De safari fotográfico por el Parque Kruger

· 16 noviembre, 2018
Es el mayor parque nacional de Sudáfrica. Se puede visitar por libre, pero también en safaris organizados que incluyen alojamiento.

El Parque Kruger fue el primer parque nacional de Sudáfrica, y hoy sigue siendo el más extenso. Además, se ha ampliado a territorios de Mozambique y Zimbabue. Es un espacio natural apasionante, perfectamente preparado para los turistas, que por momentos se sienten auténticos exploradores. ¿Te animas?

Los “Big Five” en el Parque Kruger

Rinocerontes en el Parque Kruger
Rinocerontes en el Parque Kruger

Aquí tendrás esa sensación de estar en un lugar salvaje en el que vas a vivir la aventura de tu vida. Seguramente ese sea el mejor recuerdo de la visita al Parque Kruger.

Pero luego están los recuerdos materiales que de allí te traes. Es decir, volverás con cientos de fotos en las que demuestras que has visto animales míticos. Entre ellos, los “Big Five”: elefantes, rinocerontes, búfalos, leopardos y leones.

Hay muchos más: cebras, hipopótamos, ñus, antílopes, jirafas, guepardos… Y lo bueno del Parque Kruger es que realmente los vas a ver en un estado salvaje. Es tal la cantidad de fauna en este lugar que si pretendes hacer un safari fotográfico, este ha de ser tu destino.

Diferentes zonas del Parque Kruger

Búfalos en el Parque Kruger
Búfalos en el Parque Kruger

El inmenso Parque Kruger en su mayor parte es una zona pública. Pero también hay áreas privadas, en las que sobre todo se hacen safaris más tradicionales. O sea, cacerías. Son zonas que están indicadas, pero por motivos del desplazamiento de animales, no hay valla alguna entre unos espacios y otros. Así que hay que estar atento a las indicaciones.

Hay que saber que aunque la gran parte del Parque Kruger sea un espacio público, es necesario pagar para entrar.

En sus límites hay varias entradas habilitadas en un horario que va desde el amanecer hasta el atardecer. Fuera de esos horarios, no se puede acceder, y allí mismo se paga la entrada. A no ser que se disponga de la Wild Card, que da acceso a todos los parques sudafricanos.

Ese pago lo hacen todos aquellos que viajan por su cuenta al parque. Algo que es posible. Si bien también hay viajes organizados que incluyen safaris más profesionales y donde se incluye el alojamiento dentro del parque. Esta última opción es más cara, pero tiene sus ventajas, como veremos a continuación:

De safari fotográfico por libre en Kruger

Safari en el parque Kruger en Sudáfrica
Safari en el Parque Kruger

Si habéis alquilado un coche en Sudáfrica, podréis entrar por vuestra cuenta al Parque Kruger. E incluso podréis buscar alojamiento en alguno de los campamentos del interior del espacio protegido. O si lo preferís, también es posible entrar y salir cada día de vuestra estancia.

Esta opción es la más económica. Y hay mucha gente que la hace, porque realmente solo con seguir los mapas es fácil avistar la fauna que tan deseoso estás de fotografiar. No obstante, hay que atender ciertas normas. Entre ellas, no bajarse del vehículo salvo en las zonas habilitadas.

Solo podrás circular por los caminos principales, lo que reduce la posibilidad de avistar animales. Además, pueden masificarse en ciertos momentos, si por ejemplo se descubre una manada de elefantes o jirafas. En fin, que es la forma más económica de visitar el Parque Kruger y no defrauda.

De safari fotográfico contratado por Kruger

Safari en el Parque Kruger
Safari en el Parque Kruger

La fórmula anterior hay que probarla, ya que se tiene una sensación de libertad inmensa. Pero también hay que decir que podemos combinar la visita libre con la contratación de algún safari que incluye el alojamiento y la manutención dentro del Parque Kruger.

La experiencia es de lo más enriquecedora, entre otras cosas porque se va acompañado de expertos guías que garantizan el avistamiento de los “Big Five”, y de muchos otros animales. Ellos se conocen a la perfección los caminos secundarios por donde se verán leones o cebras. Nunca fallan.

Además, se ofrecen distintos tipos de safaris. Por ejemplo, los nocturnos, que dan la ocasión de vivir una experiencia única. Eso sí, ¡todo tiene un precio!

Algunos consejos para viajar al Parque Kruger

Entrar al Parque Kruger tiene como objetivo avistar y fotografiar animales. Es decir, hay que ir allí con unos buenos prismáticos y una cámara de fotos. No vale con el móvil. Llevad una buena cámara, si no la tenéis, pedidla prestada, porque si no os vais a arrepentir.

Y antes de hacer el viaje, es aconsejable ir a un centro de vacunación internacional para que os informen de la situación sanitaria de la zona en ese momento. Y si es necesario os vacunarán y os dirán los medicamentos que debéis llevar. También os informarán de los repelentes de mosquitos que no deben faltar en vuestro equipaje.

¡Viajar, disfrutar de Kruger, pero hacedlo con seguridad!