Castillo de Haar: el más grande de Holanda

Salvado de la desaparición por una boda, este castillo presenta una estructura inmensa, con cientos de habitaciones y salones tan grandes como bellos.
Castillo de Haar: el más grande de Holanda
Cristina Moreno

Escrito y verificado por la historiadora del arte Cristina Moreno el 25 mayo, 2021.

Última actualización: 25 mayo, 2021

El castillo de Haar es el castillo más grande de Holanda, tal y como descubrirás cuando visites este hermoso monumento. Podrás encontrarlo a corta distancia de la ciudad de Utrecht y a poco más de media hora en coche desde Ámsterdam.

Con un aspecto típico de castillo de cuento de hadas, el castillo de Haar cuenta con torres redondas que están rematadas por un techo puntiagudo. Sin embargo, lo que más llama la atención, además de su hermosa arquitectura, es su excepcional estado de conservación.

Orígenes del castillo de Haar

El de Haar es uno de los castillos más importantes de toda Europa, y ha pertenecido a la familia Van Zuylen desde su construcción. Las primeras obras de este histórico castillo datan del siglo XIII, y muestran que ya era una casa grande o mansión.

Como mencionamos, sus promotores fueron los miembros de la familia Van Zuylen. Esta era una familia de la nobleza belga-holandesa que la ha conservado desde sus orígenes hasta la actualidad.

Sin embargo, esta familia no siempre pudo dedicarle el cuidado que se merece. Así, en el siglo XVIII la casa cayó en un proceso de abandono y deterioro que se vio acentuado durante el siglo XIX, momento en el que casi fue destruida completamente. Por extraño que parezca, una boda fue determinante para salvar del abandono al castillo de Haar.

Se trató del enlace entre Etienne van Zuylen van Nyevelt van de Haar, heredero de la familia, y Helene de Rothschild. Ella pertenecía a la famosa y multimillonaria familia de banqueros germano-judíos Rothschild.

La unión significó una gran mejora económica para la familia van Zuylen, lo que permitió la reconstrucción del castillo familiar a finales del siglo XIX. Estas obras supusieron iniciar un proyecto completamente nuevo, que tuvo como resultado el actual castillo de Haar.

Su gran tamaño es una de las cualidades del castillo de Haar.

La mejora en la posición económica de la familia dueña permitió que se le encargue el proyecto del castillo al mismo arquitecto responsable del Rijksmuseum y de la Central Station, el arquitecto Pierre Cuypers. La reconstrucción tardó poco más de 20 años, y fue uno de los proyectos más importantes de su época.

Visita por el castillo de Haar

En la reconstrucción, se intervino el complejo en su totalidad. Es decir, el castillo tanto en su interior y como exteriormente, los jardines y la capilla. De esta manera, el lugar adquirió fama durante la década de los años sesenta del siglo pasado, ya que, allí veraneaba la baronesa Marie Helene van Zuylen. El lugar está organizado de la siguiente manera:

El hall central

Al ingresar al castillo, llegarás al hall central o principal. Este espacio era anteriormente el antiguo patio de la casa, y fue techado durante la reforma del castillo. Cuenta con 18 metros de altura y, a simple vista, parece combinar el estilo de una catedral gótica y un lujoso hotel.

Y es que el castillo de Haar se concibió con la intención de realizar fiestas, y este hall se construyó como espacio para recibir a los invitados de las numerosas reuniones que se llevaron a cabo en el conjunto. Aquí podían tomar una copa o descansar a la espera de su equipaje, o simplemente esperar a que llegase su transporte.

También podemos destacar otras estancias del castillo, como la sala principal, el comedor o la sala de baile, otro lugar muy importante para las fiestas que tenían lugar en este castillo. Además, cuenta con 200 dormitorios en la primera planta, todos con una decoración distinta entre sí, y nada más y nada menos que 30 baños.

Caballerizas y la capilla

Las antiguas caballerizas se encuentran contiguas a la puerta de entrada del castillo, conformada por dos torres y un puente. En la actualidad, estas caballerizas se encuentran ocupadas por las taquillas y por la cafetería del museo.

La terraza de la cafetería es uno de los lugares más interesantes para terminar o iniciar la visita, pues sus mesas al sol de seguro serán de tu agrado. Los trabajos de reconstrucción incluyeron a la capilla Slotkapel. De estilo gótico renacentista, esta conserva algunos de los antiguos muros, así como la cripta de la familia Van Zuylen.

Jardines y parques

Los jardines del castillo de Haar sobresalen por su belleza.

El diseño de los espacios abiertos, como los jardines y parques, se lo debemos al arquitecto Cuypers y al paisajista Hendrik Copijn. Los jardines tenían que encontrarse al mismo nivel de belleza y esplendor que el castillo.

Por ello, se diseñaron más de 50 hectáreas donde podrás pasear por estanques o huertas y descubrirás diversos jardines de estilo francés. Especial mención se debe hacer del Jardín de las Rosas, que cuenta con más de 69 tipos distintos de rosas.

En síntesis, si visitas los Países Bajos, el castillo de Haar es una parada casi obligatoria, sobre todo si te interesa el turismo histórico-cultural. Esta visita tiene muchos rincones de gran belleza, y todos tienen una historia importante detrás.

Te podría interesar...
Giethoorn, un pueblo de auténtica fantasía en Holanda
Mi Viaje
Leerlo en Mi Viaje
Giethoorn, un pueblo de auténtica fantasía en Holanda

Giethoorn es un pueblo holandés que parece sacado de un cuento. Sus canales, sus puentes y sus casas de tejados de paja le dan un encanto muy espec...