Descubre cómo se formaron las montañas de Guilin

27 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Las montañas de Guilin son uno de los paisajes kársticos más sugerentes de la enorme variedad paisajística que ofrece China

Las montañas de Guilin crean una de las estampas más sorprendentes y hermosas de las mil y una imágenes mágicas que nos puede ofrecer un viaje a China. Unas montañas horadadas en su interior por cavidades kársticas, rebosantes de vegetación verde en sus laderas y con toda la ciudad de Guilin a sus pies, entre la que se serpentea el cauce del río Li.

El origen de las montañas de Guilin

Paisaje de Guilin
Paisaje de Guilin

A continuación, os vamos a dar una información más amplia sobre las montañas de Guilin, contando todo lo que os espera allí. Pero comencemos por el principio, o sea por sus orígenes y cómo se formaron. Para ello, hemos de remontarnos cientos de millones de años en el tiempo.

Estamos en una zona kárstica, de similares características a otras que se pueden ver en el continente asiático, por ejemplo, ciertos parajes de la campiña de Vietnam. Pues bien, el inicio de este magnífico paisaje nos traslada a una lejanísima época en la que toda esta meseta china estaba cubierta por un mar interior, en cuyos fondos se acumularon enormes depósitos calizos.

Pero más tarde, los movimientos tectónicos que progresivamente han dado forma a nuestro planeta, hicieron que las aguas desparecieran y así emergieran aquellas rocas calizas en forma de montes. Aunque el proceso todavía no había acabado, ya que aún faltaba el factor de la continua erosión para dar el aspecto actual a las montañas de Guilin.

Las montañas de Guilin a vista de pájaro

Río Li
Río Li

La vista área es una de las más espectaculares que se pueden tener de las montañas de Guilin. De hecho, seguramente muchos de vosotros habéis visto en infinidad de ocasiones este rincón de China, ya que es una imagen icónica entre los salvapantallas más habituales del sistema operativo Windows 10.

Es desde las alturas como mejor se aprecian las peculiaridades y volúmenes de este paisaje kárstico. Así, si viajáis hasta aquí desde Pekín o desde la moderna Shanghái en avión, aprovechad para contemplar desde las alturas las montañas de Guilin.

Las montañas de Guilin desde el río

Balsas en el río
Balsas en el río

No obstante, aunque la vista cenital sea imponente, tampoco hay que menospreciar la imagen que se obtiene desde tierra. O más bien, desde el agua, desde el cauce del río Li, que atraviesa todo el paisaje de la ciudad y zigzaguea entre las montañas de Guilin.

Y de hecho, lo más habitual es embarcarse en la propia ciudad de Guilin en un breve crucero fluvial. Está claro que no es el crucero más famoso de cuantos recorren China, con el del río Yangtsé a la cabeza, pero el itinerario por el río Li es inolvidable.

Es una actividad que os llevará unas 7 u 8 horas como máximo. Un tiempo en el que salvaréis los 80 kilómetros que, aproximadamente, separan la ciudad de la bella población de Yangshuo. Y muchos que han hecho este recorrido fluvial lo describen como la ocasión perfecta para sumergirse en un paisaje de cuento por el que se avanza tan lenta como placenteramente.

Enclaves imprescindibles

Cueva de la Flauta de Caña en Guilin
Cueva de la Flauta de Caña – Grey World / Flickr.com

Todo el itinerario por el río Li a la sombra de las montañas de Guilin es como de ensueño. Pero hay parajes de una belleza extraordinaria y que sobresalen por encima del resto.

Uno de ellos es la colina de la Trompa de Elefante, situada en la propia orilla del río. Una gran roca en la que los caprichos del sistema kárstico han tallado una forma natural que recuerda las grandes trompas de esos paquidermos.

También tenemos que mencionar las estilizadas pagodas del Sol y de la Luna, levantadas como islotes en el lago Shan. Y, curiosamente, ambas pagodas se encuentran unidad mediante un túnel bajo las aguas.

Y hablando de un paisaje kárstico como las montañas de Guilin, no podían faltar varias cuevas que visitar. Durante el recorrido hay distintas. Una de las más vistosas es la cueva de la Flauta de Caña, pero también están la de las Siete Estrellas o la de la Corona, aguas abajo del río Li.

En definitiva, las montañas de Guilin son uno de los territorios más hermosos de China. Y, además, tienen la ventaja de que su clima subtropical hace fácil la visita durante cualquier temporada del año.

  • Karst: la acción modeladora del agua. Fundación Aquae. Recuperado el 27 de julio de 2019 de https://www.fundacionaquae.org/wiki-explora/20_karst/index.html
  • Han, G., & Liu, C. Q. (2004). Water geochemistry controlled by carbonate dissolution: A study of the river waters draining karst-dominated terrain, Guizhou Province, China. Chemical Geology. https://doi.org/10.1016/j.chemgeo.2003.09.009