La isla de Madagascar y la práctica del ecoturismo

· 24 septiembre, 2018
La belleza natural y su riqueza han permanecido casi intactas en muchas zonas de esta inmensa isla. Un paraíso virgen que se intenta proteger con formas de turismo responsables.

La isla de Madagascar, rodeada por el océano Índico, sigue siendo ese paraíso de la naturaleza que en otras latitudes del mundo el progreso más despiadado se ha llevado por delante. La riqueza natural de este país es incomensurable, y descubrirla es el motivo para plantearse el viaje a Madagascar. Pero hay que hacerlo con actitud respetuosa, y en este sentido hay numerosas opciones de ecoturismo en la isla.

La riqueza de la isla de Madagascar

Avenida de los Baobabs en la isla de Madagascar
Avenida de los Baobabs – Rod Waddington / Flickr.com

Lo cierto es que esta gigantesca isla, en tiempos geológicos, o sea, hace millones y millones de años, estuvo más cerca del subcontinente que es la península India que de la cercana África. Por ello es un caso único, y su flora y fauna no se parecen a la de ningún otro sitio del planeta, ya que han evolucionado en unas condiciones muy particulares.

Eso es lo que atrae para viajar a Madagascar. Es lo que le hace diferente a cualquier otro destino. Pero también es lo que hemos de ayudar a conservar durante nuestra estancia en la isla y lo que después tenemos que divulgar de ella.

Destinos para unas vacaciones en Madagascar

Tsingy de Madagascar
Tsingy de Madagascar

Os nombraremos rápidamente algunos de los espacios protegidos más importantes de Madagascar. Uno de los lugares más increíbles es la Reserva Natural Tsingy, famosa por su paisaje de afiladas rocas calizas. Un territorio idóneo para contemplar los famosos lémures. También hay distintos tipos de lémures en el Parque Nacional Andasibe-Mantadia.

Y si el lémur es uno de los animales más carismáticos del país, desde un punto de vista vegetal llaman la atención los baobabs, lo cuales abundan en la avenida de los baobabs entre Morondava y Belon’i Tsiribihina.

Y como complemento a todas esas visitas naturalistas, también puedes visitar las playas de Madagascar. Unas playas que tienen el mismo espíritu paradisíaco de todo el país. Pero también salvaje, ya que hay que informarse de las condiciones de baño de cada una y de la fauna que la habita, tanto en tierra como en el agua.

Máximo respeto a la naturaleza

Ese planteamiento de no domesticar la naturaleza es lo que inspira el ecoturismo. Una actitud de viajar responsable con nuestro medio ambiente, ya que el objetivo ha de ser descubrir las maravillas que nos ofrece nuestro planeta, pero respetarlas y colaborar en su conservación.

Y en ese sentido hay varias experiencias en la isla de Madagascar que merece la pena citar. Si te animas, estas son algunas de ellas:

Viajar a Sambirano

Poblado indígena en Madagascar
Poblado indígena en Madagascar

Esta región se encuentra al norte de Madagascar. Posiblemente no sea la más famosa del país ni la más visitada, pero es una de las que más lejos ha llevado las ideas del ecoturismo.

Si viajas hasta aquí, lo apropiado es hospedarte en las modestas casas locales. Recibirás toda la amabilidad que te puedas imaginar. Y si lo que deseabas era tener una experiencia enriquecedora, sin duda aquí superarás todas tus expectativas.

Bucear en Masoala

Parque Nacional Masoala en Madagascar
Parque Nacional Masoala

Si lo tuyo es el buceo y el ecoturismo, tu destino en Madagascar es Masoala. Te avisamos que llegar hasta esta península no es sencillo. Pero la costosa travesía tiene como recompensa unos espectaculares arrecifes de coral, así como un entorno vegetal prácticamente inimaginable.

“En la naturaleza esta la preservación del mundo.”

-Henry David Thoreau-

Adentrarse en Ankarafantsika

Parque Nacional Ankarafantsika en la isla de Madagascar
Parque Nacional Ankarafantsika

Este territorio protegido guarda una naturaleza salvaje prácticamente intacta. Tan solo viven allí las tradicionales poblaciones malgaches. Pues si las visitas puedes quedarte allí hospedado.

Conocerás de primera mano todo lo que hacen para sobrevivir y al mismo tiempo conservar ese maravilloso medio natural. Por cierto, durante tu estancia alucinarás con las miles de aves que aquí viven.

En definitiva, nuestro consejo es que te atrevas a hacer un viaje a la isla de Madagascar. Pero procura salirte de las experiencias más turísticas y atrévete a contactar con agencias locales de ecoturismo. Ellos te enseñarán mucho mejor su isla y, sobre todo, aprenderás otro modo de viajar más respetuoso con el planeta.