Burj Khalifa: sube a la torre más alta del mundo

Cristina Blanco · 29 marzo, 2019
Con sus 828 metros de altura es, de momento, la estructura más alta jamás construida por el hombre. Un rascacielos desde cuyos miradores parece tocarse el cielo.

Subimos al edificio más alto del mundo, al Burj Khalifa. Es un rascacielos que se alza sobre el centro de Dubái con más de 800 metros de altura. Se trata de un lugar visible desde cualquier punto, elegante y cromado, que brilla con cada reflejo del sol. Una estructura de récord que encierra algunas curiosidades. ¡Echa un vistazo para saber más!

Burj Khalifa, la torre más alta del mundo… por ahora

Burj Khalifa es el rascacielos más alto del mundo hasta el momento, gracias a sus 828 metros de altura. Se sitúa en Dubái, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, famosa por su potente desarrollo industrial, comercial y económico. Se alza en el centro de la ciudad, en la avenida Jeque Zayed.

Burj Khalifa en Dubái
Burj Khalifa

Las obras comenzaron el 21 de septiembre de 2004 gracias a los diseños del arquitecto Adrian Smith. En un principio se pensó en construir una torre de 570 metros. No obstante, el diseño fue evolucionando tanto en aspecto como en altura y pasó a convertirse en una torre de 600 metros.

Cuando ya comenzaron las obras, empezó a plantearse una altura mayor, con un nuevo modelo que superaría los 700 metros. La expectación por el aspecto final de Burj Khalifa mantuvo intrigados a prácticamente todos los ciudadanos de Dubái, pues muy pocos sabrían cuál sería la altura definitiva del famoso rascacielos.

Durante los años posteriores se especuló sobre su altura final, con rumores y teorías de que superaría los mil metros. Teorías que, finalmente, fueron desmentidas cuando las obras concluyeron el 4 de enero de 2010. El edificio alcanzaba los 828 metros.

Actualmente, el edificio puede visitarse todos los días de nueve y media de la mañana a diez de la noche. El mejor momento para subir es durante el atardecer. El juego de luces del sol recrea un ambiente ideal que no te puedes perder.

El precio de acceso es de entre 30 y 60 euros (depende del horario) en el caso del mirador de la planta 124. Llegar a la plataforma de observación de la planta 148 cuesta entre 80 y 120 euros.

Curiosidades del Burj Khalifa

Burj Khalifa al atardecer
Burj Khalifa

Una vez descubiertos los antecedentes del Burj Khalifa, te contamos otros datos también muy curiosos sobre este mítico edificio. ¡Presta atención!

1. Sus cifras de récord

Con sus más de 800 metros de altura, el Burj Khalifa es tres veces más alto que la Torre Eiffel y duplica la altura del mítico Empire State de Estados Unidos. En un día despejado este rascacielos se ve desde 95 kilómetros de distancia.

Además, cuenta con 57 ascensores en funcionamiento, uno de ellos es ultrarrápido, ya que alcanza los 36 km/h de velocidad de subida. Por otra parte, el edificio está cubierto por casi 29 000 paneles de cristal, pesa nada menos que 500 000 toneladas y en su construcción se emplearon 1500 millones de dólares.

2. Tiene dos miradores

Vista desde uno de los miradores
Vista desde uno de los miradores

A la torre más alta del mundo no le bastaba con tener un gran mirador en la azotea porque su objetivo es hacernos tocar el cielo. El Burj Khalifa cuenta con dos miradores. Uno se encuentra en la planta 124, a 442 metros de altura. Es el primer mirador que se habilitó una vez se inauguró el rascacielos el 4 de enero de 2010.

No obstante, en la planta 148, a 555 metros de altura, se encuentra un segundo mirador. Es el más nuevo y el más famoso, ya que actualmente se trata del mirador más alto del mundo, pues ha logrado superar a la Torre Canton, en China.

3. Su construcción se inspiró en una flor

Vista del rascacielos desde la base
Vista desde la base

El aspecto del Burj Khalifa fue modificándose durante los años previos a su construcción. Su aspecto actual se asemeja a una flor llamada Hymenocallis, muy típica en Dubái por su capacidad para adaptarse a climas tropicales.

Quizás se pensó en esta flor por la capacidad que tendría el edificio de resistir a las adversidades y mantenerse como el más alto del planeta. Además, la flor en la que está inspirado tiene los pétalos muy grandes, de ahí su forma.

4. Está rodeado por un lago artificial

Por si fuera poco ya con su imponente altura y su belleza, el Burj Khalifa está rodeado por un lago artificial de tonos turquesa. Allí se encuentra la fuente de Dubái, otro de los lugares turísticos más destacados de la ciudad. En los alrededores, además, hay bares y restaurantes de lujo y el famoso centro comercial Dubai Mall.

Desde que el Burj Khalifa entró en el libro de los récords, hay muchos países que compiten por construir el rascacielos más alto del mundo. No sabemos cuándo lo conseguirán, pero, de momento, tú puedes disfrutar de la sensación de tocar el cielo desde este imponente rascacielos de Dubái.