La Avenida de los Baobabs: de los lugares más famosos de Madagascar

11 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Cristina Moreno
El baobab es un árbol imponente, además de constituir un símbolo para la población africana. Te contamos algunos de los mitos que lo rodean y dónde encontrarlos.
 

La Avenida de los Baobabs es un lugar único que podemos encontrar en Madagascar. Se trata de un camino de unos 260 metros que nos llevará a ver algunos de los árboles más increíbles del mundo. ¿Nos acompañas a recorrerlo?

¿Qué es la Avenida de los Baobads?

La Avenida de los Baobabs es uno de los lugares míticos de la isla de Madagascar. Esta es la cuarta isla más grande del mundo y está situada frente a la costa sureste de África. Como no podía ser de otra manera, alberga algunos de los lugares más increíbles de todo el planeta; entre ellos, esta avenida.

Se trata de un camino de tierra rojiza que adquiere este tono debido al alto contenido ferruginoso que posee. A ambos lados podemos encontrar cerca de 25 árboles baobabs, una especie endémica cuya antigüedad sorprende.

Estos árboles se han convertido en todo un reclamo de turistas en el país, y no solo por su grandeza y belleza, sino porque los habitantes de la isla les atribuyen el protagonismo en varias historias y mitos locales.

La vida de estos baobabs es de 800 a 1000 años de vida, aproximadamente. Algunos alcanzan una altura de 30 metros y un diámetro de 11 metros. Su corteza es muy dura y son el símbolo de la esperanza del pueblo africano, ejemplo de la resistencia de este continente.

Sus frutos y sus hojas son parte del alimento de la población, y en su interior acumulan agua. Además, son útiles para elaborar medicinas tanto para los seres humanos como para los animales. Esta es una de las principales razones por las que es tan apreciado este árbol.

 
Ejemplar de baobab en Madagascar.

El más famoso de todos es el llamado «baobab sagrado». Se trata de un árbol al que le atribuyen al menos 1800 años y al que muchas personas le rinden homenaje con ofrendas de flores, dinero o bebidas alcohólicas. Además, en sus raíces se encuentra la sepultura de un gran rey que podía hablar con todos los seres de otras dimensiones.

El baobab, un árbol de mito

La historia de este árbol está plagada también de hermosos mitos. Entre ellos, el mito de su existencia, el cual se relaciona con su gran tamaño, la particularidad de su forma y una lección del comportamiento humano que está presente en la gran mayoría de estos relatos.

Así pues, la población de Madagascar dice que este árbol creció de tal manera que pudo rozar el cielo. Su sombra se proyectaba sobre todo el espacio a su alrededor y, debido a su tamaño y poder, se volvió muy arrogante.

Por lo tanto, los dioses, molestos con su actitud, decidieron darle una lección haciendo que creciera hacia el inframundo. ¿Cómo? Pues dándole la vuelta y dejando sus raíces fuera.

De esta manera, los habitantes de esta isla pensaron que los árboles seguían creciendo hacia abajo, mientras que sus ramas eran consideradas sus raíces.

 

No obstante, este no es el único mito en torno a los baobabs, pues encontramos otro que habla de su aparición a partir de dos semillas unificadas. Este es un mito que se refiere al baobab del amor, que los locales identifican con dos amantes que no pudieron casarse en vida porque sus familias habían arreglado sus matrimonios con otras personas.

Los dioses, apiadándose de ellos, los premiaron al entrelazarlos en este árbol único. Por ello, existe la leyenda de que este árbol da suerte a las parejas que lo visitan.

Hermoso paisaje de un atardecer en la Avenida de los Baobabs.

Cuenta otra leyenda que si alguien bebe agua en la que se han mojado semillas de baobab, no habrá peligro que lo aceche. Sin embargo, si se atreve a cortar una sola de sus flores, encontrará la muerte devorado por los leones.

Cómo visitar la Avenida de los Baobabs

Esta impresionante avenida de árboles longevos se encuentra situada entre Morondava y Belon´i Tsribihina, en la costa oeste de la isla. Para llegar a ella, se puede optar por dos caminos diferentes que parten de las poblaciones mencionadas con anterioridad.

Así, si decides partir desde Morondava, tendrás que recorrer 20 kilómetros en casi media hora de coche. Por otro lado, si partes desde Belon´i Tsribihina, deberás cruzar el maravilloso río Manía en un ferry.

 

Los mejores momentos para visitar esta increíble avenida son al amanecer y al atardecer. A estas horas podrás contemplar todo un juego de luces y colores que se forman gracias al sol y la luz que este transmite. Es un espectáculo único, que te permitirá apreciar mejor la belleza de este lugar.