6 propuestas para un viaje alternativo inolvidable

Adrián Pérez 3 julio, 2017

Combinar turismo con trabajo o estudios, buscar destinos poco conocidos o viajar en temporada baja son propuestas para disfrutar de un viaje alternativo. Algo alejadas quizá de lo habitual, pero siempre emocionantes, estas son algunas opciones para recorrer mundo de una forma diferente. ¡No te las pierdas!

Un viaje alternativo: haz turismo sin gastar de más

Muchas personas desean recorrer el mundo, pero a veces no saben de qué manera para ahorrar dinero, o incluso cómo ganar algo mientras viajan. Presta atención, estas son algunas ideas para ese viaje alternativo que te permitirá trabajar o ahorrar en el camino:

1. Busca empleo en cada destino

Mila Supinskaya Glashchenko

Hay mil posibilidades. Por ejemplo, podemos conseguir trabajo de camareros, de recepcionista en un hotel, de profesor de español, de niñera, de cuidador de mascotas… En algunos sitios se ofrece empleo a cambio de alojamiento y comida (por ejemplo en granjas o casas rurales) y en otros se paga un sueldo y cada uno tiene que buscar dónde dormir y alimentarse.

Hay plataformas online que te ayudan a encontrar ese empleo, pero también puedes aventurarte a ir por libre y después buscar trabajo en el lugar. Suelen ser trabajos de corta duración, muchas veces de media jornada y no pagan demasiado, pero puedes aprovechar para descubrir mundo.

2. Apúntate como voluntario

Viaje alternativo como voluntario
Voluntario – riopatuca

Muchas ONGs necesitan personas dispuestas a trabajar en infinidad de lugares repartidos por todo el mundo a cambio de una cama y un plato de comida… y por supuesto de mucha experiencia. Incluso en algunas organizaciones más grandes se paga un pequeño salario. Solo tienes que costearte los billetes para llegar al lugar en cuestión.

Las opciones para trabajar como voluntario son infinitas, incluyen desde hospitales en ciudades en emergencia a cultivos ecológicos, pasando por la construcción de casas o la plantación de árboles.

3. Sé cuidador de casas

Plaza de Chueca
Madrid – David A. Acosta S.

Hay páginas web que ponen en contacto a viajeros con dueños de casas para que los primeros cuiden el hogar cuando la familia se va de vacaciones. Las tareas son tan sencillas como regar las plantas, pasear el perro o mantener la limpieza.

La gran ventaja es que no solo se dispone de alojamiento, sino que en las horas libres se puede hacer lo que cada uno quiera, por supuesto, descubrir la ciudad en cuestión o sus alrededores.

4. Alquila una habitación

Oporto
Oporto – Elena Sib

Los hoteles a veces exceden nuestro presupuesto y en ocasiones son un impedimento para irnos de viaje. Una propuesta para un viaje alternativo sería alquilar solo una habitación en un piso y compartir el baño, la cocina y la sala con otros turistas o residentes.

Si igualmente esa idea te sigue pareciendo costosa, hay otras opciones. Por ejemplo, puedes optar por usar el sistema de “banco de noches” donde alojamos a gente en casa después podemos alojarnos en otras viviendas. Otra alternativa es el ya famoso “couchsurfing”, que es gratuito y se basa simplemente en quedarte a dormir en el sofá de una casa.

5. Haz tours gratuitos

Turistas en Roma
Turistas en Roma – Matej Kastelic

Conocer una ciudad por libre siempre es una excelente idea para no tener que pagar las excursiones. Existen empresas donde podemos hacer tours gratuitos a pie, gracias a estudiantes de turismo que solo reciben una propina por su trabajo.

Si no puedes pagar las entradas a museos o monumentos, recuerda que en muchos casos hay días u horarios de acceso gratuito. Y siempre aprovecha los descuentos, los puedes encontrar en revistas, cupones o mostrando un carnet de estudiante.

“El hombre que sabe gastar y ahorrar es el más feliz, porque disfruta de ambas cosas.”

-Samuel Johnson-

6. Viaja en temporada baja

Turista en Nueva York
Nueva York – newphotoservice

Aunque algunos lugares son casi inhabitables en invierno, siempre se pueden hacer muchas cosas al mejor estilo “residente”. La diferencia de precios es increíble en comparación con la temporada alta, entre un 30 y un 50% menos. Hará un poco de frío o quizás llueva demasiado, pero igual lo podrás pasar de maravilla.

Otro truco es comprar un billete de avión para un martes o miércoles. Es más económico porque la mayoría de los pasajeros prefiere irse un viernes o un sábado. Atención con las escalas porque no siempre son más asequibles. Apúntate a los correos de noticias para estar actualizado con los precios y las promociones.

Te puede gustar