Descubriendo Namibia, un país fascinante

· 31 agosto, 2018
Namibia es un país afrricano que esconde paisajes sobrecogedores y espacios naturales de gran valor. Vamos a recorrerlo.

Dista mucho de ser uno de los lugares escogidos por los viajeros para pasar sus vacaciones. Sin embargo, son muchos los atractivos que esconde Namibia y que lo convierten en un destino turístico más que recomendable, como el desierto del Namib. ¿Te animas a conocer más sobre este país africano?

El Parque Nacional de Etosha, una joya de Namibia

Parque Nacional Etosha en Namibia
Parque Nacional Etosha

Viajar a África está estrechamente ligado a hacer un safari, pues es una opción turística que no se puede realizar en otros muchos lugares del mundo. De todos ellos, uno de los más destacados es el que ofrece el Parque Nacional de Etosha, que ocupa un área de más de 22.000 km².

Recorrer el Parque Nacional de Etosha es muy sencillo. De hecho, el safari se puede hacer por libre. Solo es necesario disponer de un coche y de un mapa para saber dónde ir para ver a los distintos animales, empezando por los elefantes, los leones, los rinocerontes y los leopardos. El único mamífero destacado que no puede encontrarse es el búfalo, que solo habita al norte del país.

Asimismo, la mejor época para ir al Parque Nacional de Etosha es en la llamada estación seca, que es aquella que transcurre de abril a octubre. Esto hace que las especies se concentren en torno a las charcas de agua. Algunos de los más notables son el de Okakuejo o el de Halali.

El desierto del Namib

Dead Veli en Namibia
Dead Veli

No solo da nombre al país que nos ocupa, sino que también se trata del desierto más antiguo del mundo, pues parece ser que existe desde hace sesenta y cinco millones de años, época en la que se extinguieron los dinosaurios. Por ello, no es de extrañar que esté considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Un impresionante desierto de dunas rojizas que se elevan hasta 300 metros de altura. En él se pueden encontrar rincones sobrecogedores, como Dead Vlei, donde el negro de árboles fosilizados contrasta con los colores de la arena que los rodea.

“Difícilmente otro lugar del mundo simbolizaría mejor el infierno. Preferiría la muerte a ser deportado a este sitio.”

-Charles Andersson-

Cape Cross

Lobos marinos en Cape Cross en Namibia
Lobos marinos en Cape Cross

Del desierto más antiguo del mundo pasamos al cabo que alberga la mayor colonia del mundo de lobos marinos. Y es que durante la época de cría, que se da en el mes de diciembre, pueden llegar a reunirse en el lugar más de cien mil animales de dicha especie. Sin duda, todo un espectáculo natural que merece la pena ser visto.

La Costa de los Esqueletos

Costa de los Esqueletos en Namibia
Costa de los Esqueletos

La costa norte de Namibia es uno de los parajes vírgenes más grandes del mundo y su nombre se lo debe a los cientos de esqueletos de cetáceos que plagaban las playas. También se podían encontrar huesos humanos, los de aquellos náufragos que intentaron escapar del desierto después de que sus embarcaciones encallaran.

Por otro lado, la principal característica de la Costa de los Esqueletos es que el llega hasta el océano Atlántico Sur. Se extiende unos seiscientos kilómetros. A la parte sur se puede acceder libremente, pero para explorar la norte hace falta contratar un tour privado. Sea cual sea la elección, hay que tener cuidado y no salirse de los caminos trazados.

Swakopmund

Calle de Swakopmund en Namibia
Swakopmund – Harry and Rowena Kennedy / Flickr.com

Namibia fue durante años una colonia de Alemania y Swakopmund es un buen ejemplo de ello, pues fue el principal puerto durante dicha época de ocupación. En él aún se conservan algunas casas de estilo germano.

También se pueden visitar un museo de historia local, el acuario o la playa de la que probablemente sea la ciudad más atractiva del país africano, que, además, se encuentra rodeada de desierto.

Windhoek, la capital de Namibia

Iglesia luterana en Windhoek
Christ Church en Windhoek

Descubrir Namibia también implica conocer su capital. Esta conserva un pequeño casco histórico que merece la pena visitar. En él destaca la Christ Church, una iglesia luterana que se encuentra en la cima de un pequeño montículo. Data de la primera década del siglo XX y en ella se mezclan varios estilos: gótico, art nouveau y neorrománico.

Cerca de la Christ Church están ubicados los jardines del Parlamento y los edificios gubernamentales. También puedes recorrer el Museo de Historia de Namibia, donde conocer más sobre la historia de este increíble país de África.