Descubre Turín, una ciudad llena de arte

29 junio, 2017

Cuando los viajeros se proponen visitar Italia, puede que la ciudad de la que vamos a hablar no sea una de sus opciones. A pesar de formar importante de la historia del país, ha quedado un poco eclipsada ante las grandes ciudades italianas. Sin embargo, Turín seduce y enamora a quien la visita, con su preciosa ubicación, sus más de dos mil años de historia, sus vías porticadas y piazze y un gran patrimonio cultural y arquitectónico. Hoy nos vamos a conocerla. ¿Nos acompañas?

Turín: señorial, bella e histórica

Turín
Turín – ZM_Photo

La bella Turín está al pie de los Alpes y se encuentra rodeada por los ríos Po y Dora. La que fuera la primera capital de Italia desde 1861 a 1865, es actualmente capital de la región de Piamonte, abrigada bajo un bello estilo señorial propio del siglo XIX.

Grandes títulos la han colocado en la palestra, como Capital Gastronómica de Italia, Capital Mundial del Diseño 2008 y sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en el año 2006. Además, ha sido cuna de las empresas italianas más famosas como Martini&Rossi, Fiat, Lacia,  Lavazza, Caffarel, Invicta o Kappa, entre otras.

“El uso de viajar es regular la imaginación por la realidad, y en lugar de pensar cómo deberían ser las cosas, verlas como son.”

-Samuel Johnson-

Qué ver en Turín

1. El Palacio Real

Palacio Real de Turín
Palacio Real – Alexandre Rotenberg

El Palacio Real es uno de los más fastuosos de Europa. Se trata de uno de sus edificios más emblemáticos de Turín, se encuentra en la plaza del centro de la ciudad, la Piazza Castello. Es también conocido como la Casa de Saboya y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

El Palacio de Turín fue, hasta 1865, la sede de la monarquía, hasta que los Saboya se mudaron a Roma. Cuenta con varios estilos y en sus salones pueden observarse ricos tapices, pinturas de grandes artistas, jarrones orientales y muchos adornos más.

De interés es la Capilla del Santo Sudario, puesto que el sudario estuvo en manos de los Saboya desde 1453 hasta 1946. Otro imprescindible es la Armería Real.

2. Galleria Sabauda

Galería Sabauda en Turín
Galería Sabauda – trabantos / Shutterstock.com

La Galleria Sabauda se encuentra en el Palacio Real y es una de la pinacotecas más importantes de Italia, pues guarda las colecciones de la Casa de Saboya, entre ellas las del Príncipe Eugenio de Saboya.

Aquí se pueden admirar obras de las escuelas piamontesas del siglo XV al siglo XVI. También obras de grandes autores italianos desde el Renacimiento hasta el Barroco y de autores holandeses y flamencos como Jan van Eyck, Hans Memling o Rembrandt.

3. El Palacio Madama

Palacio Madama en Turín
Palacio Madama – andersphoto

El Palazzo Madama se encuentra en la Piazza Castello, en pleno centro de Turín, muy cerca del majestuoso Palacio Real. Cuando los Saboya tomaron posesión del edificio en el siglo XIV, fue ampliado y transformado en un palacio. Por eso, puede contemplarse en su parte posterior la estructura original del castillo medieval, de piedra oscura y con dos de sus torres que rememoran su pasado romano.

Cuenta con salas de gran fastuosidad y una gran colección de arte. Pueden admirarse exposiciones temporales bastante interesantes para los amantes del arte.

4. La Mole Antonelliana

Mole Antoneliana en Turín
Mole Antoneliana – Stefano Benanti

Otro de los edificios emblemáticos de Turín es la La Mole Antonelliana. Originalmente fue edificada para albergar la primera sinagoga de la ciudad. Aunque su construcción inició en 1863, fue culminada en 1889 por el ayuntamiento de Turín.

Cuenta con una altura de 167,5 metros, convirtiéndose así en uno de los edificios más altos de Italia. Actualmente, alberga el Museo Nacional de Cine y se ha convertido en parada obligatoria para todos los que visitan Turín.

5. Piazza Castello

Piazza Castello en Turín
Piazza Castello – Pixel Memoirs

Esta plaza ha sido el núcleo de la vida de Turín desde la época romana al Resurgimiento. Fue construida por el arquitecto Ascanio Vitozzi en el 1584 por orden del duque Carlo Emanuele I. Tres de sus lados son elegantes porches construidos en períodos diferentes. Es una bella antesala a importantes edificios como el Edificio Real, el Edificio de la Junta Regional, el Teatro Regio; el Edificio del Gobierno o la Biblioteca Real, que guarda el famoso autorretrato realizado a sanguina por Leonardo de Vinci.

El corazón de la plaza es el imponente Palazzo Madama, de allí su nombre. Asimismo está flanqueada por tres monumentos: la escultura le dedicada al alférez del ejército sardo, el monumento ecuestre que celebra los Caballeros de Italia y la estatua de Emanuele Filiberto duque de Savoya.

Además, en ella convergen cuatro grandes arterias de Turín: Via Roma, Via Pietro Micca, Via Po y Via Garibaldi, una de las calles peatonales más largas de Europa.

Te puede gustar