-Aldous Huxley-

La variedad cultural de Papúa Nueva Guinea

Festival Sing Sing en Papúa Nueva Guinea
Festival Sing Sing – Anselmo Lastra / Flickr.com

Cuando decimos variedad nos referimos a que en Papúa Nueva Guinea se tiene constancia de más de 1.000 grupos culturales distintos e independientes, ya que muchos viven en aldeas remotas donde se sigue practicando la subsistencia como hace siglos y donde se guardan sus tradiciones como verdaderos tesoros.

Hay infinidad de ellos. Sin embargo, hay que destacer el valle de Baliem, un sitio especialmente remoto que se puede descubrir transformándose en un aventurero (eso sí, siempre con guía local). Porque no es nada fácil llegar a él, de hecho, se hace necesario volar en diferentes medios, hasta finalmente aterrizar en la densa selva.

No obstante, si se quiere conocer la riqueza cultural de Papúa Nueva Guinea hay una manera más cómoda. Es acudir en agosto a Mount Hagen. Ese mes se celebra un festival muy especial, el festival Sing-Sing es un encuentro ceremonial con gentes de toda la isla que aquí muestran sus músicas, sus danzas o sus artesanías.

Tesoros de Papúa Guinea Nueva

El sendero Kokoda

Sendero Kokoda en Paúa Nueva Guinea
Sendero Kokoda – Luke Brindley / commons.wikimedia.org

El viaje a Papúa Nueva Guinea es un reto en sí mismo. Pero si las muchas horas de vuelo y las diferencias culturales te parecen poco, entonces puedes incrementar la aventura realizando el sendero Kokoda. Está considerada una de las travesías más complicadas del mundo.

Hay que recorrer unos 100 kilómetros que separan la costa norte de la sur, pero atravesando una espesa jungla tropical. Para ello es necesario no solo caminar, también escalar y nadar. Es necesario, por tanto, buena forma física y preparación.

Las playas de Papúa Nueva Guinea

Playa en Papúa Nueva Guinea
Papúa Nueva Guinea – eGuide Travel / Flickr.com

Sin embargo, si estás buscando descansar, igualmente Papúa Nueva Guinea puede ser un buen destino. Allí te esperan playas de arena blanca y aguas transparentes, sobre todo en la bahía de Milne y la de Kimbe.

Por cierto, en Kimbe, al este, puedes bucear en unos apasionantes arrecifes de coral. Esta es una de las actividades que hacen inolvidable el viaje a Papúa Nueva Guinea, y es que sus fondos marinos son de una riqueza excepcional.

Más deportes acuáticos en Papúa Nueva Guinea

No solo se puede bucear y hacer esnórquel en el mar que rodea toda la costa de Paúa Nueva Guinea. Hay otras muchas posibilidades de deportes náuticos.

Aquí os queremos mencionar uno que se realiza en agua dulce, se trata de navegar por el río Sepik. Pocas formas mejores que esta hay para hacer deporte, ver paisajes alucinantes y hacer paradas en aldeas ribereñas que guardan costumbres de lo más curiosas.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar