Conoce algunos datos curiosos de Liechtenstein

18 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Liechtenstein está rodeado de montañas y de una historia peculiar que han creado su carácter y su presente. Allí se descubren singularidades de todo tipo.

Viajamos a uno de esos pequeños países o microestados repartidos por Europa y que son fruto, sobre todo, de los avatares históricos. En este caso, es un país de escasa superficie, muy pequeño comparado con el resto de estados del continente, pero que guarda en su interior un buen número de datos singulares. Os desvelamos algunos datos curiosos de Liechtenstein.

Liechtenstein, el cuarto país más pequeño de Europa

El territorio de Liechtenstein está íntegramente rodeado por Austria y por Suiza. Al fin y al cabo, solo son 160 km² entre montañas. No obstante, aunque sus dimensiones son muy reducidas, es casi un gigante si lo comparamos con el país más pequeño del mundo, que es la Ciudad del Vaticano.

Una invasión accidental

Balzers en Liechtenstein
Balzers

El tamaño de Liechtenstein es tan pequeño y las fronteras con sus vecinos suizos y austriacos están tan difuminadas, que en más de una ocasión los militares de los territorios vecinos han cruzado a Liechtenstein sin darse cuenta.

Una veces lo han hecho por despiste y otras porque el mal tiempo les ha jugado una mala pasada. No obstante, estas peculiares ‘invasiones’ siempre se han rectificado rápidamente y nunca han supuesto un conflicto internacional.

Montañas y doblemente sin mar

Liechtenstein es un país de montañas en el corazón de los Alpes. Es un caso como el que supone el Principado de Andorra en los Pirineos. Ambos tienen muchos puntos en común, por ejemplo, que no tienen costa marítima. Sin embargo, Liechtenstein no tiene acceso al mar ni siquiera a través de alguno de sus países vecinos.

Solo hay otro caso semejante en el mundo, y es Uzbekistán. En ambos países, para llegar hasta el mar, se hace necesario atravesar al menos dos fronteras nacionales.

Datos curiosos de Liechtenstein: no hay aeropuertos

Puede parecer extraño a día de hoy, que son tan habituales los desplazamientos en avión, pero uno de los datos que pueden sorprender a todo aquel que desee viajar a Liechtenstein, es que es un país sin aeropuertos. El más cercano está en la ciudad suiza de Zurich, desde donde hay una excelente comunicación por carretera y también por ferrocarril.

Un país de origen feudal

Castillo de Vaduz
Castillo de Vaduz

La razón de la independencia de este país es que sus príncipes gobernantes, pertenecientes a la dinastía de la Casa de Liechtenstein desde el siglo XVII, jamás han cedido la soberanía sobre sus dominios.

Y la verdad es que el país, por sus paisajes montañosos y por el aire medieval de sus ciudades, puede proponernos un viaje a otra época. Lo viviremos especialmente si visitamos Vaduz, la capital, donde se alza el castillo que sigue siendo la residencia de la realeza.

Fiesta nacional de Liechtenstein

Precisamente, si visitáis Vaduz el día 15 de agosto podréis disfrutar del Día Nacional de Liechtenstein, que se celebra por todo lo alto en la ciudad. Y entre otras cosas, ese día tendréis la ocasión de visitar ese castillo de Vaduz, ya que los príncipes lo abren para el pueblo llano.

El primer país sin ejército

En 1868 Liechtenstein renunció a su ejército. Es cierto que por entonces sus fuerzas armadas se reducían a menos de un centenar de soldados, pero el hecho de renunciar a ellas lo convierte en el estado que primero optó por esa medida pacifista.

Datos curiosos de Liechtenstein: es un paraíso fiscal

Edificio del banco nacional, uno de los datos curiosos de Liechtensetin
Banco de Liechtenstein

Liechtenstein tiene una población que apenas supera los 37 000 habitantes. Y sin embargo, en el país está el domicilio fiscal del doble de empresas internacionales. Evidentemente, esas empresas allí solo tienen un apartado de correos, ya que el verdadero motivo de su vinculación es que Liechtenstein es un paraíso fiscal que les permite ahorrarse millones de euros.

No tiene moneda propia ni lengua exclusiva

Es una norma común en los microestados que carezcan de su propia moneda y también que no tengan un idioma exclusivo. Pero uno de los datos curiosos de Liechtenstein es que la moneda es el franco suizo y la lengua es el alemán.

Una singular monarquía parlamentaria

Hemos dicho que el origen del Principado de Liechtenstein tiene mucho de feudal. Pero lo cierto es que hay herencias de otros tiempos en el actual sistema político. Por ejemplo, el príncipe reinante puede disolver el parlamento, vetar leyes o convocar elecciones si lo cree oportuno. Es una monarquía parlamentaria, pero muy peculiar.

De hecho, todos esos derechos del príncipe fueron aprobados en el siglo XXI en referéndum por el pueblo de Liechtenstein. Cedió así a la presión de su máximo gobernante, que amenazó con abandonar el país si no se satisfacía su demanda. En definitiva, un país muy pequeño pero bien curioso.

  • Marxer, W. Direct Democracy in Liechtenstein (14-15 marzo, 2007).Conferencia Internacional Democracia Directa en Latinoamérica. Recuperado de https://liechtenstein-institut.li/contortionist/0/contortionistUniverses/397/rsc/Publikation_downloadLink/Marxer_Direct_Democracy_Buenos_Aires.pdf
  • Liechtenstein vota en referéndum mantener el poder de veto del príncipe Alois (1 de julio, 2012. Europa Press Internacional. Recuperado de https://www.europapress.es/internacional/noticia-liechtenstein-vota-referendum-mantener-poder-veto-principe-alois-20120701180828.html
  • Liechtenstein. Oficina de Información Diplomáticas - Ministerio de Asuntos Exteriores. Recuperado el 18 de octubre de 2019 de http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/LIECHTENSTEIN_FICHA%20PAIS.pdf