Visitamos Covarrubias, una preciosa villa medieval en Burgos

· 16 agosto, 2017

En la provincia de Burgos se pueden descubrir localidades hermosas y, sin duda, una de las más atractivas es Covarrubias, a tan solo 40 kilómetros de la capital provincial. Situada en un entorno privilegiado, destaca por su arquitectura tradicional y algunos bellos monumentos.

Para hacernos una idea de que se trata de uno de los pueblos con más carga histórica de Castilla y León, quizás baste con decir que por aquí pasan el Camino de Santiago, el Camino del Cid y la llamada Ruta de la Lana. En fin, un lugar de lo más interesante que a continuación te vamos a mostrar con detalle.

Datos históricos sobre Covarrubias

Covarrubias
Covarrubias – Manel Zaera / Flickr.com

En cuanto uno llega a Covarrubias se da cuenta que está en una población de origen medieval y que la localidad es merecedora del título de Conjunto Histórico.

El núcleo lo fundó en el siglo VII el rey visigodo Chindasvinto, aunque antes habían pasado por aquí los romanos. No obstante, el personaje más famoso de la historia de Covarrubias fue el conde Fernán González, que en el siglo X creó aquí el primer condado de Castilla.

“La gente no hace viajes, son los viajes los que hacen a la gente.”

-John Steinbeck-

Qué ver en Covarrubias

Con su arquitectura típica castellana, pasear por Covarrubias es un auténtico placer. Pero hay lugares que merecen una parada.

Torre de Fernán González

Torre de Fernán González en Covarrubias
Torre de Fernán González – Borja Calvo / Flickr.com

Este es el monumento más carismático de la población, y según donde leáis sobre él puede aparecer con la denominación Fernán González, quien la mandaría construir en ese característico estilo mozárabe del siglo X.

Aunque también la podéis encontrar mencionada como Torreón de Doña Urraca o La Emparedada. Y es que la hija del conde fue Doña Urraca, y esta, pese a su nobleza, acabó enamorada de un pastor. Por ese motivo su padre decidió encerrarla aquí (emparedarla).

Esta torre de marcado carácter defensivo, de rotunda solidez y escasas aberturas es visita obligada. Allí encontraréis una exposición sobre armamento de la Edad Media. Y por cierto, a la salida de la torre no os olvidéis fijaros en el crucero del siglo XVI que se levanta frente a ella.

La Colegiata de los Santos Cosme y Damián

Colegiata de San Cosme y San Damián en Covarrubias
Colegiata de San Cosme y San Damián – Alberto / Flickr.com

Muy cerca de la torre está el río Arlanza y también la Colegiata de San Cosme y San Damián. Este es el gran templo gótico de la población. En su interior acoge algunos de los mayores tesoros artísticos de Covarrubias. Por ejemplo, aquí hay un órgano del siglo XVII que sigue funcionando.

También aquí hay un panteón con varias abadesas y se pueden ver los sepulcros del propio conde Fernán González y su esposa, Doña Sancha. Además, hay que visitar el claustro del siglo XVI y el museo anexo con obras de gran categoría, especialmente el Tríptico de la Adoración de los Magos realizado en estilo gótico flamenco durante el siglo XVI.

Covarrubias y Noruega

Capilla de San Olav en Covarrubias
Capilla de San Olav – Luiyo / commmons.wikimedia.org

Enfrente de la propia colegiata hay que detenerse ante una escultura de lo más curiosa. Se trata del monumento a la princesa Cristina de Noruega. Esta mujer llegó a España en 1257 para casarse con el hermano de Alfonso X el Sabio y está enterrada en la colegiata.

Por eso se levantó hace unos años la capilla de San Olav y todos los años en Covarrubias se celebra un festival con música y productos típicos del aquel país escandinavo.

Más monumentos en Covarrubias

Covarrubias en Burgos
Covarrubias – Israel Hervas Bengochea

No acaba aquí el patrimonio de Covarrubias. Todavía faltaría por ver el Ayuntamiento, que posiblemente fuera la residencia de Fernán González, la atractiva iglesia de Santo Tomé, el arco del Archivo del Adelantamiento de Castilla con el escudo de Felipe II o la casa de Doña Sancha.

Mención especial merece la atractiva Plaza Mayor de Covarrubias, con los típicos edificios de arquitectura trabada de madera. Y quien lo desee, puede acercarse hasta el ruinoso Monasterio de San Pedro de Arlanza.

Una curiosidad sobre Covarrubias

Para ir a ese monasterio hay que caminar por el entorno de la población. Y también en los alrededores está la razón del topónimo de Covarrubias. Y es que el curioso nombre de este pueblo se debe a la presencia de unas cuevas abiertas en la roca y tierra roja de la zona.