Nos vamos de viaje a Praga en la República Checa

Praga es una de las ciudades más encantadoras de Europa. Una ciudad que nos lleva directamente a la Edad Media. Vamos a descubrir algunos de sus encantos,

Muchos amantes de los viajes buscan destinos europeos donde irse de vacaciones. Descubrir ciudades y redescubrir su historia es la principal actividad. Por todo ello, la capital checa es uno de los destinos más populares. ¿Te gustaría saber por qué? ¡Te mostramos todo lo mejor de Praga en la República Checa!

Praga en la República Checa, bohemia y llena de belleza

Praga es la capital de la República Checa, y durante años fue la capital del reino de Bohemia y de Checoslovaquia. Su patrimonio histórico hace que sea una de las ciudades más visitadas del mundo. De hecho, desde 1992, su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. ¿Quieres saber qué es lo que hace tan cautivadora a esta ciudad?

1. Nos adentramos en la Ciudad Vieja

Reloj Astronómico de Praga
Reloj astronómico – Noppasin Wongchum

Es el auténtico corazón de Praga en la República Checa. En él encontramos rincones de una belleza impresionante, como la plaza de la Ciudad Vieja. Es la principal joya de este barrio y a su alrededor se descubre un conjunto de monumentos maravillosos.

En primer lugar, destaca el antiguo ayuntamiento. Se levantó en el año 1338 y en él se puede admirar una preciosa torre gótica. Por cierto, se puede subir a ella para disfrutar de unas magníficas vistas del centro de Praga.

También hay que pararse ante el singular reloj astronómico, del siglo XV y uno de los más famosos del mundo. A cada hora aparecen las figuras de los apóstoles, acompañados por cuatro figuras. Estas son la Lujuria, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte. Un reloj que se ha convertido en el símbolo de la ciudad.

Por supuesto, hay que visitar la iglesia de Nuestra Señora de Týn. Comenzó a construirse en el siglo XIV en estilo gótico, aunque su interior es barroco. Tiene visitas en español y durante la noche la iluminación de la iglesia es espectacular.

2. Puente de Carlos

Puente de Carlos en Praga
Puente de Carlos – TTstudio

Es el puente más antiguo de la ciudad, llamado así por el que fuera su promotor, el rey Carlos IV. Construido en el siglo XIV, tiene medio kilómetro de longitud y se realizó para sustituir el antiguo puente de Judit, arrasado por una inundación.

Varias cosas hacen especial este puente. La primera de ellas es que da forma a una de las imágenes más bellas de Praga. Verlo desde la distancia y cruzarlo es espectacular siempre, pero sobre todo al atardecer.

Y es especial también porque está adornado por un conjunto de treinta bellisimas estatuas. Una de ellas es la de San Juan Nepomuceno, arrojado al río desde aquí en el siglo XIV y santificado cuatro siglos después. Es tradición poner la mano en la base de la estatua y pedir un deseo.

3. El Castillo de Praga

Catedral de San Vito de Praga
Catedral de San Vito – Jeremy A.A. Knight / Flickr.com

Acabamos nuestra visita en el maravilloso Castillo de Praga. Es una de las ciudadelas más grandes del mundo y otra de las joyas de la ciudad. Su construcción se inició en el siglo IX, por esta razón se suele decir que el castillo nació a la par que la historia de Praga.

Durante siglos fue la residencia de los reyes de Bohemia, emperadores del Imperio Romano Germánico y otras personalidades relacionadas con el gobierno del país. Tiene 570 metros de largo y 130 de ancho y es una auténtica ciudad.

En su interior podrás admirar monumentos impresionantes como el Palacio Real y la catedral. También debes buscar lugares como la Torre Negra, conocida por el incendio que la dejó de este color cenizo; la torre Daliborka, donde se recluía a los presos; y, finalmente, la torre de la Pólvora.

Son monumentos que están conectados por calles estrechas que nos llevan directamente a la Edad Media. No te pierdas el Callejón de Oro, con sus casitas de colores que hace siglos ocupaban orfebres. Una curiosidad: en el número 22 vivió Franz Kafka durante unos meses.

“La aventura, la gran aventura, es contemplar cómo aparece una cosa desconocida cada día delante de tus ojos”.

-Henrri Cartier-Bresson-

Definitivamente, Praga en la República Checa es una ciudad preciosa y, sobre todo, una superviviente. Desde su creación en el siglo IX, ha sido una de las capitales más importantes de Europa. Y ha vivido episodios muy duros, como las dos guerras mundiales. Sin embargo, nada ha sido capaz de eclipsar su belleza. ¡Anímate a descubrirla!

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar