La arquitectura de la Sagrada Familia de Barcelona

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
5 junio, 2019
La arquitectura de la Sagrada Familia nos muestra todo el genio de Antoni Gaudí. Es una de las construcciones más hermosas y singulares que se pueden visitar en España.

Vivir en primera persona la arquitectura de la Sagrada Familia en Barcelona es uno de los grandes atractivos de un viaje a esta ciudad. Y decimos vivir, más que visitar o conocer, porque este monumento es único y nos propone una experiencia distinta. No solo por la calidad artística, que la posee, también por la posibilidad de ver cómo esta maravilla del arte de Gaudí se sigue construyendo.

El monumento más visitado de Barcelona

Fachada de la Sagrada Familia
Fachada del templo

Gaudí y su arte modernista son un emblema para el turismo en Barcelona. Hay numerosas rutas que siguen sus pasos y sus obras. Hablamos de lugares tan espectaculares como La Pedrera o la Casa Batlló, en el siempre elegante paseo de Gracia. Y estos recorridos modernistas incluyen otros espacios, como el delirante y entrañable Parque Güell.

No obstante, ningún otro lugar atrae a tantos visitantes como la arquitectura de la Sagrada Familia, la gran obra de Antoni Gaudí. Son millones las personas que viajan a Barcelona y no pierden la ocasión de acercarse hasta el barrio del Eixample para disfrutar de esta iglesia, distinta a cualquier otra que se haya visto antes.

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

Interior de la Sagrada Familia
Interior del templo

En el año 1885, Antoni Gaudí comenzó a trabajar en el proyecto y la arquitectura de la Sagrada Familia. Y durante los más de 40 años que le quedaban de vida, nunca dejó de trabajar en ella.

Él ya sabía que iba ser su gran obra, de todas las que hizo en Barcelona y las que proyectó en otros lugares de Cataluña e incluso fuera de la comunidad autónoma. Era su obra más querida, la más grandiosa y también la que más le hizo experimentar.

Hay que tener en cuenta que Gaudí, además de un apasionado arquitecto, también fue un ferviente creyente. Por ello, este proyecto lo concibió como algo muy personal y lo ideó todo con profundo respeto. Eso, sumado a la complicada arquitectura de la Sagrada Familia, hizo que a su muerte, en 1926, solo se hubiera construido la cripta y una pequeña parte del templo.

Continuación de las obras

Obras en la Sagrada Familia

No obstante, el proyecto de forma íntegra lo dejó concluido. Y era tan magnífico lo que se intuía en sus planos, maquetas y dioramas, que se decidió continuar con la construcción tal cual la había proyectado el genio del modernismo.

Y las obras hoy prosiguen. Si tenemos en cuenta lo que han avanzado las técnicas y la maquinaria en las últimas décadas, nos podemos hacer una idea de toda la complejidad que tiene la arquitectura de la Sagrada Familia.

Descubriendo la arquitectura de la Sagrada Familia

Detalle de las obras
Detalle de las obras

El mejor modo para admirarse con esta creación es visitarla. Se trata de una visita a un monumento, pero también tiene algo de reality show, ya que asistiremos al proceso de construcción en ciertas partes del edificio.

De hecho, no todo el templo se puede recorrer, ya que hay espacios de trabajo ocupados por andamios, operarios y maquinaria. Todo con apariencia del siglo XXI, pero, en realidad, esos medios siguen los dictados de lo que proyectó Gaudí hace más de 100 años.

Parte del encanto de la visita a la arquitectura de la Sagrada Familia es ver cómo se construye, en vivo y en directo y desde dentro. Como si fuera uno de los grandes templos medievales al estilo de las catedrales góticas de Europa.

Arte modernista en estado puro

Tacho de la Sagrada Familia
Detalle del techo – Luca Florio / Flickr.com

Pero aunque se tenga esa sensación tan especial, las formas artísticas que vemos en la arquitectura de la Sagrada Familia son bien distintas. Es algo que nunca se había visto. Es un templo hecho en piedra, pero cuyas columnas parecen árboles, unas esculturas que simulan estar vivas o unas torres que parecen agujas de barro.

La originalidad consiste en el retorno al origen; así pues, original es aquello que vuelve a la simplicidad de las primeras soluciones.

-Antoni Gaudí-

Se trata de un fantástico derroche de imaginación que maravilla a todo el que lo contempla. Aunque, a pesar de todo, a veces no se termine de comprender.

Y para saber más de la historia, el creador y la arquitectura de la Sagrada Familia, se puede visitar la cripta. Allí nos espera un fantástico museo con documentos y maquetas que hizo el propio Gaudí. Sin duda, el complemento ideal para el recorrido guiado por esta joya de la arquitectura mundial, una obra maestra, aunque no se sepa a ciencia cierta cuando se acabará.

  • Espel, R., Gómez, J., Grima, R., & Aguado, A. (2009). La evolución de la construcción del Templo de la Sagrada Familia. Informes de La Construcción. https://doi.org/10.3989/ic.08.057
  • Bonet i Armengol, J. (2016). El Templo de la Sagrada Familia Nuevas aportaciones al estudio de Gaudí. Loggia, Arquitectura & Restauración. https://doi.org/10.4995/loggia.2000.5247