7 actividades que debes hacer en tu viaje a Bremen

· 19 enero, 2019
Bremen es una ciudad que ofrece al viajero infinidad de planes, desde visitar increíbles monumentos a probar una de las mejores cervezas de Alemania.

Si estás pensando en realizar un viaje a Bremen, debes saber que hay actividades que no te puedes perder. Esta bonita ciudad alemana puede ser todo un descubrimiento. Así que, para ayudarte a disfrutarla, te explicamos algunas de las cosas que tienes que hacer allí. ¿Nos acompañas?

1. Pasear por el centro histórico de Bremen

Evidentemente, lo primero que debes hacer en tu viaje a Bremen es pasear por su su casco antiguo. Allí te esperan auténticas joyas, como el viejo ayuntamiento. Es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura civil gótica en Europa. Y es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Fachada del ayuntamiento de Bremen y estatua de Rolando
Estatua de Rolando y ayuntamiento- Simaron / Flickr.com

Otro monumento con dicha distinción es la estatua de Rolando. Es una imponente escultura medieval de más de cinco metros de altura. En el siglo XIX Napoleón quiso llevársela como trofeo de guerra. Curiosamente, desistió después de que los ciudadanos de Bremen le convencieran de su escaso valor.

La estatua encierra, además, una leyenda. Asegura que Bremen permanecerá libre e independiente mientras la estatua se mantenga en pie. Leyenda o no, más vale prevenir, por eso existe una copia en el ayuntamiento, para alzarla rápidamente en caso de que la original caiga.

Para verla, tan solo tenemos que trasladarnos a la plaza del Mercado. Allí está también la escultura que representa a los músicos de Bremen, inspirada en el famoso cuento infantil de los hermanos Grimm. Y también podrás admirar la catedral, que tardó en levantarse nada menos que ¡cinco siglos!

Hay mucho más. En el centro histórico de la ciudad debes recorrer la turística calle de los Toneleros o el barrio antiguo y medieval de Schnoor, repleto de tiendas de artesanía. Y después, dirígete a la iglesia de San Juan, que data del siglo XIV.

2. Realizar un tour en un minibús turístico

Estatua de los músicos de Bremen
Estatua de los músicos de Bremen

Otra manera de conocer el centro histórico, más cómoda, es haciendo un recorrido en un minibus turístico. Se trata de un vehículo eléctrico con capacidad para ocho personas. Puedes hacer la reserva de forma online o en la oficina de turismo de Bremen, frente a la parada desde donde sale.

Sea cual sea la elección, podemos decantarnos por dos rutas. La principal recorre el centro histórico y sus alrededores. La otra lleva a la Üeberseestadt, la antigua zona portuaria, que en los últimos años se ha convertido en un moderno barrio de viviendas y de ocio.

3. Visitar Kunsthalle Bremen

Kunsthalle, uno de los lugares que ver en un viaje a Bremen
Kunsthalle Bremen – Verograph / Wikimedia Commons

Se trata de una galería de arte de gran importancia por la calidad de su colección y de las exposiciones temporales que acoge. Si eres un amante del arte, debes reservar tiempo de tu visita a Bremen para recorrerla.

En Kunsthalle Bremen se pueden admirar pinturas y esculturas, obras gráficas impresas y artes mediáticas que van desde la época del Renacimiento al presente.

De todas las obras, destacan especialmente las relacionadas con la pintura francesa y alemana de los siglos XIX. Aquí se exhiben trabajos de los impresionistas Monet y Cézanne; así como de Corinth, Liebermann o Paula Modersohn-Becker.

4. Aprender en el centro de ciencia Universum

Es una de las atracciones más recientes de Bremen, pero no por ello es menos interesante. Ya de entrada llama la atención por su arquitectura, pero lo importante se encuentra en su interior. Aquí hay 250 exposiciones interactivas para aprender aspectos relacionados con la ciencia y la tecnología.

5. Conocer la estación de trenes

Estación de trenes de Bremen
Estación de trenes de Bremen

Entre las cosas que hacer en Bremen no podía faltar la de conocer una de las estaciones de tren más bonitas del mundo. Es de ladrillo rojo y presenta florituras en la piedra. Se construyó en la década de 1870 y, por suerte, sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

6. Desconectar en Rhododedron

El parque Rhododedron cuenta con 46 hectáreas de extensión. Aquí se pueden ver hasta 3000 variedades diferentes de rododendros. También alberga Botanika, un parque botánico donde contemplar jardines típicos de diversas partes del mundo, como de Japón o de Nueva Guinea.

7. Probar la cerveza Beck’s, el sabor de un viaje a Bremen

Alemania es uno de los países más cerveceros del mundo. Por ello, no puedes hacer un viaje Bremen y no probar una de las cervezas mas consumidas del país: la Beck’s. Esta se puede degustar en la mayoría de establecimientos, pero también en su fábrica de origen.