Mi Viaje
 

Las cataratas Ban Gioc: un hermoso paisaje

Las cataratas de Ban Gioc constituyen un sitio absolutamente fabuloso, por las cataratas mismas, pero también por el entorno en donde se ubican. Conoce más sobre este atractivo de Vietnam a continuación.

Las cataratas Ban Gioc: un hermoso paisaje

Escrito por Edith Sánchez, 15 Junio, 2020

Última actualización: 19 Junio, 2020

Las espectaculares cataratas Ban Gioc se ubican en la zona fronteriza entre China y Vietnam. Ocupan el cuarto lugar en tamaño de las cataratas fronterizas y están consideradas dentro de las diez más bellas del mundo.

Sus aguas descienden vertiginosas desde una altura que supera los 53 metros y tienen alrededor de 300 metros de ancho, que al caer producen un sonido ensordecedor. Están rodeadas por bosques densos, por lo que, sin duda, constituyen un destino turístico imperdible.

Una maravilla natural

Las cataratas Ban Gioc son consideradas las más grandes del sudeste asiático y ocupan un lugar privilegiado después de las cataratas de Iguazú, Victoria y Niágara. Se encuentran rodeadas por exuberantes selvas con terrenos irregulares que alojan todo tipo de especies de fauna y flora.

El río Quay Son, que alimenta esta maravilla, nace en China; luego recorre cinco poblaciones vietnamitas y retorna nuevamente al país asiático. Desde el punto de vista hidrológico, las cataratas de Ban Gioc dividen sus aguas en cascadas primarias y secundarias, que se distribuyen en varios niveles.

Lo anterior significa que forman varias terrazas, las cuales dan origen a un espectacular lago. Si bien no se permite nadar allí, se puede acceder en pequeñas barcas. En este sector, los pescadores de la región realizan sus faenas para capturar peces que luego se comercializan en los restaurantes de la zona.

Cascada Ban Gioc en China
Cascada Ban Gioc – Phuong-Thao

La poesía de las cataratas Ban Gioc

En la distancia, parece como si las cataratas de Ban Gioc descendieran en cámara lenta para estrellarse con la roca caliza en azules turquesa. Mientras tanto, los rayos del sol salpican de arco iris las gotas de agua que sucumben ante el verdor esmeralda de unas selvas sin tiempo.

Estas cataratas son, por mucho, el principal destino del Parque Geológico Mundial Non Nuoc Cao Bang. En 1927, recibieron el título de lugar pintoresco a nivel nacional, una categoría que solo pueden ostentar lugares de una belleza extraordinaria.

Estas caídas de agua han sido desde siempre un motivo de inspiración, especialmente en el campo de la pintura, la literatura y el cine. Constituyen el destino ideal para quienes buscan paisajes idílicos, fascinantes y naturales.

Las cataratas de Ban Gioc se perciben de lejos como impresionantes, pero de cerca resultan ser mucho más: constituyen una experiencia impactante y poderosa. Sin dudas, un espacio maravilloso y apropiado para dejar volar la imaginación.

Una leyenda de amor

En torno a las cataratas de Ban Gioc existe una leyenda que nos habla de su origen. Cuentan que en un pasado distante, una joven y hermosa doncella, perteneciente a la etnia Tay, se enamoró profundamente de un aldeano, y este a su vez de ella.

El príncipe del reino la pretendía, pero ante la negativa de la dama, decidió secuestrarla y recluirla en la torre de su castillo. Para la población era evidente la injusticia; sin embargo, era una ley acatar los deseos de los soberanos.

En un punto, desafiando al príncipe y enfrentando todo tipo de peligros, el aldeano consiguió rescatar a su amada y juntos huyeron en medio de una tormenta terrible. Cuando por fin cesaron las lluvias, el pueblo descubrió dos enormes caídas de agua en donde la pareja se había visto por última vez.

Las cataratas Ban Gioc ofrecen unas vistas espectaculares.

Cómo visitarlas

Para visitar las cataratas de Ban Gioc, la mejor alternativa es hacerlo desde la ciudad de Cao Bang. Allí se puede conseguir transporte público; el boleto cuesta aproximadamente cinco dólares estadounidenses y el trayecto tiene una duración aproximada de dos horas. Otra alternativa es alquilar una moto.

El costo de la entrada a las cataratas de Ban Gioc es de aproximadamente dos dólares estadounidenses y el lugar está abierto durante todo el año. La zona cuenta con hospedaje a precios realmente económicos, por lo que vale la pena pernoctar allí.

La ventaja consiste en que se pueden visitar las cataratas al amanecer y evitar las aglomeraciones. La época más conveniente para visitarlas es entre junio y febrero, ya que en este momento es cuando presentan un mayor caudal de agua.

Aspectos complementarios de las cataratas Ban Gioc

Justo a un costado de las cataratas de Ban Gioc se encuentra un antiguo templo que hace las veces de mirador, y desde donde se puede observar la totalidad del paisaje con sus increíbles montañas.

Además del hotel y los restaurantes, también existen diferentes negocios en donde se pueden adquirir artesanías y souvenirs. No obstante, el mejor recuerdo con el que se regresará a casa estará alojado en la experiencia en el corazón.

Un complemento ideal es visitar la Ngam Ngou Cave, un lugar fascinante que se encuentra a tan solo a tres kilómetros de las cataratas. Su nombre se traduce como la cueva del tigre; cuenta con cerca de dos kilómetros de longitud, con tramos abiertos y varias maravillas naturales que vale la pena conocer.

Las cascadas y cataratas más espectaculares del mundo

Las cascadas y cataratas más espectaculares del mundo

Vamos a visitar algunas de las cataratas más espectaculares. Son lugares maravillosos, en los que se puede apreciar la magnificencia de la naturaleza.


Edith Sánchez
Edith Sánchez
Graduada en periodismo de la Fundación de Educación Superior INPAHU de Bogotá. Estudios de Licenciatura en Ciencias Sociales, en la Universidad Distrital “Francisco José de Caldas” de Bogotá. Autora de los libros “Un duro – Aproximaciones a la vida” y “Un río de mil brazos”. Co-autora de los libros “Humor cautivo”, “Inventario de asombros”, “Impresos comunitarios” y “Seis historias para ser contadas”, entre otros. Ganadora de la beca en periodismo cultural, Ministerio de Cultura de Colombia (1999). Ganadora de los premios de periodismo Semana-Petrobras (2011) y Entrégate a Colombia-Servientrega (2012). Ganadora de las Pasantías Nacionales en Literatura del Ministerio de Cultura (2009 y 2018). Ganadora en el concurso de crónica “Ciudad de Bogotá” (2014). Mención de honor en el Concurso Nacional de Crónica y Testimonio, Universidad Central (2017) y en el Premio Nacional de libros de crónica (2010). Ganadora de la convocatoria “Leer es mi cuento” (2011), entre otros.