Las Cuevas del Canelobre, sus colores e historia

11 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Cristina Moreno
En Alicante, estas cuevas son una muestra de paisaje natural maravilloso, pero también un reflejo de la historia misma de España. ¿Cómo convergen estos dos rasgos?

Las Cuevas del Canelobre son unas de las cuevas más populares de toda España, por sus extrañas formaciones geológicas que le confieren unos hermosos colores y también por su historia. ¿Quieres acompañarnos a conocerlas?

En la región de Busot, provincia de Alicante, se encuentra la sierra del Cabezón de Oro. Esta es una cadena montañosa que alberga en su interior unas de las cuevas más interesantes de España desde el punto de vista geológico, sobre las que te contamos más a continuación.

Las Cuevas del Canelobre

Se trata de unas cuevas naturales que se han ido moldeando por la acción natural del agua sobre la piedra. No obstante, en ellas también vemos la influencia del ser humano, que ha dejado varios vestigios y creó uno de los lugares turísticos más increíbles y visitados de esta región española.

Su descubrimiento, llevado a cabo por los árabes, tuvo lugar en torno al año 740 d.C. Sin embargo, fue redescubierta durante la guerra civil española, momento al que debemos gran parte de sus caminos actuales. Y es que estas Cuevas del Canelobre fueron utilizadas por parte del bando de los republicanos de Alicante, como taller de aviones y fábrica de polvorín.

Fue en esta época cuando se excavó el túnel que lleva a la cueva utilizado actualmente. Hoy en día, su actividad bélica aún es visible en varias partes del lugar.

Cartel de ingreso de las Cuevas del Canelobre.

Su valor geológico

Esta cueva posee un gran valor para los espeleólogos, ya que contiene materiales de cerca de 145 millones de años de antigüedad. Sin embargo, la cueva en sí es producto de los últimos siete millones de años de acción erosiva del agua sobre las rocas.

En ella se pueden ver grandes estalagmitas, estalactitas y columnas, así como figuras que recuerdan a candelabros y medusas, a las cuales deben sus nombres algunas ubicaciones.

El conjunto de cuevas tiene una dimensión de 80 000 metros cuadrados, aunque su parte visitable es de tan solo 160 metros. El recorrido que se hace es circular y solo puede visitarse en verano, debido a que en invierno se producen grandes inundaciones dentro de la cueva.

Los lugares más destacados que podrás ver dentro de ella son La Bóveda y La Sagrada Familia. El primero de ellos cuenta con unos 70 metros de alto y es considerado el más alto; como tal, es la cueva más alta de toda España.

Por su parte, el conjunto de formaciones geológicas llamado La Sagrada Familia es el lugar dentro de las Cuevas del Canelobre en el que podrás contemplar toda una maravilla de la naturaleza: una estalagmita de 25 metros de altura y de cerca de 100 000 años de antigüedad. Además, hay muchas salas más que cuentan con todo tipo de paisajes rocosos y enormes caídas libres.

Vista exterior del Hoyo del Cabezón, en las Cuevas del Canelobre.

La transformación de las Cuevas del Canelobre durante la guerra civil

Como ya hemos mencionado, pese a que son los árabes quienes parecen haber comenzado a utilizar estas cuevas, fue durante la guerra civil española cuando se les dio un mayor uso. De hecho, las grandes huellas de la acción del ser humano que encontramos en el interior se remontan a esta época.

En concreto, lo que primero nos llamará la atención es el túnel de acceso creado durante esta época. Se trata de un acceso de unos 45 metros de largo en el que podrás ver la información de todo lo que se contempla a lo largo de la visita.

Toda la cueva está llena de caminos, escaleras y barandillas que dan acceso de unas salas a otras y marcan el recorrido por medio de las increíbles formaciones rocosas. Todo para que el bando de republicanos que las ocuparon pudieran recorrerlas sin temor a perderse.

La visita a las cuevas

En la actualidad, existen una serie de visitas guiadas que te llevarán por las cuevas mostrándote todos sus aspectos geológicos y contándote el interesante papel que jugaron durante la guerra civil. Además, el sistema de iluminación con el que cuentan permite que el visitante pueda disfrutar de los hermosos colores de estas cuevas.

Destellos policromados que pueden verse en las estalagmitas y estalactitas. Además, la extraordinaria acústica del lugar se aprovecha para realizar en ellas presentaciones musicales que forman parte del programa del cercano Museo de Música Étnica de Busot.