Actividades en el río Orange, al sur de África

· 14 febrero, 2019
Disfruta del piragüismo, remo y rafting en las aguas del río más importante de Sudáfrica

Si vas a viajar a Sudáfrica y tienes un espíritu aventurero, debes conocer las todas las actividades en el río Orange de las que vas a poder disfrutar. Este es el río más importante del país, con 2200 kilómetros de longitud. Y sus aguas bañan otros dos países, Namibia y Lesoto.

El río recibe su nombre por la Casa Orange, de los Países Bajos. Fueron los primeros europeos en descubrirlo, en el siglo XVIII. Desde su nacimiento en los montes Drakensberg y hasta su desembocadura en el Atlántico, el río es uno de los principales atractivos naturales del sur del continente africano.

Disfruta de la naturaleza de Sudáfrica

Cascada en el río Orange
Cascada en el río Orange

Un viaje a Sudáfrica puede ser muy gratificante para ti. Son muchas las cosas que puedes hacer allí, por lo que conviene que tu estancia sea tan larga como te sea posible. Además de conocer localidades increíbles como Ciudad del Cabo, Johhannesburgo o Pretoria, también disfrutarás de magníficos entornos naturales.

Por ejemplo, en la Reserva Natural de Walker Bay podrás ver el paso de las ballenas. O podrás pisar una de las siete maravillas del mundo natural, la montaña de la Mesa.

Actividades en el río Orange

En cuanto a las actividades en el río Orange, son muchas las que puedes realizar. Todo dependerá de lo que más te apetezca hacer y del nivel de riesgo que quieras asumir. En cualquier caso, no dudes en aventurarte y lanzarte a las aguas.

Piraguas en el río Orange
Piraguas en el río Orange – Ana Raquel S. Hernandes / Flickr.com

Una de las actividades en el río Orange más relajadas es el piragüismo. Puedes concertar una ruta guiada por el cauce a su paso por el desierto de Richtersveld. Esta experiencia es única, pues no solo pasarás horas en tu viaje en canoa, sino que además tendrás la oportunidad de bañarte en sus aguas o incluso pescar.

Hay excursiones de varios días. En ellas se recorre una parte del río próxima ya a la frontera con Namibia. Pero se recomienda realizarlas en meses fríos, ya que en esta zona las temperaturas pueden superar los 40º C en verano.

Si eres aún más atrevido, el rafting es de las actividades en el río Orange que más pueden adaptarse a ti. Este deporte consiste en descender por la corriente en las zonas donde el agua adquiere más fuerza. Y qué mejor escenario que el río Orange, tanto a su paso por Sudáfrica como por Namibia.

Como ya hemos dicho, otra de las actividades en el río Orange es practicar la pesca con mosca. Podrás coger una caña y dedicar unas horas a esta actividad recreativa en uno de los ríos más especiales del mundo. Incluso puedes adentrarte en las partes donde el cauce es menos profundo y pescar desde dentro de las propias aguas.

Qué más puedes hacer en Sudáfrica

Safari en el parque Kruger en Sudáfrica
Safari en el Parque Kruger

Las actividades en el río Orange bien te llevarán un par de días en tu viaje a Sudáfrica, pero debes saber que son muchas más las que puedes realizar. Este país guarda una riqeuza natural increíble, especialmente en su fauna. Por eso, las actividades para ver animales salvajes en su hábitat son las más solicitadas.

Lo más común es disfrutar de uno de sus safaris. El más famoso es el que se realiza en el Parque Kruger. Verás leones, jirafas, rinocerontes, elefantes o leopardos, entre muchas otras especies que pueblan el sur de África. Descubre lo que se siente al tener a estos magníficos animales a apenas unos metros de ti.

Si quieres más, puedes liberar adrenalina buceando junto a un tiburón blanco. Eso sí, con la seguridad de que lo haces desde una jaula en la que no corres peligro. Aun así, hay que tener mucha valentía para enfrentarte aun tiburón que puede medir hasta seis metros.

Si te gustan los animales marinos, pero prefieres verlos sobre la superficie, una buena idea es ver a las ballenas desde Hermanus, en Walker Bay. Los grandes cetáceos se acercan en ocasiones a la costa, por lo que pueden verse, e incluso oírse, desde el paseo marítimo.