Carabanchel, un barrio poco conocido de Madrid

Carabanchel es un distrito situado al sur de la capital española. En realidad dos antiguos pueblos anexionados a la ciudad a mediados del siglo XX. Una de las zonas modestas de Madrid, aunque no por ello deja de tener lugares interesantes. Vamos a conocer un distrito madrileño muy poco conocido, ¿estás listo?

Carabanchel y sus rincones emblemáticos

Carabanchel es un distrito de la ciudad de Madrid que cuenta con aproximadamente 270.000 habitantes. Pese a que no es muy grande, tiene lugares de interés como los que te vamos a mostrar.

1. El puente de Toledo

Puente de Toledo en Carabanchel
Puente de Toledo – Manuel / Flickr.com

Situado justo en el límite del distrito, el puente de Toledo constituye uno de los lugares más emblemáticos de Carabanchel. Une ambas riberas del río Manzanares, enlazando la glorieta del Marqués de Vadillo en Carabanchel con glorieta de Pirámides

Se construyó entre 1718 y 1727. Tiene 180 metros de largo y 9 ojos. En su parte superior, además de otros elementos decorativos, hay dos hornacinas con las esculturas de San Isidro, patrón de la ciudad, y su mujer, Santa María de la Cabeza.

Este puente es un excelente punto de partida para descubrir uno de los más modernos atractivos de la ciudad, Madrid Río. Se trata de un inmenso espacio verde y de ocio construido a lo largo del Manzanares en el lugar en el que hasta no hace mucho ocupaba una vía de circunvalación.

2. Ermita de San Isidro

Ermita de San Isidro en Carabanchel
Ermita de San Isidro – Zarateman / commons.wikimedia.org

Ya hemos nombrado al patrón de la ciudad. Pues bien, en Carabanchel está la ermita de San Isidro. Se construyó por orden la emperatriz Isabel de Portugal en 1528, en un terreno que fuera de Iván de Vargas, patrón de San Isidro, al que contrató como pocero y labrador.

La ermita está junto a un manantial cuyas aguas, según la tradición, son milagrosas. Eso sí, solo está abierto unos días al año, coincidiendo con la festividad del santo. Una festividad que se celebra por todo lo alto cada 15 de mayo en la pradera que hay justo enfrente de la ermita.

3. Los cementerios

Cementerio inglés
Cementerio inglés – commons.wikimedia.org

En Carabanchel hay varios cementerios que se han convertido en punto de “atracción” turística por su valor histórico. Sin duda alguna, se trata de un paseo un poco diferente, pero no por ello menos interesante.

Entre ellos está la Sacramental de San Lorenzo y San José, que destaca por la calidad de sus patios. En este cementerio hay panteones y esculturas funerarias de todo tipo de estilos.  Y aquí están enterrados personajes famosos como el escultor Mariano Bellver o el político Raimundo Fernández Villaverde.

También en Carabanchel están la Sacramental de San Isidro y la Sacramental de San Miguel y San Andrés. Y aquí se descubre un cementerio curioso, el de los ingleses. Un rincón bucólico y muy poco conocido de Madrid que se construyó para que personas de otras religiones pudieran recibir sepultura.

5. Las fincas de Carabanchel, Vista Alegre

Palacio de Godoy en Carabanchel
Palacio de Godoy – Fernando Maeso / Flickr.com

Carabanchel fue zona de recreo y descanso de la aristocracia madrileña, que tenía aquí sus fincas. La de Vista Alegre es uno de los tesoros del distrito. Una finca que perteneció a la reina María Cristina de Borbón, que, tras comprarla, la convirtió en su lugar de veraneo. Aquí se levantó un palacio, una pequeña ría navegable y se acondicionaron jardines.

Más tarde pasaría a manos del marqués de Salamanca, que seguiría embelleciendo la finca y construiría un nuevo palacio. Años después sería el Estado el que compraría la finca, que poco a poco fue cayendo en el olvido y casi el abandono. Hoy permanece cerrada, aunque en su interior funcionan algunas instituciones públicas.

6. Iglesia de San Sebastián Mártir

Iglesia de San Sebastián en Carabanchel
Iglesia de San Sebastián – Enrique López-Tamayo Biosca / commons.wikimedia.org

Para encontrar el origen de esta iglesia hay que remontarse al reinado de los Reyes Católicos, a finales del siglo XV. Fueron los vecinos de Carabanchel quienes impulsaron su construcción. Un templo que se dedicó al mártir romano del siglo III, San Sebastián, que era el protector contra las pestes.

En un principio el estilo de esta iglesia fue muy sencillo. Sin embargo, con el paso de los años se fue ampliando y remodelando para adaptar su fisonomía al barroco madrileño.

“Madrid, que no hay ninguna villa, en cuanto el sol dora y el mar baña mas agradable, hermosa y oportuna.”

-Lope de Vega-

Ya lo has visto, el barrio Carabanchel también tiene lugares de interés que merece la pena conocer. Si visitas la capital y tienes tiempo, en él descubrirás otra cara de Madrid, de su historia y de su patrimonio.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar