El colapso de la Ventana Azul de Malta

18 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la especialista en Asia Oriental María Belén Acosta
La famosa Ventana Azul es, como su nombre sugiere, una ventana al mar. Lamentablemente, la naturaleza misma ha acabado con la vida de este atractivo. ¡Conoce su historia!
 

Hace años, la famosa Ventana Azul de Malta, una de las postales más reconocibles de la localidad de Gozo, colapsó. La pérdida de esta única e impresionante formación rocosa fue la responsable de una considerable bajada del turismo del país. Y es que este arco de piedra natural, ubicado sobre las aguas del mar Mediterráneo, ha dejado un hueco irreemplazable.

Sin embargo, se han empezado planes para volver a recrear, de forma artificial, la Ventana Azul de Malta. Este atractivo también formó parte de grandes producciones del cine y la televisión, entre las que se encuentran Furia de Titanes, El Conde de Montecristo y varios capítulos de la serie televisiva Juego de Tronos. Te invitamos a saber más sobre este paisaje perdido.

El origen de la Ventana Azul de Malta

El inicio de la famosa Ventana Azul de Malta comienza con una pequeña hendedura sobre la roca del acantilado, debido a la acción constante del oleaje marítimo. Poco a poco, con el paso de los años, el hueco creado de forma natural se fue expandiendo hasta crear una cueva.

Las olas continuaron erosionando la roca hasta que, finalmente, la cueva acabó por convertirse en un arco. Debido a este espacio vacío, se provocaron una serie de tensiones de tracción que hicieron que el arco se expandiera. Este se sostuvo gracias a los dos pilares resultantes.

Según algunas fuentes, se cree que la Ventana Azul de Malta necesitó más de 500 años para formarse. El registro más antiguo que se conoce de ella data del año 1824.

 

Se trata de una ilustración de la conocida Torre de Dwejra, donde se logra ver la ventana al final de la imagen. No obstante, no se logra ver con claridad en el trazo si por aquel entonces aún era una cueva o el arco había empezado a formarse.

Turistas en la ventana azul de Malta.

Casi 50 años más tarde, encontramos las fotografías del arco ya formado fechadas el 26 de julio de 1879. Se cree que pertenecen a un conocido fotógrafo de la época, Richard Ellis. Estas fotos empezaron a dar que hablar hasta que finalmente, ya en pleno siglo XX, empezaron a llegar los primeros turistas para inmortalizar aquella creación de la naturaleza.

Así, este arco natural de más de 28 metros de altura y 25 metros de ancho fue incluido dentro del Patrimonio Mundial de la Humanidad en el año 1998, junto con el resto de la bahía de Dwejar.

Un colapso anunciado

Desde que comenzó a desmoronarse, ya en abril del año 2012, las autoridades maltesas optaron por empezar a colocar carteles advirtiendo a los visitantes. Por seguridad, ese mismo año se acabaría prohibiendo el acceso por tierra.

A esto se le suma un estudio geológico que se publicó en el año 2013. En este se concluía que la erosión era imposible de frenar, por lo que la icónica estructura acabaría colapsando inevitablemente. Otros desmintieron esta teoría, tratando de no crear un pánico injustificado.

 

El arco, que se hizo más grande e inestable durante los siguientes años, acabó por venirse abajo el día 8 de marzo de 2017, como consecuencia de una fuerte tormenta. Un residente de Gozo sería quien informara a las autoridades de lo sucedido. El colapso de la Ventana Azul se registró exactamente a las 8:40 GMT.

El primer ministro maltés Joseph Muscat recibió la dura noticia y aceptó no solo la pérdida irreparable de este patrimonio natural, sino los posibles daños económicos provocados por la bajada de turistas tras su desaparición. Y es que la Ventana Azul atraía a la localidad de Gozo, en Malta, a miles de turistas cada año.

Vista aérea de la Ventana Azul de Malta.

El futuro de la Ventana Azul de Malta

Tras la pérdida de una de las postales más famosas del país, se ha empezado a valorar una propuesta realizada por un estudio de arquitectura ruso. En este, se expone una posible reconstrucción del arco creando una estructura de acero que logre simularla.

A este proyecto se le ha nombrado como «El corazón de Malta». Gracias a la idea de Svetozar Andreev Studio y la colaboración de la diseñadora Elena Britanishskaya, se pretende conseguir un nuevo atractivo turístico y arquitectónico en Gozo.

 

La futura estructura contará con unos 5.000 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas, construidas con técnicas y materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

El objetivo es crear una fusión perfecta entre modernidad y naturaleza. De esta forma, la nueva Ventana Azul será un memorial que recuerde al mundo la belleza que muchos afortunados pudieron contemplar.

  • Gatt, Peter. (2013). Geological and geotechnical report on the Azure Window, Gozo: Rock assessment and recommendations for preservation and conservation..