Las montañas más peligrosas del mundo

Edith Sánchez·
Las montañas más peligrosas del mundo encierran misterios y leyendas, muchas veces trágicas. Escalarlas es tan difícil, que no en pocas ocasiones los ascensos han inspirado libros y películas.
 

Mientras que para algunos las montañas más peligrosas del mundo llaman a la precaución, otros se sienten impulsados por el desafío. Los escaladores y los amantes de la aventura encuentran en ellas un nuevo reto por superar y el peligro es un estímulo adicional.

La mayoría de las montañas más peligrosas del mundo son también sitios bellísimos en los que la naturaleza se expresa en toda su plenitud. A esto se añade que, precisamente por las dificultades de acceso que implican, no son muy transitadas y, en general, conservan su frescura intacta.

Lo que convierte a estas elevaciones en las montañas más peligrosas del mundo es la complejidad de su topografía y su clima. Son lugares hostiles, en los que muchísimas personas han perdido la vida. Sobra decir que solo los escaladores preparados y experimentados deben intentar el ascenso. Veamos cuáles son las que más riesgos entrañan.

1. Annapurna, una de las montañas más peligrosas del mundo

Visa del Annapurna, una de las montañas más peligrosas del mundo
Annapurna

El espectacular macizo montañoso de Annapurna, en Nepal, tiene una altura descomunal: 8091 metros. Comprende seis picos, básicamente de la misma altitud. Por su tamaño, es la décima elevación más alta del planeta, y por su grado de dificultad se considera la más difícil de escalar de toda la Tierra. La mortalidad asociada a este macizo es de un lamentable 38 %.

 

2. El monte K2

Vista del K2
K2

El K2 forma parte de los Himalayas y es la segunda montaña más alta del planeta, tan solo superada por el Everest. Tiene unas condiciones muy complejas, principalmente porque el clima cambia abruptamente y pasa de un extremo a otro.

Se le conoce como ‘la montaña salvaje’ y solo han logrado llegar a la cima unas 300 personas. Al menos 56 personas han muerto intentando la escalada.

3. Nanga Parbat

Nanga Parbat
Nanga Parbat

El Nanga Parbat es otra de las montañas más peligrosas del mundo, tanto, que se la ha bautizado como la ‘montaña asesina’. Más de 30 personas murieron antes de que un ser humano alcanzara su cumbre.

Tiene 8125 metros, es la novena más alta del mundo y la segunda más alta de Pakistán. Por su dificultad técnica, se considera la segunda más difícil de escalar, después de Annapurna.

4. Kangchenjunga

Vista del Kangchenjunga
Campamento en el Kangchenjunga

El Kangchenjunga es la tercera montaña más alta del mundo, con 8.586 metros, y está ubicada en Nepal. El nombre significa los ‘cinco tesoros de las nieves’ y quienes han llegado hasta allí la describen no como una montaña, sino como una especie de muralla blanca que cae desde el cielo.

 

Se le considera una de las montañas más peligrosas del mundo por el gran número de avalanchas que tienen lugar allí. La mortalidad alcanza un 22 %.

5. Baintha Brakk

Vista del Baitha Brakk, una de las montañas más peligrosas del mundo
Baitha Brakk – Ben Tubby / Wikimedia Commons

Es más conocido como el Ogro y está ubicado en Pakistán. No se escaló por primera vez hasta 1977. Dug Scott, uno de los pioneros, se rompió ambas piernas durante el descenso y tuvo que llegar al campamento a rastras. Solo 24 años después, en 2001, se logró el segundo ascenso. En 2012 se produjo el tercer ascenso y no se tiene noticia de que alguien más lo haya logrado.

6. El Eiger, otra de las montañas más peligrosas del mundo

Cara norte del Eiger
Cara norte del Eiger

El Eiger (Alpes suizos) es una montaña mítica para los alpinistas. Está conformado por tres picos: Ogro, Monej y Doncella. La cara norte es el Ogro y hace honor a su nombre por los impresionantes accidentes y muertes que ha causado. Una revista especializada en alpinismo publicó alguna vez que la cara norte del Eiger era ‘una obsesión para los mentalmente trastornados’.

 

7. El monte Cervino

Monte Cervino
Monte Cervino o Matterhorn

Es una montaña con forma de cuerno localizada en la frontera entre Italia y Suiza. Se trata de una elevación aislada, que tiene dos cumbres. Es otra de las alturas más codiciadas por los alpinistas, pese a que cada año mueren entre 8 y 10 personas intentando llegar a la cumbre, que está a 4478 metros.

El Cervino se asocia con el nombre de un mítico guía llamado Richard Andenmatte, que lo escaló más de 850 veces y la última lo hizo a los 89 años.